Publicado: 30.10.2016 16:27 |Actualizado: 02.11.2016 11:50

A 140 O MÁS...

Susana Sumelzo: “Estoy orgullosa de mi ‘no’ a Rajoy”

La diputada por Zaragoza, una de los quince que rompieron la disciplina de voto del PSOE, reclama la convocatoria urgente del Congreso Federal para “unir al partido desde el respeto, no desde la imposición”.

Publicidad
Media: 4.56
Votos: 16
Comentarios:
La diputada socialista Susana Sumelzo en la tribunal el Congreso. EFE

La diputada socialista Susana Sumelzo en la tribunal el Congreso. EFE

MADRID.- Agustina de Aragón llaman algunos a la primera diputada del PSOE que, tras la resolución del Comité Federal que decidió prestar su abstención al gobierno de Rajoy, anunció que rompería la disciplina del partido.

Dicho y hecho. Susana Sumelzo (Ejea de los Caballeros, 1969) es una de los quince rebeldes socialistas que esperan la decisión que tome el PSOE sobre su futuro. Aunque las sanciones “me dan lo mismo”, dice la aragonesa, miembro de la Ejecutiva de Pedro Sánchez y amiga personal del militante de Tetuán.



No aclara si se subirá este lunes con él en el Peugeot con el que el exsecretario general del PSOE va a poner en marcha su campaña para reliderar el partido. Pero, como él, reclama la celebración urgente del Congreso y que vuelva a consultarse a las bases. “Dar la voz a los militantes no es ninguna “Operación Triunfo”, responde a su jefe, Javier Lambán. “Todo lo contrario: es democracia interna”.

¿Cómo está después de lo que sucedió el sábado?

Tengo la conciencia muy tranquila. En mi voto había un componente individual de conciencia pero también un fuerte sentido colectivo. Los que votamos “no” estábamos dando voz a miles de militantes y votantes que no comparten la decisión de un Comité Federal que terminó dividido 60 a 40. Y que tampoco entienden la abstención en bloque. Una técnica hubiera sido suficiente para dar el gobierno al PP.

¿Qué calificativo pone a lo que hicieron sus compañeros?

Respeto su voto, aunque no lo comparta.

Mientras ustedes votaban, en la calle la gente gritaba “Psoe, PP, la misma mierda es”.

Logramos con nuestras iniciativas de oposición y con mucho trabajo que esas comparaciones no existieran. Facilitando un gobierno del PP lo vamos a tener que oír durante un tiempo. Va a ser duro.

Contaba con que se abstuvieran los cercanos a lo gestora, pero que lo hicieran compañeros como Cesar Luena ¿le sentó?

Respeto a todos, aunque no comparta el sentido de su voto. No quiero que se me otorgue ninguna superioridad moral por hacer lo que tenía que hacer en conciencia. Adquirí un compromiso con los electores y con un programa. No podía fallarles.

¿No son ‘sagradas’ las resoluciones del Comité Federal?

La palabra dada es sagrada. Y la coherencia en política es la que nos da la credibilidad. Uno de los grandes problemas que existen en la política hoy, no sólo en el PSOE, es la falta de credibilidad. Muchas veces hacemos lo que dijimos que no íbamos a hacer.

Usted respeta a los compañeros, pero a usted le echó la bronca una compañera por no aplaudir el discurso de Antonio Hernando.

Hemos vivido un momento excepcional, de muchos nervios. A veces se echa en falta el respeto a las decisiones que toman los compañeros. Pero no voy a valorar esa cuestión, me resulta muy desagradable.

Valore el discurso de su portavoz.

No puedo hacer una valoración positiva. El PSOE se presentó a las elecciones con un compromiso, un contrato con los ciudadanos. Y en política no vale todo. Los compromisos hay que cumplirlos.

Menudo papelón el de Hernando…

Imagino que fue muy difícil para el portavoz defender algo absolutamente contrario a lo que veníamos diciendo hasta ahora. Pero más allá de eso, tenemos que rendir cuentas, no sólo a los órganos del partido, sino a los electores que nos votaron. No puedo hacer una valoración positiva.

“Seguimos siendo socialistas”, le dijo a Rajoy.

Seguimos siendo socialistas, aunque con nuestro voto hayamos facilitado un nuevo gobierno del Partido Popular.

