Publicado: 13.11.2015 13:18 |Actualizado: 13.11.2015 13:18

El Supremo anula una pena de 119 años a una etarra por tres asesinatos por falta de pruebas 

Estima que no hay prueba suficiente para condenar a esta miembro de ETA, que fue detenida en 2014 Alberdi en México tras permanecer huida durante 22 años.

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:

MADRID.- La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha anulado la pena de 119 años de cárcel a la que fue condenada el pasado mes de abril a Itziar Alberdi Uranga por participar en el envío de paquete bomba al Ministerio de Justicia que provocó la muerte de tres Técnicos de Desactivación de Explosivos (Tedax) que participaban en su desactivación el 1 de julio de 1991. Estima que no hay prueba suficiente para condenar a esta miembro de ETA, que fue detenida en 2014 Alberdi en México tras permanecer huida durante 22 años.

La Audiencia Nacional condenó a Alberdi de los delitos de atentado, asesinatos terroristas y estragos, de los que es absuelta por la sentencia hecha pública este viernes por el Tribunal Supremo.



La resolución, de la que ha sido ponente el magistrado Andrés Palomo del Arco, analiza las pruebas tenidas en cuenta por la Audiencia, en particular una anotación manuscrita de esta mujer con el nombre de la empresa de paquetería de Valladolid que se usó para enviar la bomba, que figuraba dentro de un cuaderno inacutado a un miembro de ETA.

En el mismo cuaderno aparecía una anotación del histórico de ETA Joseba Urrusolo Sistiaga, ya condenado por estos hechos, con la dirección del Ministerio de Justicia, en Madrid, al que fue condenado el paquete.

La nota de Alberdi integra un listado de las direcciones de nueve empresas de paquetería de Valladolid, siete de ellas acompañada de anotaciones sobre la posibilidad de que pudieran mandar envíos a Sevilla y el tiempo de los mismos. Para el Supremo, la existencia de dichos listados dentro de una disgregada documentación de varias decenas de hojas "en absoluto permite concluir que quien había recopilado la dirección de las empresas de paquetería de Valladolid había fijado el método operativo y objetivo de un concreto atentado".