Publicado: 16.07.2015 23:23 |Actualizado: 17.07.2015 09:00

Se tensan las primarias de los socialistas madrileños, con la
mirada puesta en clave estatal

Los debates, el censo y la fecha electoral crispan las relaciones entre los equipos de Sara Hernández y Juan Segovia. Cada vez está más nítido que detrás se esconde un pulso entre Ferraz y los dirigentes que no apoyan a Pedro Sánchez.

Publicidad
Media: 1.83
Votos: 6
Comentarios:
Sara Hernández y Juan Segovia pugnan por la Secretaría General del PSM.

Sara Hernández y Juan Segovia pugnan por la Secretaría General del PSM.

MADRID.- Casi ha pasado una semana desde la presentación de avales y, en principio, parecían que las aguas bajaban tranquilas en las primarias internas del Partido Socialista de Madrid (PSM) a la Secretaría General, entre Sara Hernández, alcaldesa de Getafe; y Juan Segovia, diputado de la Asamblea de Madrid.

Pero todo apunta a que en los diez días que restan hasta la votación del día 26 de julio el ambiente se va a caldear, tanto por los propios protagonistas y sus equipos, como por factores externos al mero proceso de elección del próximo líder madrileño, que miran más en clave estatal en el ámbito del PSOE.



De momento, en una reunión celebrada esta semana, han surgido las primeras fricciones entre los equipos de ambas candidaturas. La candidatura de Segovia lleva días reclamando el censo de los militantes con poco éxito y, además, plantea celebrar todo tipo de debates que se les propongan.

Sin embargo, la candidatura de Sara Hernández asegura que en dicha reunión se acordó celebrar sólo uno, en la sede del PSM en la plaza de Callao, y muestra su sorpresa por el cambio de actitud de Segovia.

Otro punto de fricción fue que el equipo de Hernández propusiera abrir las urnas más de un día, al estar convocadas las elecciones en una fecha tan vacacional como es el 26 de julio. La candidatura de Segovia se opuso al entender que ellos no habían elegido la fecha y propusieron posponer la cita hasta septiembre, a lo que se negó la candidatura rival.

Así las cosas, ambos candidatos intentan mantener el juego limpio que han exhibido hasta ahora y dejan los enfrentamientos para sus equipos, pero por detrás se están moviendo más cosas, con o sin el consentimiento de ambos candidatos.

Ferraz contra los descontentos con Sánchez

Aunque ambos siguen rechazando las etiquetas, cada vez es más claro que Sara Hernández fue elegida por Ferraz a dedo para hacerse con el partido en Madrid y ser un apoyo claro a Pedro Sánchez en el equilibrio de federaciones socialistas; y que Juan Segovia aglutina a todos los descontentos con el “sanchismo”, aunque él no se quiera dar por enterado.

Así, Ferraz y la gestora que dirige Rafael Simancas, con prudencia y en la sombra, tienen claro para quien buscan apoyos. El respaldo de los grandes alcaldes y agrupaciones de Madrid con el que cuenta Sara Hernández parece, a priori, que le da un colchón suficiente para ganar como se ha demostrado en la recogida de avales, pero cada vez se fían menos de lo que pueda pasar el 26 de julio.

Detrás de Segovia, se está moviendo a su favor Tomás Gómez, sin que se visualice mucho su respaldo. Así como otros dirigentes socialistas que nunca han visto con buenos ojos a Pedro Sánchez. Ha recogido el respaldo de José Luis Rodríguez Zapatero –no su aval, porque no milita en el PSM-, así como el de Felipe González, o el de Izquierda Socialista en Madrid. Incluso, se habla que también se mueve entre bambalinas Susana Díaz.

Fuentes cercanas a Segovia admiten que le respalda mucha gente no contenta con Pedro Sánchez, pero que el candidato no está en esa pelea y que, de ganar, trabajará porque el líder socialista llegue a La Moncloa. Dichas fuentes indican que el candidato de la agrupación de Fuencarral no quiere entrar en esas disputas y que va un proyecto transformador y diferente a lo que hasta ahora ha sido el PSM, no entrando en guerras de familias.

Lo mismo dicen fuentes del equipo de Sara Hernández, que aseguran que su campaña es autónoma, basada en los apoyos que la impulsaron a presentarse y que así será hasta el final. Quedan diez días hasta el 26 de julio, pero todo apunta que unas primarias en el PSM seguirán pareciéndose mucho a lo que siempre han sido unas primarias en el PSM.