Publicado: 13.10.2016 16:06 |Actualizado: 13.10.2016 19:24

Soria se enfrentó a otros nueve candidatos al puesto de director ejecutivo del Banco Mundial

El proceso de elección se reinició tras estar seis meses parado y dejar a 25 candidatos a la espera de respuesta. Mientras, Soria dimitía y se celebraron elecciones generales.

Publicidad
Media: 2
Votos: 2
Comentarios:
El exministro de Industria, José Manuel Soria, en una imagen de archivo. REUTERS

El exministro de Industria, José Manuel Soria, en una imagen de archivo. REUTERS

EL BOE NUESTRO DE CADA DÍA.- En la primera ronda, los candidatos fueron 25. En la segunda, se presentaron diez, entre ellos José Manuel Soria. El exministro de Industria compitió con otras nueve personas para optar al puesto de director ejecutivo del Banco Mundial, en un proceso que nada tiene que ver con los procedimientos reglados, públicos y concurrentes que rigen las normas de ascensos y nombramientos en las administraciones públicas. Así se recoge en la respuesta firmada por el propio Secretario de Estado de Economía, Íñigo Fernández de Mesa Vargas, máximo responsable de la elección de Soria como candidato.

A principios de septiembre enviamos una solicitud de información al Ministerio de Economía para saber qué proceso y criterios se habían seguido para elegir al exxministro de Industria como candidato a director ejecutivo del Banco Mundial. Además, preguntamos quiénes fueron el resto de candidatos.



La respuesta llegó justo un mes después (plazo máximo para responder) desde que se empezó a tramitar y detalla los tiempos de la elección, aunque no da los nombres del resto de candidatos, por el momento, ni explica por qué se retrasó y se volvió a convocar el proceso una vez se celebraron las elecciones de junio.

Un “instrumento interno” para elegir candidato

Desde 1999, explica la respuesta, el Gobierno utiliza un “instrumento interno” para elegir a los representantes españoles en instituciones financieras internacionales. Así, la Comisión de Evaluación de Candidaturas, formada por altos cargos del ministerio, formula propuestas no vinculantes al propio Secretario de Estado de Economía, que es quien tiene -según este relato contado por él mismo- la última palabra.

“Tradicionalmente”, continúa la respuesta, las vacantes se difunden entre la Asociación de Técnicos Comerciales y Economistas del Estado y la Asociación de Diplomados Comerciales del Estado. Esto es, ni existe convocatoria pública ni se utilizan los canales legales del resto de nombramientos y ascensos ni mucho menos es un concurso público, como argumentaron ciertos altos cargos del Gobierno tras el revuelo creado por la propuesta de Soria y desmintieron varios medios (aquí y aquí). Ni siquiera se trata de un cargo de libre designación. Si así fuera, se habría convocado vía BOE y sería exclusivo para funcionarios. Solo era posible acceder al puesto si conocías la convocatoria a través de esas dos asociaciones.

El Secretario de Estado de Economía argumenta que se trata solo de una propuesta de candidato y que es la propia institución, en este caso el Banco Mundial, quien nombra a su director ejecutivo, para justificar que sea un proceso “no cubierto por el Estatuto Básico del Empleado Público ni por el Reglamento General de Ingreso del personal al servicio de la Administración General del Estado”. Así, no hay normas públicas para la elección de candidato. Solo “tradiciones” que se vienen cumpliendo en los últimos años. Con opacidad y sin permitir la libre concurrencia de todos los funcionarios preparados para acceder a ese puesto.

Seis meses sin tomar una decisión

El proceso arrancó con el envío de una carta a las dos asociaciones el 4 de enero de 2016. En ella se convocaba el puesto de director ejecutivo del Banco Mundial, el del director alterno en el FMI y tres puestos de asesores. Daban 15 días de plazo para presentar candidaturas. 47 personas se presentaron, 25 de ellos para el cargo de director ejecutivo del Banco Mundial. Por entonces, Soria seguía siendo Ministro de Industria y no estaba en la terna.

A finales de febrero, la Comisión eligió a los tres asesores, pero no tomaron ninguna decisión sobre los dos puestos de dirección. Tampoco en los meses siguientes, en los que se produjo la dimisión de Soria como Ministro (después de que saliera a la luz su relación con los Papeles de Panamá), la campaña electoral y las elecciones del 26 de junio. La carta del Secretario de Estado no explica por qué se dejó el proceso en stand by durante esos seis meses, pese a que 25 candidatos al puesto de de director ejecutivo del Banco Mundial esperaban una respuesta.

Teniendo en cuenta que había pasado mucho tiempo, que algunos de esos candidatos habían caído de la lista por obtener otras plazas y “siguiendo el criterio de la Abogacía del Estado”, el 28 de junio, solo dos días después de las elecciones, decidieron volver a empezar de cero. Así arrancó una nueva ronda de cartas a las dos asociaciones y algo menos de plazo -diez días- para presentar candidaturas. Llegaron 15: cinco para el de la dirección alterna del FMI y diez para el puesto de director ejecutivo del Banco Mundial.

Para elegir al candidato se tuvieron en cuenta unos “términos de referencia” (idiomas, trayectoria, experiencia…) que, según la respuesta, fueron los mismos que en enero y que las rondas celebradas en los últimos años. Eso sí, no aclara cómo puntúa cada uno de ellos y cómo se produjo la evaluación que acabó por elegir a Soria el 2 de septiembre, fecha límite para presentar candidato.

Cuatro días después, el 6 de septiembre, el exministro se vio forzado a renunciar al cargo. Ese mismo día, la Comisión se volvió a reunir y eligió a Fernando Jiménez Latorre como candidato. Según la respuesta recibida esta semana, era quien había quedado segundo en esta evaluación interna, opaca y sin normativa pública que le aplique.

¿Quiénes eran los otros ocho candidatos? El Gobierno considera que hacerlo público puede afectar a sus derechos y que debe consultarles antes de dar sus nombres. Tienen 15 días para presentar alegaciones.

Qué méritos se valoraban

"A) Condición de funcionario y su trayectoria profesional, incluyendo la naturaleza, nivel de los puestos y años de experiencia en la Administración pública española. B) La especialización en áreas económicas, comerciales o financieras. C) El dominio del idioma inglés, tanto escrito como hablado. Se valora el conocimiento de otros idiomas. D) El Conocimiento del Grupo Banco Mundial y, en general, la experiencia en relaciones económicas internacionales, especialmente en aquellas relacionadas con el crecimiento y desarrollo económicos. E) La experiencia en el Grupo Banco Mundial o en otras instituciones financieras internacionales o en foros internacionales. F) Los conocimientos de economía internacional, teoría macroeconómica y análisis y gestión de proyectos. G) La capacidad y experiencia en gestión de personal y de presupuestos.

Los miembros de la Comisión de Evaluación

El Secretario de Estado de Economía -que actúa como presidente- y su director de gabinete, la Secretaria General del Tesoro y Política Financiera, el Director General de Análisis Macroeconómico y Economía Internacional, el Director General de Política Económica y el Director General de Comercio Internacional e Inversiones.