Publicado: 10.11.2016 21:30 |Actualizado: 10.11.2016 21:30

Susana Díaz moviliza a todo el Parlamento contra lo que considera el “último agravio” de ERC a Andalucía

La presidenta de la Junta recaba de urgencia el apoyo unánime de todos los grupos para responder a una consejera catalana que acusó al Gobierno andaluz de enviar a los menores inmigrantes tutelados a Catalunya. 

Publicidad
Media: 3.75
Votos: 4
Comentarios:
Susana Díaz moviliza al Parlamento contra lo que denomina "el último agravio" de ERC a Andalucía. / Europa Press

Susana Díaz moviliza al Parlamento contra lo que denomina "el último agravio" de ERC a Andalucía. / Europa Press

SEVILLA.- Las declaraciones de una consejera catalana de ERC contra el Gobierno andaluz han provocado la indignación de Susana Díaz, que ha puesto en pie de guerra a todo su gabinete, y luego, ha movilizado a todos los grupos del Parlamento autonómico, hasta que éste ha aprobado por unanimidad una declaración institucional de alto voltaje político. La polémica surge el miércoles en Cataluña, cuando el grupo de Ciudadanos en el Parlament cuestiona la gestión de la consejera de Trabajo y Asuntos Sociales, Dolors Bassa, en relación a los menores tutelados por la Generalitat que inhalan cola en Barcelona.

El repunte de jóvenes, la mayoría inmigrantes, adictos al pegamento se ha convertido en un asunto grave en la ciudad condal. Bassa se defendió denunciando que la mayoría de los afectados venía de otras ciudades de España, acusando específicamente al Gobierno de Andalucía de “mirar para otro lado”. La formación de Albert Rivera sustenta al Gobierno de Díaz, de ahí que la consejera de ERC les espetase: “Hable con los suyos de Ciudadanos en Andalucía y les pregunta por qué los menores vienen a Catalunya”.



La Cámara autonómica tilda de “xenófobas y ofensivas” las palabras de Dolors Bassa, y exige a ERC que no se entrometa

Estas palabras han incendiado el Parlamento andaluz, cuando llevaba más de diez horas de sesión plenaria. Todos los grupos -PSOE, PP, Podemos, Ciudadanos e IU- han aparcado sus diferencias para firmar conjuntamente un manifiesto de repulsa contra ERC y la consejera catalana. “Consideramos intolerable la intromisión y la falta de rigor y respeto a la infancia y concretamente a los menores extranjeros no acompañados por parte de la consejera Dolors Bassa del Gobierno catalán, que ha acusado en sede parlamentaria al Gobierno de Andalucía de mirar a otro lado y hacer que los jóvenes vayan a Catalunya a fin de justificar las críticas a su departamento”, reza la declaración institucional.

El Parlamento tilda de “xenófobas y ofensivas” las palabras de Bassa, la acusan de “atentar contra la solidaridad social que debe existir entre todas las comunidades” e insta “concretamente a ERC a respetar la autonomía política y de gestión de Andalucía”.

“Hable con los suyos de Ciudadanos en Andalucía y les pregunta por qué los menores vienen a Catalunya”, advirtió la consejera catalana de ERC a Albert Rivera

Todo ha ocurrido en cuestión de dos horas. El Ejecutivo andaluz en pleno se encontraba esta mañana en el Parlamento, durante una sesión de control rutinaria, cuando sus señorías se hicieron eco de las duras declaraciones que un día antes había hecho la consejera catalana. Al principio, el Ejecutivo andaluz ignoró el asunto, desde Presidencia se optó por no entrar en la polémica, y pidieron a la consejera andaluza de Bienestar Social, María José Sánchez Rubio, que no respondiera.

Pero pasadas las horas, ya por la tarde, las acusaciones de la diputada independentista llegaron a oídos de Susana Díaz que, indignada, cambió el registro drásticamente y mandó a Sánchez Rubio a dar una réplica contundente. “Es absolutamente intolerable que Bassa diga que no atendemos a los menores que llegan a Andalucía. Están perfectamente atendidos, a lo largo del año hemos recibido a 821, de hecho colaboramos con ACNUR para asistir a menores refugiados. No vamos a aceptar más ataques e insultos de ERC”, explicó la consejera con contundencia. No quedó ahí. La sesión plenaria había empezado por la mañana temprano, y seguía su curso en el Parlamento pasadas las 19.00 horas, cuando Susana Díaz decidió gestionar en persona con el líder del PP-A, Juan Manuel Moreno, la redacción consensuada de una declaración institucional para que la Cámara autonómica se pronunciase rechazando los “insultos y agravios” de la consejera catalana antes de que acabase el Pleno.

La presidenta andaluza, Susana Díaz, poco antes de la sesión de control al Gobierno este jueves en el Parlamento de Andalucía en Sevilla. / EFE

El portavoz parlamentario socialista, Mario Jiménez, negoció por su parte con la líder de Podemos, Teresa Rodríguez, y el de IU, Antonio Maíllo. Estas dos formaciones no estaban conformes con la redacción consensuada entre PSOE, PP y Ciudadanos, y propusieron modificaciones a la declaración institucional. El partido morado fue el que más dudó, pero quedarse en solitario habría sido un señalamiento político.

No hace ni una semana que el Gobierno andaluz, preso de la indignación, salió en tromba a responder a las duras acusaciones que el diputado de ERC, Gabriel Rufián, vertió sobre la presidenta Susana Díaz durante su intervención en el debate de investidura de Mariano Rajoy. Rufián acusó al PSOE de haber traicionado a muchos socialistas al facilitar el Gobierno al PP, y de estar doblegados a la presidenta de la Junta, a la que sin citarla llamó “cacique”. “¿No les da vergüenza doblegarse a los designios de una cacique que gobierna la comunidad autónoma con una de las tasas de paro y fracaso escolar más altas?”, había dicho el diputado independentista a la bancada socialista en el Congreso.

Varios miembros del Ejecutivo andaluz, incluida la propia Díaz, reprocharon duramente a Rufián sus “insultos a Andalucía y a su presidenta”, y de paso, cargaron contra Podemos, porque sus diputados aplaudieron la intervención del miembro de ERC.