Publicado: 06.11.2013 13:20 |Actualizado: 06.11.2013 13:20

Surrealista explicación del exgerente de Cospedal: firmó 'recibís' a Bárcenas a cambio de nada

José Angel Cañas dice que estampó su rubrica en los comprobantes de haber cobrado 200.000 euros actuando "al dictado" del extesorero y "por miedo a perder el trabajo"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El exgerente del PP en Castilla-La Mancha, José Ángel Cañas, batió este miércoles el récord de explicaciones rocambolescas en el 'caso Bárcenas' al declarar al juez Pablo Ruz que firmó en el año 2007 dos 'recibís' a Luis Bárcenas certificando haber cobrado del extesorero del PP 200.000 euros, aunque sostuvo, y esto es lo más peregrino, que no recibió el dinero. La confesión se pone en el ranking de razones endebles al nivel de las indemnizaciones 'en diferido' defendidas sin despeinarse por Cospedal y Floriano.

Cañas compareció ante el juez como imputado en la investigación abierta por el supuesto pago de una comisión de 200.000 euros de la constructora Sacyr al PP de Castilla-La Mancha en el año 2007, con destino a la campaña a las elecciones autonómicas de aquel año, y a cambio de la adjudicación de la contrata de limpieza del Ayuntamiento de Toledo a una filial de la empresa. Según Bárcenas, participó en las gestiones con los entonces presidente y consejero delegado de Sacyr, Luis del Rivero y Manuel Manrique, a petición de María Dolores de Cospedal. El extesorero aportó al juez un 'recibí' por 200.000 euros firmado por Cañas.

En su declaración de hoy, Cañas admitió que la firma que figura en el documento es suya, salvo la anotación manuscrita del final del recibo, donde se leen los nombres de Manuel Manrique y Luis del Rivero (que, por el tipo de letra, parece una referencia redactada por Bárcenas). Su confesión hizo perder valor a la prueba caligráfica a la que había sido sometido antes de declarar, para cotejarla con la firma.

El exgerente señaló que Bárcenas le requirió primero firmar un 'recibí' de 100.000 euros, y posteriormente un segundo por 200.000. Después de firmar el segundo, rompió el primero ante él, según su versión.

¿El motivo de firmar un el 'recibí' de un dinero que no recibía? Efectivamente, Cañas señaló que le pareció extraño lo que le pedía Bárcenas, pero que como era su superior, tenía un carácter agresivo, y él estaba empezando en el cargo, prefirió firmar por miedo a perder el trabajo. Actuó "al dictado" de su superior, el extesorero. El juez, según fuentes presentes en la declaración, le llamó la atención sobre cómo, siendo abogado, no se dió cuenta de la trascendencia que tenía firmar un documento de una entrega de dinero que no se producía. "Trató de buscar una explicación racional a lo que hizo", llego a decirle Ruz.

Cañas aseguró que no comentó a sus superiores, entre quienes destacaba la ya presidenta regional, María Dolores de Cospedal, su actuación.

Desde el PP, tras la declaracion de Cañas, se transmitió la versión de que el exgerente del PP castellanomanchego había rechazado tajantemente que Bárcenas le entregase dinero en metálico y había asegurado que era falso que alguna cantidad transferida a la sede regional del partido tuviese relación con alguna empresa constructora, así como que se involucrase en algún tipo de concesión administrativa. También se subrayaba la coincidencia de lo dicho por Cañas con la versión facilitada en su momento por María Dolores de Cospedal.

Cañas, que ha declarado durante una hora en la Audiencia Nacional, figura como imputado por la presunta percepción de una comisión de 200.000 euros a cambio de la adjudicación de una contrata de limpieza en el Ayuntamiento de Toledo a Sufi, filial de la empresa Sacyr. La contrata, por 7 años, se firmó en enero de 2007, por importe total de 43 millones de euros.

Por su parte, el expresidente de Sacyr, Luis del Rivero, negó ante el juez haber pagado los 200.000 euros a Bárcenas, con quien reconoció que se ha reunido más de diez veces para hablar, entre otros asuntos, de la marcha de la Bolsa. También dijo que el extesorero fue uno de los invitados a la boda de su hijo.

Sin embargo, Del Rivero afirmo al juez que era técnicamente posible que el actual presidente de Sacyr, y en el momento de los hechos consejero delegado de la empresa, Manuel Manrique, hiciese entrega de ese dinero al PP de Castilla-La Mancha sin él saberlo, aunque no tiene constancia de que fuese así. Admitió que está distanciado y no se habla con Manrique --que le sucedió en el cargo-- desde 2011.

El expresidente de Sacyr reconoció una decena de entrevistas con Bárcenas, así como encuentros con otros dirigentes del PP como Cospedal, Acebes o el mismo Rajoy (con este último sin el polémico extesorero). Del Rivero justificó no haber admitido sus encuentros con Bárcenas en su anterior comparecencia ante el juez --del pasado mes de mayo-- con una comparación, y es que si se reuniese con Rouco Varela y un cura de barrio podía no recordar a este último (lo que sucedería en reuniones con Acebes o Cospedal en las que estuviese Bárcenas).

En cualquier caso, negó la reuníón conjunta con Bárcenas, Manrique y Vicente Tirado, presidente de las Cortes de Castilla-La Mancha, para tratar el pago de la comisión por la adjudicación de la contrata de Toledo. Aseguró que no hacía pagos a cambio de adjudiaciones, y que se reunía con políticos del PP y de otros partidos porque era el presidente de una empresa importante.

Con Bárcenas se vió en el restaurante 'Orfila' --cercano a la sede del PP--, en la sede de Sacyr, y no descarta que, en alguna ocasión, en la propia sede del PP en la calle Génova. Y a Vicente Tirado asegura que le ha conocido este año en un acto del diario "La Razón" (la reunión denunciada por Bárcenas fue hace seis años)

Del Rivero, que sigue negando haber hecho donaciones al PP pese a que los 'papeles de Bárcenas' reflejen lo contrario, admitió que es militante de dicho partido --por lo que paga las cuotas correspondientes-- y que sí ha hecho aportaciones económicas a la Fundación FAES, que preside José María Aznar.