Publicado: 29.09.2016 10:50 |Actualizado: 29.09.2016 20:02

Puigdemont supera la cuestión de confianza con los votos de la CUP, que no le asegura apoyar los presupuestos

El resultado ha sido 72 votos a favor de JxSí y la CUP, y los 63 en contra de C's, PSC, Catalunya Sí Que Es Pot y PP, después de dos jornadas de debate en las que el president ha defendido la necesidad de un referéndum de independencia.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
La diputada de la CUP Anna Gabriel, en la moción de confianza celebrada en el Parlament/EFE

La diputada de la CUP Anna Gabriel, en la moción de confianza celebrada en el Parlament/EFE

BARCELONA.- El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha conseguido superar la cuestión de confianza en el Parlament de Catalunya gracias a los votos de una mayoría simple conformada por el partido de Govern, Junts pel Sí (62), y sus socios de la CUP (10). Los anticapitalistas ya habían avanzado que apoyarían sin condiciones al jefe de Govern para continuar con la legislatura de desconexión y celebrar un referéndum “sí o sí” en la segunda quincena de septiembre, lo que abre la posibilidad de encaminar la vía unilateral.

Los partidos de la oposición (C's, CSQEP, PSC y PP), como han ido desvelando a lo largo de sus intervenciones en el Parlament este jueves, han denegado la confianza a Puigdemont sumando 63 votos insuficientes frente a los 72 a favor de la continuidad del president. La oposición, con argumentos distintos, ha expuesto sus reticencias a la propuesta de referéndum pactado o no con el Estado, sobre todo en lo que se refiere a las garantías de celebrarlo. Pese a todo, el President ha insistido en ampliar la base social del derecho a decidir y la “cadena de confianzas” entre los grupos parlamentarios.



La votación ha tenido lugar después de dos jornadas de debate en las que, tanto Junts pel Sí, como el resto de partidos de la cámara han expuesto sus argumentos en contra o a favor del referéndum. Este jueves se ha llevado a cabo la segunda sesión tras plantear en la anterior sesión su propuesta de celebrar un referéndum en septiembre del 2017 de forma unilateral. Los partidos han intervenido en orden de mayor a menor representación parlamentaria.

Los últimos en exponer sus argumentos en la sesión de la moción de confianza ha sido la CUP. Los anticapitalistas han asegurado que no se van a comprometer con los presupuestos y solo apuesta por la “unilateralidad”.

El socio del Gobierno catalán, la CUP, ha ratificado su confianza al president Puigdemont tras su propuesta de referéndum “sí o sí” pero no ha asegurado su apoyo a los presupuestos de este año. “Votar la confianza no da carta blanca a votar unos presupuestos en los que no se cree”, ha advertido la diputada de los anticapitalistas, Anna Gabriel, durante su intervención en la cuestión de confianza. “Claro que estamos dispuestas a dar apoyo, pero no votaremos unos presupuestos antes de verlos ni tampoco otros que reproduzcan los anteriores”, ha aclarado. Para el grupo de la CUP “los presupuestos son necesarios”, pero eso equivale a aceptar “cualquier presupuesto”.

“Los presupuestos han de servir como instrumento para ganar el referéndum de independencia”, ha defendido Gabriel. Los cupaires han accedido a dar la confianza a Puigdemont y culminar la legislatura “porque ha asegurado que habrá un referéndum”. Aun así, la diputada ha advertido: “Esperemos que haga lo necesario hasta celebrarlo. Estaremos atentas y vigilantes”.

Los anticapitalistas han descartado cualquier tentativa de conseguir un referéndum pactado con el Estado. “Para nosotros es una vía inexistente y solo apostaremos por la unilateralidad”, ha sostenido Gabriel. La diputada ha argumentado que en España no puede haber vía pactada porque “autorizarlo aquí sería autorizarlo en el País Vasco”. 

Puigdemont, por su parte, ha pedido reforzar la confianza entre los socios de Govern para conseguir el referéndum, lo que incluye la aprobación de los presupuestos. “Se demuestra la voluntad de aprobar un presupuesto permitiendo su debate”, ha defendido en referencia a la CUP recordando que “faltaron a su palabra” cuando no tramitaron los anteriores.

“Puigdemont es de la CUP”, afirma el PP catalán

También la sesión de la tarde, el líder del PP catalán, Xavier Garcia Albiol, ha acusado al president Puigdemont de “poner a la ciudadanía catalana al servicio de la CUP” en lo que lleva de legislatura y le ha espetado: “Puigdemont usted es de la CUP; piensa, siente y actúa como ellos”. En esta línea, el diputado popular ha considerado la cuestión de confianza “una gran farsa de los partidos independentistas” y una forma “de pagar la penitencia con sus socios de la CUP”, tras el rechazo de los anticapitalistas a la aprobación de los presupuestos de 2016.

Según el diputado del PP, la antigua Convergencia ha abandonado “la centralidad” para “venderse al modelo de la CUP”. “El PNV ha renunciado a la ruptura y va avanzando. Convergencia va camino de la intrascendencia política”, ha opinado. En relación a la propuesta de un referéndum pactado o no con el Estado, Albiol ha aseverado: “Ni usted ni nadie convocará un referéndum ilegal en Catalunya” y ha legitimado la falta de diálogo del Gobierno del PP con el Govern afirmando que “Catalunya no tiene ningún conflicto político”. Puigdemont, por su parte, ha asegurado que “el referéndum será legal porque pasará por el Parlament y las urnas”.

