Publicado: 04.03.2016 19:13 |Actualizado: 04.03.2016 19:13

Sonora pitada y pocos aplausos a los políticos a su llegada al Congreso

Desde una hora antes de que comenzara el Pleno, decenas de curiosos se han ido apostando enfrente del Congreso para ver llegar a los líderes políticos a la segunda sesión de investidura.

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:
Sonora pitada y algunos aplausos a los políticos a su llegada al Congreso. /EUROPA PRESS

Sonora pitada y algunos aplausos a los políticos a su llegada al Congreso. /EUROPA PRESS

MADRID.- Decenas de ciudadanos que abarrotan la Carrera de San Jerónimo han abucheado a los políticos que llegaban andando al Congreso de los Diputados para asistir a la segunda jornada del debate de investidura, entre ellos el candidato a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez; el presidente en funciones, Mariano Rajoy; o los líderes de ERC.

Desde una hora antes de que comenzara el Pleno, decenas de curiosos se han ido apostando enfrente del Congreso para ver llegar a los líderes políticos, que muchos han entrado por el patio de la Cámara Baja, donde se puede acceder tanto andando como en coche.

Uno de los primeros en llegar ha sido Pedro Sánchez, quien ha entrado andando minutos después de las 18.00 horas y sido recibido entre aplausos y abucheos. Además, se ha visto alguna pancarta con el lema 'Desunión es traición' y junto a los logos del PSOE, Podemos e IU.



Durante todo el recorrido del candidato, se han escuchado mensajes de apoyo y de reprobación, pero cuando ha entrado en el patio del Congreso los abucheos eran más audibles. Él se ha limitado a saludar a la prensa y se ha dirigido al interior, donde esperaban decenas de medios de comunicación.

Rajoy entra en coche, ignorando la sonora pitada

También ha sido recibido con abucheos Mariano Rajoy, quien ha preferido entrar al Palacio de la Carrera de San Jerónimo en coche. Como respuesta a la pitada, varias personas han gritado 'presidente, presidente'.

Los diputados de ERC han recibido una sonora pitada a su llegada, algo que el portavoz adjunto, Gabriel Rufián, achaca a que "la gente está nerviosa" y a que "no le gusta ver" a diputados de su partido en el Congreso.