¿Se cree lo de “la vigilancia estrecha” al líder de la oposición? Hay quien dice que ya se habrían pactado un par de presupuestos.

Mucha gente nos mira asustada y asombrada por lo que ha ocurrido. El presidente de Gobierno del PP lo es, por primera vez en democracia, gracias al voto del Grupo Socialista. Pero tenemos que seguir mirando hacia delante, trabajando por un proyecto colectivo en el que mucha gente sigue teniendo esperanza.

¿Qué le dice a Susana Sumelzo la militancia?

Sólo he recibido muestras de cariño y de apoyo de gente que reconoce en mi voto, su voto. Me escriben para decirme que se sienten representados en por los que hemos votado “no”. Aunque ya dije lo que iba a hacer y por qué lo iba a hacer, yo rendiré cuentas de mi voto ante los electores de Zaragoza. Mi obligación ahora es ponerme a trabajar en lo que a ellos de verdad les interesa: sus problemas, nos los problemas del PSOE.

¿Cómo vivió la despedida de Pedro Sánchez? ¿Se le escapó alguna lágrima como a él?

No. Es una decisión personal que respeto, independientemente de que la comparta o no. Es un compañero que ha sido secretario general y tiene todo mi respeto.

¿Se subirá Susana Sumelzo en el coche de Sánchez este lunes?

Aún no se ha convocado el Congreso para elegir candidato. Lo importante ahora es recuperar la unidad, aunque no desde la imposición sino desde el respeto a la diversidad. Comparto plenamente el proyecto socialista y es bueno que, en este momento, se rebaje la tensión. El PSOE puede seguir contando conmigo.

Sánchez también dijo lo de “coser al PSOE” pero dando voz a la militancia.

Y estoy totalmente de acuerdo. Él fue secretario general con el voto de todos los militantes. La política debería mantenerse en esa línea: la de la participación, la transparencia y el respeto a la diversidad. Suscribo las palabras de Pedro: hay que dar voz a la militancia.

Pero la gestora no parece estar por la labor, al menos de momento. ¿Se puede forzar el Congreso con la recogida de firmas?

Yo no he tenido nada que ver con el proceso de recogida de firmas. Pero sí, quiero que se convoque un congreso federal ya. El PSOE necesita un liderazgo fuerte, con personas que tengan ganas de sumar, no de dividir, para que el partido salga de esa situación tan complicada en la que se ha metido él solito.

¿Cómo está el militante de Tetuán? Estuvo con usted con Sánchez horas antes de que entregase el acta.

Fue casual. Sabíamos que estaba en su despacho y Margarita Robles y yo subimos a saludarlo. Lo vi fuerte y tranquilo, como es él. Por muy complicadas que hayan sido las situaciones que ha vivido, Sánchez siempre transmite serenidad.

Su jefe, Javier Lambán, escribió ayer sobre Sánchez en Twitter: “Demos por concluida la Operación Triunfo que empezó en julio de 2014”

Me reservo la opinión sobre las palabras de Javier Lambán. Dar la voz a los militantes del Partido Socialista no es ninguna “Operación Triunfo”. Todo lo contrario: es democracia interna.

¿El resto de sus compañeros de Aragón tampoco se lo han puesto fácil?

No tengo ningún problema con el PSOE. Muchos compañeros han apoyado mi “no”. A determinadas declaraciones fuera de tono es mejor no darles importancia. Descalifican al que las hace.

¿Sabe ya cuál va a ser el precio de su rebeldía?

No tengo ni idea, pero me da lo mismo. He emitido mi voto en conciencia, en representación de millones de votantes que querían un “no” a las políticas del Partido Popular. En cuanto a la disciplina interna, me puedo acoger al 40% del Comité Federal. Además, podría haberse optado por una abstención mínima para la gobernabilidad y no fue así.

¿Lo volvería a hacer?

Ya en julio dije que no me abstendría ante un gobierno del PP y volvería a hacer lo mismo. Estoy orgullosa de haber votado “no” por la gente que hubiera votado “no” a Mariano Rajoy.

¿No se le ha pasado por la cabeza dejar el escaño?

Si el partido quiere que eso suceda, sucederá. Pero tengo muchas cosas por hacer y las quiero hacer dentro del Partido Socialista. No voy a dejar el acta.