Publicado: 25.05.2014 23:40 |Actualizado: 25.05.2014 23:40

El suelo se abre a los pies del PP

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El PP ha ganado las elecciones. Pero ha perdido más de 2,5 millones de votos y ocho escaños en el Parlamento Europeo respecto a los anteriores comicios europeos de 2009. Así se ha confirmado esta noche el descontento de los ciudadanos con el austericidio del Gobierno, que se ratifica, además, con la debacle obtenida incluso en sus históricos feudos como Madrid, la Comunitat Valenciana, Galicia o Murcia, entre otras autonomías.

A nivel nacional, de los 6.670.377 votos obtenidos por el PP (un 42,12% de los totales) en 2009, la cifra se ha reducido a sólo 3.981.956 (un 26.03%) en 2014, según los datos ofrecidos por la portavoz del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, cuando se habían escrutado ya casi un 98% de los votos. Apenas han logrado superar su peor marca en la historia de las elecciones europeas: los 3.395.015 votos de 1989.

Dicho resultado le da a los conservadores 16 escaños en el Europarlamento (de los 24 que obtuvieron en 2009), frente a los 14 obtenidos por el PSOE. Una diferencia de la que, a pesar de todo, han presumido la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, y el cabeza de lista en estas elecciones, Miguel Arias Cañete.

Sin admitir preguntas de los periodistas, ambos han comparecido en la sede de los populares para hacer una "valoración positiva" de los resultados. "La diferencia con el PSOE en número de votos es de aproximadamente tres puntos y de un escaño más que la diferencia que obtuvimos en las europeas de 2009", se justificó Cospedal. "De los grandes países europeos, junto a Alemania, es en España donde el partido que apoya el Gobierno ha ganado las elecciones y eso, después de dos años y medio de decisiones impopulares y de pedir esfuerzos a los españoles, es una buena noticia", agregó. "Los ciudadanos nos han dado su confianza", opinó también Cañete. "Lo dijimos desde el principio, que íbamos a ganar y hemos cumplido nuestro objetivo", jaleó sonriente el exministro de Agricultura.

Cospedal y Cañete celebraron la "buena noticia", pero no en el balcón de Génova, donde apenas consiguieron reunir a una decena de personas

Sin embargo, su felicidad no fue suficiente como para que salieran a mostrarla al balcón de Génova. Tampoco nadie les esperaba abajo. Apenas una decena de personas curioseó por los alrededores de la sede del PP. Ni banderolas, ni gritos victoriosos, ni fiesta. Y no era para menos. Y es que, si se tratara de unas elecciones generales o de unas autonómicas (que llegarán en 2015), el descalabro del PP habría tenido serias consecuencias: perderían su mayoría absoluta en gran parte de las Comunidades. Además, en Catalunya, donde la mano dura del presidente, Mariano Rajoy, frente al soberanismo no parece haber conseguido resultados, el PP pasaría de ser la cuarta a la quinta fuerza con un 9,81% de los votos [en 2009 obtuvo un 18,02]. 

Pero en Extremadura, por ejemplo, el poder que José Antonio Monago logró arrebatar al socialista Guillermo Fernández Vara en 2011, volvería ahora a manos de los socialistas, que han conseguido 151.023 votos frente a los 137.955 de los conservadores. Pero lo peor llegó en Madrid, Comunitat Valenciana, Murcia o Galicia -todas ellas feudos históricos del PP-, donde los conservadores han perdido de media más de un 15% de sus apoyos.

En Madrid, los resultados pueden afectar a la reelección de González y Botella como candidatos a la Comunidad y la Alcaldía, respectivamente

Así, en la Comunidad gobernada por Ignacio González, los conservadores han pasado de más de un millón de votos en 2009 (1.112.670) a apenas 700.000 (659.671): del 48,58% del porcentaje obtenido en 2009, a sólo un 29,89. Una posible coalición de los socialistas con, por ejemplo, la formación que con más fuerza ha irrumpido en estos comicios, Podemos, superaría esa cifra alcanzando el 30,22% (18,94+11,28, respectivamente). Un varapalo para una región dónde el PP lleva gobernando desde 1995.

Ello podría tener consecuencias para las pretensiones del delfín de Esperanza Aguirre, que aspira a que Rajoy le designe como candidato en 2015 para intentar ser ratificado en las urnas como jefe del Gobierno autonómico. Asimismo, este resultado podría ser decisivo también en el Ayuntamiento de la capital, donde la actual alcaldesa, Ana Botella, se debate el puesto contra la propia Aguirre y la delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes, entre otros nombres que suenan en las quinielas electorales del próximo año.

Lo mismo que a González en Madrid podría ocurrirle también al presidente del Govern en la Comunitat Valenciana, Alberto Fabra, que pese a haber sido elogiado por el jefe del Ejecutivo central en el mitin de Valencia, podría ver lastradas sus intenciones de ser reelegido como número uno del PP valenciano el próximo año. En la comunidad con más políticos imputados, los electores también han castigado a quienes han obtenido mayoría absoluta desde 1999. De los 984.005 votos que obtuvieron en las últimas europeas, el PP hoy ha alcanzado sólo 507.112. De nuevo, la debacle y el fin de la mayoría absoluta si se tratara de unas autonómicas. Frente al 52,23%  que obtuvo el PP en 2009 ha pasado a sólo un 29,09, por lo que sería posible un bipartito PSOE-IU que superaría a la fuerza conservadora: juntos sumarían un 31,98% de los votos. 

En Galicia, la única comunidad donde el PP ha ganado siempre las europeas, hoy ha perdido un 15% de los votosLo mismo ha ocurrido en Murcia, donde a pesar de que el presidente que llevaba gobernándola durante casi 20 años -Ramón Luis Valcárcel- iba en el número seis de las litas europeas, el porcentaje de voto de los conservadores se ha reducido en más de un 20%: del 61,51 (288.460 votos) de 2009 al 37,48 (158.834). No obstante, en este caso harían falta tres fuerzas para superar al PP.

El mismo escenario se daría en Galicia, la única comunidad donde el PP ha ganado siempre los comicios europeos. Hoy ha ganado también, pero perdiendo, igual que en el total nacional. De los 571.320 votos obtenidos en 2009 (un 50,01%), la cifra se ha reducido a 354.592 (un 35,17%). Ello podría suponer un golpe para las políticas del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, o bien servir para que éste rinda cuentas con Rajoy, ya que ha sido crítico con varias de las políticas impuestas por el Ejecutivo central, desde los copagos en Sanidad impuestos por Ana Mato al actual anteproyecto de reforma de ley del aborto de Alberto Ruiz-Gallardón.

Es por todo ello, porque los barones del PP ya tienen la vista puesta en las próximas autonómicas (y municipales) de 2015, por lo que estos resultados pueden afectar en la línea a seguir a partir de ahora por el Ejecutivo de Mariano Rajoy. Y, aunque los conservadores habían descartado una posible crisis de Gobierno, son varias las voces que apuntan a que podría producirse después del verano. Para comprobarlo, habrá que esperar.


http://www.quoners.es/debate/crees-que-estos-resultados-del-pp-justifican-la-celebracion-de-elecciones-generales-en-espana