Publicado: 17.10.2013 21:41 |Actualizado: 17.10.2013 21:41

El SUP relaciona el cese del comisario anticorrupción con las investigaciones que afectan al PP

El principal sindicato policial tilda la decisión de Interior de "mala para la independencia"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Sindicato Unificado de Policía (SUP) ha calificado como "malo para la independencia" del Cuerpo que la Dirección General haya llevado a cabo una profunda reestructuración de su junta de gobierno que contempla el cese del jefe de la Comisaría General de Policía Judicial, José García Losada, responsable último de todas las investigaciones sobre corrupción.

En declaraciones a Europa Press, el secretario de Comunicación del SUP, José María Benito, ha valorado como un "toque de atención" el cese de García Losada, destacando que es la tercera persona que pasa por este cargo en la etapa de Gobierno de Mariano Rajoy.

"Debe ser que no encuentran a nadie que siga sus dictados", ha señalado el portavoz del SUP, para quien el cese tiene que ver con las investigaciones llevadas a cabo por la Policía y que apuntan a asuntos de "corrupción en el Partido Popular". El relevo, ha añadido, es "malo para la independencia judicial, que necesita investigar la corrupción venga de donde venga".

La responsabilidad al frente de la Comisaría General de la Policía Judicial será desempeñada a partir de ahora por el comisario Santiago Sánchez Aparicio. La Confederación Española de Policía (CEP), otro de los sindicatos mayoritarios, ha destacado que este nombramiento les genera "confianza y satisfacción" porque se trata de un profesional "contrastado" y con un desempeño "excelente".

Según la CEP, el revelo en la Policía Judicial no tiene por qué afectar a las investigaciones abiertas. De hecho, para este sindicato el hecho de que haya habido tres máximos responsables al frente de esta división da prueba de que las investigaciones "salen adelante con independencia de quién ocupe el cargo".

La CEP ha sostenido que, en general, los cambios en la junta de gobierno de la Policía Nacional eran "convenientes" porque hacía falta un "nuevo impulso para hacer frente a los retos pendientes".