Publicado: 12.01.2016 22:43 |Actualizado: 13.01.2016 13:40

Los socios de Podemos trabajan ya para formar grupos con otros partidos

Ante el previsible veto de la Mesa del Congreso, Compromís ha tanteado ya a IU, En Comú Podem tendría que acercarse a ERC y En Marea da por hecho que puede hacerlo en solitario. Otra opción que barajan es intentar un único grupo con las tres candidaturas, aunque va contra el reglamento. Agotarán primero la vía inicial, afirman

Publicidad
Media: 3.46
Votos: 13
Comentarios:
El líder de Podemos, Pablo Iglesias (2i), acompañado de los representantes de En Marea, En Comú Podem y Compromís Podemos. Alexandra Fernández, Xavier Domènech (2d), Joan Baldoví, respectivamente, durante la rueda de prensa que ha ofrecido tras la reunión

El líder de Podemos, Pablo Iglesias (2i), acompañado de los representantes de En Marea, En Comú Podem y Compromís Podem És el Moment. Alexandra Fernández, Xavier Domènech (2d), Joan Baldoví, respectivamente. EFE/Fernando Alvarado

MADRID.- La promesa de Podemos a sus socios en las candidaturas gallega, catalana y valenciana ─la formación de tres grupos parlamentarios propios aparte del de Podemos─ está más que en entredicho. Después del pacto entre PSOE y Ciudadanos para colocar a Patxi López como presidente del Congreso de los Diputados, la Mesa del Congreso, de la que depende en última instancia la interpretación del reglamento de la Cámara, estará compuesta por una mayoría contraria a esta operación.

Ante este panorama, que se oficializará este miércoles tras la primera sesión, los socios de la formación morada ya trabajan en alternativas que les permitan mantener la autonomía ante sus socios electorales, tal y como se estableció durante las negociaciones.

Es el caso de Compromís, que ya se ha puesto en contacto con Izquierda Unida para unir sus nueve diputados a los dos de la formación de Alberto Garzón. Según ha podido saber este diario, la formación valenciana buscaría emanciparse de Podemos y evitar el Grupo Mixto para tener más tiempo en las intervenciones y más recursos económicos.

La operación reuniría los requisitos que establece el reglamento de la Cámara Baja [Artículo 23 del Título II], ya que el porcentaje de voto a nivel nacional de las dos formaciones [3,67% UP-UI y 2,67% Compromís-Podem-És el Moment] superaría el 5% de los sufragios a nivel estatal, así como el mínimo de cinco diputados. Serían los nueve parlamentarios en bloque de la candidatura valenciana los que deberían pasar a este grupo, aunque en la siguiente sesión plenaria volvieran al grupo de Podemos los cinco que no pertenecen a Compromís.

Fuentes muy cualificadas del partido de Mónica Oltra han asegurado a Público que ésta es una de las opciones estudiadas, junto a otras varias, pero que tiene que ser sometida a debate con “el conjunto de las candidaturas hermanas”. Ni siquiera hay unanimidad en esta opción dentro de Compromís, afirman fuentes conocedoras, y la idea habría quedado paralizada ante la negativa del sector de Podemos y el más afín a Otra.

Desde Izquierda Unida, que había establecido contactos con EH Bildu y ERC para formar grupo, aseguran que “están hablando con todo el mundo”, y ni confirman ni desmienten la llamada de Compromís. "Todo está abierto aún", apuntan.

El grupo catalán necesitaría a ERC

Para el caso valenciano, ésta sería una de las vías posibles. No así para la candidatura catalana. En Comú Podem no podría formar grupo con IU ya que no han competido electoralmente en esta región. EUiA, la federación de IU en Catalunya, formaba parte de la coalición, y el reglamento prohíbe esta operación expresamente: “Tampoco podrán formar Grupo Parlamentario separado los Diputados que, al tiempo de las elecciones, pertenecieran a formaciones políticas que no se hayan enfrentado ante el electorado”, establece la norma.

La única posibilidad para En Comú Podemos ante el veto de PP, PSOE y Ciudadanos a tener su propio grupo será explorar una alianza con ERC. La formación independentista consiguió nueve escaños, pero no llegó al 15% de los votos necesarios en todas las provincias en las que se presentó, un requisito establecido. En la de Barcelona lo rozó, obtuvo el 14,48%, más de cinco décimas que a buen seguro usarán los conservadores y los socialistas para impedir el grupo a los separatistas, más aún después del acuerdo entre Junts pel Sí y la CUP para desbloquear el Govern.

Con el 2,39% de votos que ERC cosechó a nivel nacional, unido al 3,69% que logró En Comú Podem, la operación podría llevarse a cabo y sería, como querían los socios de Podemos, un grupo “estrictamente catalán”. Sin embargo, apuntan fuentes de esta candidatura, ERC "ni siquiera a tocado a la puerta porque sabe que la respuesta es no. No vamos a pactar con ERC después de que ello hayan pactado con Convergencia". ERC sí ha llamado a los de Garzón, aunque todo sigue en suspenso de momento.

Los gallegos reúnen los requisitos

El grupo gallego, En Marea, da por descontado que reúne los requisitos específicos y cuenta con informes jurídicos que así lo acreditan. En primer lugar, su candidatura no lleva el nombre de Podemos en su marca electoral y registró la candidatura como entidad jurídica propia, por lo que a estos efectos, sería un partido independiente que ha obtenido seis escaños y más del 15% en todas las provincias en las que se ha presentado.

No obstante, fuentes de la candidatura temen que PP y PSOE bloqueen el grupo por cuestiones puramente políticas al contar con mayoría en la Mesa. Las elecciones gallegas están a la vuelta de la esquina y un grupo en el Congreso daría notable visibilidad a un proyecto que se ha consolidado como segunda fuerza en Galicia, por delante del PSOE y que mira de tú a tú a Núñez Feijóo.

Ante los problemas que los asesores jurídicos del Congreso pusieron a la formación de los grupos autonómicos, alegando el elevado gasto y la notable prolongación del tiempo plenos, las tres candidatura también vería con buenos ojos constituirse como un único grupo, distinto a Podemos, compuesto por 25 parlamentarios. Como escollo, también infringiría el requisito de la competencia ante el electorado, aunque esgrimen que es algo "mínimo" en comparación con el 15% de votos en todas las provincias y los cinco diputados.

Este miércoles se votará el nuevo presidente del Congreso y la conformación de la Mesa. La jornada del martes tuvo lugar una reunión entre Podemos y los representantes de los distintos socios en la que, afirman, el partido de Pablo Iglesias hizo hincapié en la importancia de que estos grupos independientes existan, pero en la dificultad de conseguirlos. A partir de este miércoles, los partidos tendrán cinco días de plazo para negociar los grupos, y todo apunta a que los acuerdos serán in extremis. Una cosa tienen clara, esta "victoria en clave interna de Pedro Sánchez", colocando a Patxi López como presidente del Congreso "ha servido para granjearse el voto negativo a un Gobierno socialista, si no por parte de Podemos, sí de los diputados de alguna de las candidaturas de la periferia".