Publicado: 08.03.2016 10:13 |Actualizado: 08.03.2016 17:55

El sucesor de Puigdemont deja la alcaldía de Girona y el PSC entra en
el nuevo Gobierno municipal

El convergente Albert Ballesta, una apuesta personal del president Puigdemont, deja su sitio a su compañera Marta Madrenas, que gobernará con el apoyo de los socialistas

Publicidad
Media: 3
Votos: 1
Comentarios:
El convergente Albert Ballesta toma nuevamente posesión del cargo de alcalde de Girona. / EFE

El convergente Albert Ballesta, cuando tomó posesión del cargo de alcalde de Girona. / EFE

GIRONA.- El convergente Albert Ballesta ha dejado este martes la alcaldía de Girona apenas dos meses después de acceder al cargo en sustitución del ahora presidente de la Generalitat de Catalunya, Carles Puigdemont. Ballesta dimite del cargo tras haber sido investido el 25 de enero y tras un breve mandato en el que ha sufrido "una erosión que ha rozado aspectos personales", según ha apuntado él mismo.

En rueda de prensa, Ballesta ha explicado que será sustituido por la actual teniente de alcalde Marta Madrenas. El Partido Socialista de Catalunya (PSC) entrará a formar parte del nuevo Gobierno municipal tras un acuerdo con Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) que Ballesta ha calificado como "coherente".



CDC y PSC han cerrado un acuerdo para formar un nuevo gobierno municipal en el Ayuntamiento de Girona, en el que los socialistas asumirán la primera tenencia de alcaldía y las carteras del área social.

Según han confirmado fuentes de su partido y del consistorio, Ballesta da este paso para permitir que se apruebe el equipo de Gobierno (llamado cartapacio municipal), tras el rechazo que obtuvo en pleno de toda la oposición, con la excepción del PP.

El PSC es ahora mismo la cuarta fuerza política en el consistorio de Girona, con cuatro concejales, y perdió la alcaldía en las elecciones de 2011, cuando el actual presidente de Catalunya, Carles Puigdemont, se hizo con la dirección del consistorio.

La consellera de Presidencia de la Generalitat, Neus Munté, ha enmarcado el acuerdo entre CDC y PSC para la alcaldía de Girona en la "dinámica local" de esa ciudad y ha remarcado que el pacto no puede extrapolarse al Parlament de Catalunya.

"Como Govern, no podemos entrar a valorar dinámicas totalmente locales y respetables", ha afirmado la también portavoz del Govern en la conferencia de prensa posterior al Consell Executiu, en el que, según ha dicho, no se ha abordado la situación en Girona.

Pese a la alianza entre CDC y ERC —comparten el grupo de Junts pel Sí en el Parlament y unidad de acción soberanista en el Congreso de los Diputados—, Munté se ha limitado a manifestar como portavoz del Govern "máximo respeto" por las "dinámicas propias de cada territorio".

El nombre de Marta Madrenas ya estuvo sobre la mesa
en las conversaciones para sustituir a Puigdemont, aunque las tensiones en el seno de CiU derivaron en la elección de Ballesta, que ocupaba el decimonoveno lugar en la lista electoral.

El hasta ahora alcalde gerundense vio cómo además se complicaba su estreno con una toma de posesión, en la que empleó una fórmula de juramento errónea que obligó a su repetición.

Después, se aireó el sueldo que pretendía otorgarse, inicialmente de 75.000 euros, aunque el pacto con PP y Ciudadanos lo reducía a 73.000 y, finalmente, establecido en 68.500 para contentar sin éxito a ERC-MES, el socio de gobierno al que CiU siempre ha querido seducir.

El gobierno nacionalista, que está en minoría, había llegado a un acuerdo con el PP y Ciudadanos, pero esta última formación se echó atrás en el último momento por divergencias con el posicionamiento sobre el proceso soberanista.