Publicado: 10.06.2014 08:06 |Actualizado: 10.06.2014 08:06

Susana Díaz evita la pelea por el liderazgo del PSOE y abre un pulso entre Madina y Sánchez

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"Mi lugar está aquí. En Andalucía". La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha decidido evitar el cuerpo a cuerpo en un congreso extraordinario del PSOE y asegurar su permanencia al frente del Ejecutivo andaluz. Ella no pugnará finalmente por suceder a Alfredo Pérez Rubalcaba al frente de la Secretaría General del partido y así lo ha anunciado a primera hora de este martes. Allana así el camino al secretario general del Grupo Socialista, Eduardo Madina, y al diputado madrileño Pedro Sánchez. Se avecina un duelo entre ambos, aunque Madina aún no ha confirmado oficialmente su candidatura al cónclave, donde algunos le ven ya como el claro favorito de la cita que se celebrará los días 26 y 27 de julio. 

Díaz ha dado la esperada noticia tres días antes de que dé comienzo el plazo para recoger los avales para el mencionado congreso. Y tras su decisión podrían estar, según fuentes del PSOE de Andalucía, las dificultades que ha tenido para lograr la unanimidad en torno a su candidatura. Ella tuvo el respaldo de casi todos los barones socialistas, si bien no se ha podido asegurar el apoyo de las bases, que reclaman más participación y apertura del partido. Precisamente por esta razón el propio Madina había condicionado su presentación al cónclave a que la Ejecutiva facilitara una consulta a la militancia previa al congreso, que finalmente se celebrará el próximo día 13 de julio. 

En una entrevista en la Ser, Díaz ha asegurado que ha tomado su decisión tras hablar "con mucha gente" y porque no quiere defraudar a quienes han confiado en ella. "Voy a cumplir con mi compromiso con Andalucía", ha añadido una y otra vez, antes de reconocer que los ciudadanos andaluces le paran por la calle diciéndole: "No te vayas"."Yo tengo en estos momentos el mayor regalo que se puede tener en política, que es el cariño de la gente", ha remachado.

"Como mejor ayudo en estos momentos al PSOE es haciendo las cosas bien en Andalucía y demostrando que se pueden hacer de otra manera", ha insistido. Y por eso ha considerado que como contribuye "a Andalucía, a España y al prestigio de la política" es "cumpliendo" su palabra. "Tengo que darle estabilidad política a la comunidad autónoma más poblada de este país en un momento difícil", ha remarcado.

Lo que no ha querido aclarar es a quién respaldará en el congreso. Ella, que es la dirigente socialista con mayor poder institucional y orgánico al dirigir la federación que representa a cerca de un 25% del partido, será en todo caso determinante para inclinar la balanza a favor de uno u otro candidato. Pero no ha dicho si apostará por Madina -contra quien distintas fuentes la consideraban enfrentada por el poder en el PSOE-, si lo hará por el diputado madrileño Pedro Sánchez, o si optará por el único que, por el momento, ha dado el paso y ha confirmado que luchará por suceder a Rubalcaba, el miembro de Izquierda Socialista, José Antonio Pérez Tapias. "Será quienes decidan los militantes".