Publicado: 08.05.2014 07:33 |Actualizado: 08.05.2014 07:33

El socio de Gao Ping acusa al CNI de construir el 'caso Emperador' para ‘cazar’ importadores chinos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El que fuera presidente de la Asociación de Bazares Chinos de España, Yongping Xia, hombre de confianza del principal implicado Gao Ping, ha presentado un escrito al Juzgado Central de Instrucción 4 de la Audiencia Nacional en el que señala al Centro Nacional de Inteligencia como supuesto constructor del caso Emperador.

Este imputado solicita en su escrito que la Fiscalía, Policía Nacional, Guardia Civil y el Centro de Inteligencia contra el Crimen Organizado pongan a disposición del juzgado la totalidad de los documentos que disponen sobre la operación Emperador, desplegada a finales de 2012.

En un escrito remitido a la Audiencia Nacional, el abogado de la defensa, Jacobo Tejeira, justifica su petición en que el procedimiento judicial abierto "sigue esquemas y estructuras de inteligencia, contrarias a las mínimas garantías" ya que está basado en "el secreto y ocultación a las partes de elementos esenciales" del caso, lo que le causa "indefensión": "No hay un debate real sobre la existencia de delitos sino sobre unos datos filtrados en los que previsiblemente solo se integra aquellos elementos que permitan sostener la acusación", excluyendo los que provocan distorsiones o los que favorecen a la defensa.

El imputado pide a la AN que se tome declaración al fiduciario suizo de Gürtel

Desde su punto de vista, el servicio secreto español habría organizado esta operación para "intimidar y hostigar el papel relevante" que en 2012 desempeñaban los ciudadanos chinos en el comercio español, según el documento que ha tenido acceso Público.

El imputado solicita al juez Ismael Moreno que se tome declaración a un posible agente encubierto: Arturo Gianfranco Fasana, un ciudadano suizo que gestiona grandes patrimonios y que está imputado en el caso Gürtel como supuesto fiduciario de Francisco Correa en la cuenta conocida como Soleado.

Fasana podría ser, a su vez, fiduciario de grandes fortunas en el movimiento de dinero entre ciudadanos chinos y españoles, intercambio surgido en especial con el estallido de la crisis económica.

La operación de inteligencia para construir el caso habría comenzado en el año 2010, cuando la División Económica del CNI "empezó a buscar actuaciones coordinadas contra los intereses de España". Al mismo tiempo, el servicio secreto actuó entonces por interés corporativo para tratar de encontrar nuevas áreas de trabajo, con el cese de los terrorismos, como es la llamada inteligencia económica. Así, el catedrático Julio Pavón, vinculado a la inteligencia económica, señalaba entonces un modelo de empresario "parasitario" como el chino, que crea empresas, contrata a trabajadores chinos y envía reserva española hacia el país asiático.

Una vez señalados los empresarios chinos como objeto de investigación, el trabajo se centró en la búsqueda de los mayores importadores de China a través de Aduanas. De ahí se extrajeron los primeros nombres. "No se investigaba delito alguno sino que se busca a personas desconocidas por hechos inexistentes", sostiene el escrito que denuncia que fue una investigación prospectiva.

"Desde el primer momento se ha venido ejerciendo todo tipo de presiones sobre diversos elementos al objeto de obtener información incriminatoria contra los imputados", asegura el escrito de solicitud enviado al juez Moreno. Y cita hasta 16 procedimiento distintos abiertos en juzgados de Valencia, con escuchas que se abren y se cierran sin resultado alguno sobre empresarios chinos. Posteriormente se impulsaron procedimientos en el Juzgado de Instrucción 16 de Madrid, el central de Instrucción 2, el juzgado de Instrucción 6 de Fuenlabrada y, por último, el central de instrucción 4. En todos los procedimientos el fiscal ha sido José Grinda,  de la Fiscalía Especial contra la Corrupción y la Criminalidad Oganizada.

La búsqueda del CNI se extiende a varios países, España, Francia, Italia y Grecia mediante sus servicios secretos. Y no es hasta finales de 2011 cuando aparece el personaje de la investigación identificado como Fasana, según la defensa de Miguel el Calvo.

El socio de Gao Ping argumenta ante el juzgado que una persona llamada Arturo es citada "centenares de veces" en las conversaciones de los implicados españoles. Y el empresario Antonio Banús, sobrino del famoso promotor José Banús, identificó ante el juez de instrucción a ese "Arturo" como Arturo Fasana, quien "habría actuado posiblemente como agente encubierto" para provocar la operación y quedar después impune. Es más, "la policía pese a estar identificado no ha procedido contra él y el propio Juzgado tampoco le ha tomado declaración", resalta en su escrito su abogado defensor.

El imputado señala al juez Moreno que Fasana, al parecer, utiliza Documentos Nacionales de Identidad procedentes del CNI y goza de protección, según los múltiples indicios que se extraen del sumario.

"La prensa llega a vincularlo con el todavía Jefe de Estado lo que explicaría la operación de poda y castigo a la que asistimos en este momento tratando de recentrar la instrucción en facetas menores y mas folclóricas como los jamones", en relación a los presuntos regalos recibidos por diversos policías según sostiene la Fiscalía.

A este respecto, Fasana es citado por el periodista Manuel Cerdán como la persona que, a través de la cuenta colectiva de Soleado, investigada en Gürtel, pagaba el avión que usaba la amiga del rey Corinna zu Sayn-Wittgenstein en sus traslados.

Participa en el debate:


http://www.quoners.es/debate/crees-que-el-cni-ha-construido-el-caso-emperador-o-sobraban-las-evidencias