Público
Público

Susana Díaz advierte a Rubalcaba: "No podemos utilizar la corrupción para aniquilar al contrario"

Tras su reunión en Ferraz, ambos mandatarios tratan de diferenciar el ámbito partidario del institucional para justificar la vuelta a la negociación con el PP que el líder del PSOE había dado por rota por el 'caso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una 'relación magnífica'. Esa es la que mantienen la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, y el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, según se ha empeñado en recalcar este último durante la rueda de prensa posterior a la reunión que ambos han mantenido este miércoles en la sede nacional del PP de la calle de Ferraz de Madrid. Ambos dicen haber dejado de lado las rencillas del 38 Congreso Federal, en el que la máxima mandataria andaluza hizo campaña por quien fue la rival del líder socialista en el cónclave, Carme Chacón.

Y, sin embargo, la sensación que se han llevado muchos de los asistentes a la comparecencia de esta mañana ha sido que aún persisten contradicciones o puntos de vista diferentes entre ambos dirigentes políticos. El principal punto de fricción parece ser el del uso de los casos de corrupción en la actividad política. Díaz, sobre cuyo Gobierno sigue pesando la losa del caso de los ERE falsos, se ha mostrado contraria a utilizar las tramas en la confrontación entre partidos políticos.

'No podemos utilizar la corrupción para aniquilar al contrario', ha dicho la presidenta andaluza, al lado del Rubalcaba que ha hecho del caso Bárcenas que afecta al PP uno de sus principales ejes de la labor de oposición al Gobierno de Mariano Rajoy. 'La corrupcíón política tiene que salir de la trinchera, no puede formar parte de la confrontación entre partidos', ha insistido Díaz ante la atenta mirada del líder de su partido.

Precisamente a Rajoy, con quien Rubalcaba rompió relaciones hace ya meses por su falta de explicaciones sobre el extesorero de los conservadores, Díaz le instará mañana, en la reunión que ambos mantendrán en La Moncloa, a promover un pacto de regeneración política en contra de la corrupción. Porque en su opinión, la labor del PSOE es luchar 'contra todo tipo de corrupción, sea de un partido o de otro'.

A pesar de esas dos posturas diferenciadas, ni Rubalcaba ni Díez han visto contradicción alguna entre sus discursos. Porque 'hay que distinguir muy claramente el ámbito partidario del ámbito institucional', se justificaba el secretario general de los socialistas. 'A mí que la Junta de Andalucía y su presidenta digan que 'hay casos de corrupción que afectan al trabajo de los gobiernos autonómicos y al trabajo del Gobierno de España y en esto tenemos que hablar' me parece un ejercicio de responsabilidad institucional', ha remarcado.

Y es que, a su juicio, 'otra cosa distinta es lo que haga el PSOE en las Cortes Generales', que forma parte del ámbito de discusión 'partidaria', ha dicho. En este punto, Rubalcaba ha querido ser claro y contundente: 'Ese ámbito me corresponde a mí. Y en ese ámbito el PSOE le ha propuesto al conjunto de partidos de la cámara crear una subcomisión en la cual trabajar sobre todas las propuestas que lleguen de todos los sitios en materia de corrupción: del Gobierno, de los grupos políticos y de las comunidades autónomas'.

Durante la reunión, los dos dirigentes han tratado los temas que Díaz planteará mañana a Rajoy en su reunión en La Moncloa. Además la presidenta andaluza le ha manifestado a Rubalcaba su intención de ser la próxima secretaria general de los socialistas andaluces en sustitución de su también predecesor en la Junta, José Antonio Griñán.