Publicado: 03.03.2014 13:59 |Actualizado: 03.03.2014 13:59

El SUP a la reina Sofía: "En la Policía lo religioso se impone sin respetar la libertad de expresión"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Sindicato Unificado de Policía (SUP) ha declinado la invitación para presentar la Jornada internacional de formación en investigación de delitos cibernéticos contra menores, que tendrá lugar este lunes en la comisaría de Canillas de Madrid y que será inaugurada por la reina Sofía, porque se resisten a "participar en actos de propaganda mediática orquestados por el actual director", Ignacio Cosidó, tal y como destacan en una nota de prensa. Los motivos de esta decisión han sido expuestos por la secretaria general del sindicato, Mónica Gracia, en una carta dirigida directamente a la reina, en la que asegura que "sería un honor asistir al acto pero por razones de elemental coherencia es imposible que podamos hacerlo si la invitación procede del Director General de Policía".

En la carta, la secretaria general del SUP expone lo siguiente: "En los poco más de dos años de mandato, este sindicato mayoritario y defensor de los valores constitucionales, está siendo objeto de reiterados ataques por parte del Director General de Policía apostando por un modelo policial alejado de nuestro carácter civil, donde lo religioso se impone sin respetar la libertad de elección de cada persona, y las discrepancias legítimas en este contexto se penalizan con expedientes disciplinarios, sanciones y querellas contra quienes han sido elegidos por los/las policías para ser representados".

Además, añade que "el método impuesto por el Director llega al extremo de excluir de la convocatoria del Consejo de Policía, contra toda norma, a un vocal elegido democráticamente arguyendo que un expediente disciplinario le impide la representación de los intereses profesionales de los policías para el que fue democráticamente elegido".

El pasado viernes el SUP también declinó asistir al acto de Ávila de jura de la XXV promoción de inspectores de la Policía Nacional porque la Dirección General del cuerpo, por órdenes del ministro Jorge Fernández Díaz, que recientemente se encomendó a Santa Teresa para que "interceda" por España en estos "tiempos recios", obligó a cambiar la canción tradicional que entonan los nuevos agentes, una marcha fúnebre de Frédéric Chopin por una nueva canción de carácter religioso en el homenaje a los policías caídos . De esta forma, se les obligó a aprender y cantar el himno militar La muerte no es el final, algo que el sindicato considera "absolutamente improcedente y fuera de lugar", según ha subrayado esta organización en un comunicado.

La extrema religiosidad de Fernández Díaz es públicamente conocida y, en ocasiones, criticada cuando la intenta imponer en las políticas que impulsa y sus acciones al frente del Ministerio. Varios de sus asesores y altos cargos del Ministerio no sólo son católicos de pro, sino que incluso contribuyen a la causa con su afiliación al Opus Dei o a la Orden Constantiniana de San Jorge, a la que pertenece el propio ministro a pesar de no estar reconocida por el Vaticano.

El pasado 3 de febrero, el ministro firmó la Orden ministerial por la que concedía la Medalla de Oro al Mérito Policial, con carácter honorífico, a la virgen María Santísima del Amor. El argumento que justificaba la concesión reside en la "estrecha colaboración" de la cofradía con la Policía Nacional "en actos celebrados durante la Semana Santa". Asimismo, la orden firmada por el titular de Interior reconoce compartir valores con la agrupación religiosa como la "dedicación", el "desvelo, la "solidaridad" y el "sacrificio".

En el mismo comunicado en el que se denunciaba el cambio del himno, el SUP también afirmaban que lo que la Policía necesita es más formación y "menos politización", así como "más respeto a sus derechos", protocolos de actuación y menos recortes de sueldo.

La semana pasada el sindicato tampoco acudió al Pleno del Consejo de Policía porque Cosidó les "sigue ninguneando". Denunciaron, así, que en la presentación del Informe del Director General de la Policía no se permitió que los vocales del Consejo los sindicatos hicieran alegaciones, lo que consideraron tanto un incumplimiento de la norma como una falta de respeto a las organizaciones sindicales representativas del cuerpo.

Además, denunciaron que, en el apartado de expedientes disciplinarios, en la mayoría de casos ya habían sido cumplidas las sanciones impuestas a los agentes, "despreciando los argumentos y pruebas aportados en las Comisiones donde se vieron (J. M. O. S., Josefina Lamas, José Manuel Sánchez Fornet, M. V. C.) por lo que esto se convierte en un mero trámite burocrático completamente estéril", como destacaron en una nota de prensa.