Público
Público

SONDEO DE OPINIÓN El 'no' a la independencia gana terreno en el último barómetro de la Generalitat

Dos de cada tres catalanes votarían el 1-O pero ganaría el 'sí' con más de un 62% de los votos. Si hubiera elecciones ganaría Junts Pel Sí; CSQP y PSC subirían un poco, Ciutadans y CUP perderían escaños, y el PP se mantendría igual.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Sesión plenaria del Parlament de Catalunya

A poco más de dos meses del referéndum del 1 de octubre, el apoyo a la independencia sigue cayendo en el barómetro del Centro de Estudios de Opinión (CEO) de la Generalitat. Los contrarios a la independencia ya son casi el 50 por ciento de los electores. Así pues, Un 49,4% de los catalanes no quieren que Catalunya se convierta en un estado independiente, mientras que los partidarios de la independencia serían un 41,1%. El 'no' ha crecido un punto respecto a la anterior encuesta del mes de marzo y el 'sí' ha perdido tres.

Estas cifras no se traducirían en el resultado del referéndum ya que muchos partidarios del 'no' no votarían. Según el CEO, en el referéndum del 1-O participaría un 67,5% del electorado catalán. El "sí" a la independencia ganaría con un 62,4% de y el "no" obtendría un 37,6% de los votos.

Junts Pel Sí conservaría la mayoría

En cuanto a la intención de voto, si hoy se celebrasen elecciones al Parlament de Catalunya, Junts Pel Sí volvería a ganar y se quedaría prácticamente con el mismo número de escaños que tiene actualmente, entre 60 y 63. La fuerza más votada en segundo lugar seguiría siendo Ciutadans, aunque perdería entre 3 y 5 escaños. También perdería escaños la CUP, entre 2 y 4. PSC y Catalunya Sí Que Es Pot subirían un poco, los socialistas obtendrían entre 17 y 20 escaños, y CSQP entre 15 y 17. El PP, como Junts Pel Sí, se mantendría igual.

El CEO ha contado con una muestra de 1.500 entrevistas. El trabajo de campo tuvo lugar entre el 26 de junio y el 11 de julio, por lo que recoge los efectos de la destitución del conseller Jordi Baiget, pero no de la crisis de gobierno que terminó con la sustitución de tres consellers claves de cara al referéndum.