Público
Público

El relevo en Madrid El sucesor de Cifuentes mete prisa a Rajoy para que aclare cuanto antes el relevo en Madrid

Ángel Garrido, presidente en funciones de la Comunidad de Madrid, evita postularse como candidato a la investidura, que debe celebrarse antes del 30 mayo. Defiende que Cifuentes no incumplió el código ético, y niega que la presidenta cayera por "fuego amigo": “Amigo no es”

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El desde hoy presidente en funciones de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, tras presidir la reunión del Consejo de Gobierno extraordinario, hoy en la Real Casa de Correos. (CHEMA MOYA | EFE)

El sucesor temporal de Cristina Cifuentes no quiere adelantar escenarios, hacer elucubraciones y ni siquiera perfilarse como candidato a la investidura, consciente de que en el PP no goza de grandes valedores. Sin embargo, Ángel Garrido sí ha querido lanzar hoy un mensaje al propio Mariano Rajoy, para que aclare cuanto antes quién relevará a la defenestrada Cifuentes, tanto en la Presidencia de la Comunidad de Madrid como al frente del PP madrileño.

Garrido: "El relevo es una decisión única y exclusiva de la dirección nacional y el presidente del partido"

Garrido, presidente en funciones, ni siquiera aclara si Cifuentes quiere mantenerse al frente del PP de Madrid, si seguirá siendo diputada hasta el final de la legislatura, ni si a él le gustaría mantener las riendas del Ejecutivo autonómico: "Es una decisión única y exclusiva de la dirección nacional y el presidente del partido", afirmaba este jueves, pasando la pelota a Génova 13 y a Mariano Rajoy, líder del partido y jefe del Ejecutivo. A ellos y a la propia Cifuentes, que no quiere tomar decisiones en caliente.

"Me toca asumir ahora lo que me corresponde legalmente", apuntaba Garrido, afirmando que espera que su experiencia sea "lo más breve posible". "A mi no me habría gustado tener que estar aquí. Creo que esto tiene que durar el menor tiempo posible", incidía. 

Garrido ha comparecido hoy por primera vez como presidente en funciones de la Comunidad de Madrid, en la sede del Gobierno regional, tras su primer Consejo de Gobierno extraordinario. Comenzaba su intervención loando la gestión de la expresidenta, que dimitió acorralada por el escándalo de su máster y por la aparición de un vídeo en el que se apreciaba como intentó robar dos cremas en un supermercado, en 2011. "Nos sentimos deudores de su trabajo", apuntaba su sustituto, llegado a afirmar incluso que, a su entender, ella nunca quebró el código ético del partido. 

En la línea, Garrido ha dado por hecho que Ciudadanos investirá a quien Génova designe como nuevo candidato sin dar más problemas -"Hasta la fecha no ha dicho cosa distinta"-, y ha explicado que hoy es el coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maillo, el representante de la dirección nacional que está siguiendo la actualidad en la dirección madrileña -"Estoy en contacto con él casi de forma permanente"-. Según sus cálculos, en base al reglamento de la Asamblea de Madrid, la investidura debe tener lugar en el plazo de un mes, antes del 30 de mayo. 

Garrido niega que su cercanía a Cifuentes le inhabilite

Durante los tres años de Cifuentes en Sol, Garrido ha formado parte de su núcleo duro, y ha ejercido como su hombre fuerte, como consejero de Presidencia de su Gobierno. Hoy ha reconocido que Cifuentes "lo está pasando mal", y ha dejado claro que, independientemente de su lealtad en lo laboral, él es "amigo" personal de la expresidenta. 

A su juicio, sin embargo, esto no le inhabilita para ser su sucesor, la opción que más gusta en el entorno de la Cifuentes. Entienden que él conoce al dedillo el proyecto de la expresidenta, los entresijos del Gobierno autonómico, y por tanto es su sucesor natural. Lo dicen en voz baja, conscientes de que para la dirección nacional Garrido es casi un desconocido, y es percibido como hombre demasiado cercano a Cifuentes.

En su comparecencia, el presidente en funciones explicaba que la "lealtad" y la "profesionalidad" que él ha demostrado a Cifuentes, no le "inhabilitan" para "tener lealtad" a otra persona. "Hay que ser leal y responsable con la persona que esté liderando un proyecto", zanjaba.