Público
Público

Susana Díaz logra un triunfo para el PSOE… y para ella

La dirigente socialista, sin cubrir sus objetivos de buscar una estabilidad parlamentaria, sale triunfante de las elecciones tras el hundimiento del PP

Publicidad
Media: 4
Votos: 1
Comentarios:

La presidenta de la Junta de Andalucía y candidata socialista, Susana Diaz, celebra con los militantes del partido los resultados en las elecciones de este 22-M. REUTERS/Marcelo del Pozo

SEVILLA.-Susana Díaz logró los mismos diputados que José Antonio Griñán hace tres años, y obtuvo el menor porcentaje de votos del PSOE en un feudo tradicionalmente socialista en toda su historia, pero consiguió un importante triunfo para el PSOE y, sobre todo, para ella. Levantó la bandera de que el PSOE sigue pudiendo ganar elecciones, donde hace tres años ganó el PP, y que a Podemos aún le queda recorrido.

Conseguir este resultado, con la irrupción de Podemos y de Ciudadanos, se consideró un triunfo en las filas del PSOE, que lo celebró en Andalucía como si fuera una mayoría absoluta. En Ferraz también estaban contentos, era lo justo y necesario. “Ni más, ni menos”, comentó un dirigente de la Ejecutiva Federal.
A Susana Díaz le tocará ahora gobernar y, sobre todo, decidir. Tiene posibilidades de hacerlo con Ciudadanos y con Podemos, pero posiblemente decida pilotar sola el barco andaluz que ha vuelto a recuperar".

Llegó al cuartel general del PSOE-A levitando entre sus seguidores, que durante la tarde preveían una victoria más corta. Y en tres minutos despachó su victoria: “Vamos a ser consecuentes con lo que andaluces han manifestado. En primer lugar, que el PSOE ha vuelto a ganar las elecciones en Andalucía. En torno a diez puntos sobre la segunda fuerza política. Esto es una satisfacción y una responsabilidad".

Pero el resultado también es fiel reflejo de la pluralidad que existe en la sociedad. Aspiro a que podamos unir a todos los andaluces. Nuevo tiempo para el diálogo, para coser, para unidad y la estabilidad”.

Con gritos de “¡presidenta, presidenta!”, Díaz recordó que es la primera vez que una mujer gana unas elecciones en Andalucía, y planteó “renovar la sociedad con las nuevas fuerzas políticas, porque se abre una nueva etapa”.

Pero las claves políticas del resultado se leían más allá de Andalucía. Sin conseguir lo que pretendía (un colaborador cercano a Díaz aseguraba que estaba convencida de la mayoría absoluta) lo cierto es que Susana Díaz se consolida en las urnas, con más poder del que aún tenía, y con una legitimidad que hasta ahora no ostentaba al haber sido designada siempre por delegación.

El secretario federal de Organización del PSOE, César Luena, en la sede del partido para festejar la victoria de Susana Díaz en las elecciones en Andalucía. EFE/Paco Campos

En Ferraz estaban contentos, pero a medias. Aunque Pedro Sánchez ya se encargó de decir el viernes que el triunfo electoral en Andalucía era de todos. De momento, es el primero que logra al frente de la Secretaría General del PSOE, la pregunta es si se lo puede atribuir.

Pero, en clave interna, hay mucha trampa y mucho recorrido. Quedan las elecciones autonómicas y municipales, las odiosas comparaciones con lo que ha pasado en Andalucía, y luego, el proceso interno de primarias en el partido para elegir al candidato a la Presidencia del Gobierno. Tal vez, hoy sea una amarga victoria en Ferraz.

Una simpatizante del PSOE observa en la sede federal la comparecencia por televisión de la candidata socialista a la Presidencia de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. EFE/Paco Campos