El President ha aprovechado la réplica para cargar contra el Gobierno en funciones del PP, que “criminaliza” a las fuerzas sobiranistas con “operaciones Catalunya”. También ha defendido su sometimiento a la cuestión de confianza mientras “en el Parlamento español no hay ningún tipo de control democrático del Gobierno en funciones”. “Hoy se incrementa la gente que quiere que el PP deje de gobernar”, ha enfatizado tras el discurso del diputado popular.

Rabell califica de "golpe de Estado" la crisis abierta en el PSOE

Horas antes, en el turno de mañana, ha sido el turno de la coalición CSQEP -que incluye la partidos como Podem, ICV, EUiA-, de los socialistas y de Ciudadanos. 

Lluís Rabell, presidente de la primera formación, ha celebrado la propuesta del referéndum pactado con el Estado planteada por Puigdemont, pero siempre que tenga “efectos jurídicos y políticos” y sin fecha de caducidad. “Cuidado que las prisas no acaben desvirtuando el objetivo democrático de la convocatoria [de un referéndum]”, ha alertado indicando que su formación tiene más prisa “por combatir la pobreza en Catalunya”. Rabell ha recordado que CSQEP siempre ha abanderado la celebración de un referéndum cuando el partido de Govern lo consideraba “una pantalla pasada”, tanto en el Parlament como en el Congreso, y que “no puede haber más autogobierno sin la participación de todas las clases populares y sin atender sus demandas sociales”.

El diputado Rabell ha declarado sentirse “dolido” por “el golpe de Estado en el PSOE para cerrar el paso a un gobierno progresista”, con todas las consecuencias que podría tener para las aspiraciones de autogobierno en Catalunya. “Se han de hacer todos los esfuerzos para conseguir un gobierno progresista liderado por Pedro Sánchez”, ha defendido ante los demás grupos de la Cámara catalana. Aun así, ha reconocido que “la crisis del PSOE parece alejar futuros escenarios de diálogo”. Rabell, ante todo, ha considerado que “Catalunya es el corazón de la crisis de gobernabilidad española” y que “nadie más podrá gobernar España dando la espalda a Catalunya”.

La coalición de izquierdas en el Parlament ha adelantado que no dará confianza al President por “contradicciones e incertezas”, sobre todo en materia social, durante los primeros meses de la legislatura de Puigdemont.

Los socialistas rechazan el referéndum unilateral

El presidente del PSC, Miquel Iceta, ha negado rotundamente la confianza al president Puigdemont porque “la vía unilateral no es la solución para Catalunya” en relación a su propuesta de referéndum. “No hay una solución unilateral a un problema que no solo es catalán, sino español”, ha insistido. Para los socialistas catalanes no hay otra salida “que no pase por el diálogo, la negociación y el pacto” con el Estado y rechazan poner “un ultimátum sobre la mesa”. Por ello, ha recordado que la única solución es “la reforma federal” que acabe con un “referéndum tanto en Catalunya como en España”.

Iceta ha insistido, con este propósito, en que tanto “el inmobilismo de Rajoy como la unilateralidad de Puigdemont no llevan a ningún sitio”. El dirigente socialista, en plena revuelta interna de los críticos del PSOE contra su secretario general, ha rogado a Puigdemont que “el catalanismo no debería inhibirse en el esfuerzo de sacar a Mariano Rajoy del Gobierno español”.

El president Puigdemont ha respondido que la propuesta federal “es legítima, pero ya ha pasado varias veces por las urnas y cada vez pierde más apoyos”, refiriéndose a los resultados del PSOE en las elecciones del 25S en País Vasco y Galicia. “El consenso en Catalunya es que la gente quiere votar, quiere un referéndum”, ha sentenciado.

El "neverendum" para C's

La presidenta de C's en el Parlament, Inés Arrimadas, ha considerado una “tomadura de pelo” el compromiso de referéndum anunciado por el president Puigdemont este miércoles para culminar el proceso hacia la independencia en 2017, incluso para los partidarios de la independencia. “El referéndum es algo que nunca llega. Se podría llamar 'neverendum' porque no va a ser la solución de nada”, ha defendido en la Cámara la mañana del jueves durante la jornada de debate y votaciones de los grupos parlamentarios. Arrimadas ha recordado que la antigua Convergencia ya consideraba el referéndum “una pantalla pasada” pero que “ya les va bien quedarse en esa bicicleta estática” porque “hay mucha gente viviendo del procés”. La diputada de C's ha sentenciado que Puigdemont “ni ahora ni nunca tendrá la autoridad de sacar a los catalanes de España y de Europa” porque “Catalunya no necesita otro Brexit”.

El president Puigdemont le ha rebatido que la tomadura de pelo es “no cumplir los programas electorales” y que la propuesta de un referéndum pactado “no ha caducado nunca”, pero que no podrá prosperar con Rajoy o Rivera en el Gobierno español. El jefe de Govern también ha criticado que los acuerdos de C's en el Congreso con PSOE y PP no contemplaban “las reivindicaciones históricas del catalanismo”.