Publicado: 03.10.2016 21:31 |Actualizado: 04.10.2016 13:25

Teresa Rodríguez: "No abstenernos con Susana Díaz nos dio independencia política"

La secretaria general de Podemos en Andalucía critica el centralismo de su partido y explica en esta entrevista a 'Público' por qué ha creído necesario el "impulso" de unas primarias: "Debemos pasar de una organización basada en los personalismos, entre los que me incluyo, a otra que dependa más del protagonismo colectivo".

Publicidad
Media: 4.65
Votos: 17
Comentarios:
"El problema de Podemos es que hay liderazgos muy marcados", dice Teresa Rodríguez.

"El problema de Podemos es que hay liderazgos muy marcados", dice Teresa Rodríguez.

SEVILLA.— Teresa Rodríguez (Rota, Cádiz, 1981) ha pillado por sorpresa incluso a los suyos al convocar las primarias entre el 7 y el 9 de noviembre para elegir a la nueva dirección de Podemos en Andalucía. La actual secretaria general ha sido la primera en formalizar su candidatura, que probablemente se termine enfrentando a una corriente crítica presentada este mismo lunes por cuatro diputados críticos de su grupo parlamentario.

¿Por qué se ha lanzado a unas primarias cuando apenas lleva año y medio en la dirección de Podemos Andalucía?

Porque ya desde la asamblea ciudadana de Podemos en Vistalegre se planteó la necesidad de repensar la organización del partido cuando acabase este largo ciclo electoral. Y porque en Andalucía necesitábamos debatir sobre el futuro de nuestra formación tras las autonómicas. Es verdad que aún está abierta la posibilidad de otras elecciones en diciembre, pero creo que el ciclo electoral ha cambiado. Quizá la crisis del PSOE se traduzca en un cambio ostensible del voto de la ciudadanía, no sé, pero al abrirse la posibilidad de las primarias, pensé que en Andalucía necesitábamos ese impulso.



Para ese impulso, ¿no bastaba un debate interno en la dirección que ya existe? ¿O desconfía de su ejecutiva actual?

Claro, yo manifesté que en la dirección no tenía mayoría. Esa ejecutiva fue fruto de un acuerdo entre distintos agentes políticos, con distinto peso, y que hoy por hoy no son los mismos. La convocatoria de esta asamblea ciudadana es señal de abrir el debate a los afiliados, no quedárnoslo para nosotros dentro de la organización. Era preciso reencontrarnos con la gente.

¿Cree que se están distanciando de las bases?

Bueno, ahora ni siquiera tenemos organización provincial en Andalucía. Tenemos el mismo modelo organizativo aquí, con ocho provincias, que en La Rioja: direcciones autonómica y municipales, pero no existen órganos provinciales ni comarcales, ni vasos comunicantes entre los círculos, los consejos ciudadanos provinciales, las candidaturas municipalistas y la dirección andaluza. Eso es disfuncional.

¿Aspira a un modelo organizativo como el del PSOE, con barones provinciales?

"Si en mi grupo todos estuvieran de acuerdo conmigo, esto no sería Podemos”

Bueno, no es por los barones. Pero la excusa de no tener barones no puede servir para que las organizaciones a nivel local no tengan absolutamente ninguna capacidad de incidir en el partido a nivel regional. Y hoy por hoy es así. Estamos perdiendo nuestro principal potencial, que son quienes construyen la organización desde abajo. Yo he dicho que debemos pasar de una organización basada en los personalismos, entre los que me incluyo, a otra que dependa más del protagonismo colectivo.

Decía al presentar su candidatura: “Corremos el riesgo de adaptarnos a las moquetas”. ¿A qué se refiere?

El 15M, las mareas y los indignados expresaban una voluntad impugnadora de las fuerzas políticas. Ese fue el “no nos representan”. Uno de los principales riesgos que corre Podemos es que lo terminen viendo como igual del resto de partidos, que nos homologuemos con las formaciones clásicas. Que a fuerza de convivir más con diputados y concejales, acabemos pareciéndonos más a nuestros adversarios políticos que a nuestras bases sociales. Debemos recuperar la acción social, en las calles. Tenemos que ser un partido de activistas.

Pero ahora no ocupan las calles, sino las instituciones.

Un partido con dos años de existencia, de repente, ostenta una enorme, enorme, enorme cantidad de cargos públicos en muy poco tiempo. Y eso hay que saber asimilarlo. Las instituciones son trajes hechos a la medida de los partidos que ya existen, no están hechos para la gente. Son templos al cinismo, espacios donde se te olvidan los motivos por los que llegaste. Nosotros no estamos exentos de contagiarnos de eso. Y eso sería el fin de Podemos. Tenemos que seguir haciendo el trabajo intenso institucional que hacemos, pero a la vez recordar que nuestras alianzas fundamentales están fuera, con la gente.

Teresa Rodríguez, en un momento de la entrevista.

Su candidatura es la primera que plantea un Podemos federal en Andalucía. ¿Se ha sentido tutelada desde Madrid?

Sí, pero no es sólo un sentimiento. Es que Vistalegre decidió que la organización de Podemos sería así, altamente centralista. Salió con 80% de los votos, aunque algunos nos opusimos entonces. Incluso la conformación de las listas aquí para las generales se hizo desde Madrid, y aquello no estuvo exento de dificultades. No es un sentimiento, es que el Podemos nacional ha tomado muchas decisiones importantes sobre Andalucía. Ahora todos coincidimos en la necesidad de descentralizar el partido, incluso algunos que antes defendieron el centralismo, y eso me congratula. Nosotros debemos ser punta de lanza en Andalucía para empezar a dar pasos en ese sentido.

Si su candidatura sale vencedora, usted ha garantizado que irá al registro a inscribira Podemos Andalucía. Y si la dirección nacional no la respalda, ¿abandonará su cargo?

Yo creo que es posible acompasar los ritmos de la dirección estatal y la andaluza, no estoy por la ruptura. Pero desde luego eso no debe suponer una dilación en el tiempo, y menos un incumplimiento de lo que haya decidido la asamblea andaluza. No somos Podemos en Andalucía, sino andaluces que construyen Podemos desde aquí.

¿Se ha marcado un plazo?

Entiendo que durante el año que viene se producirá este debate a nivel estatal, se reabrirá la asamblea ciudadana estatal, y en ese marco llevaremos lo que ya hayamos decidido, que espero que sea una organización federal.

Este lunes, cuatro diputados de su grupo han presentado un proyecto alternativo al suyo. ¿Hay una fractura de criterios y sensibilidades dentro del grupo parlamentario de Podemos?

“No es que me sienta tutelada, es que el Podemos nacional decide sobre Andalucía”

Hay muchas sensibilidades dentro del grupo. Si dijera que el grupo parlamentario de Podemos en pleno está siempre de acuerdo con la posición de Teresa Rodríguez, estaría definiendo una organización que no es Podemos. Yo he trabajado con Carmen Lizarraga y con Esperanza Gómez con mucha sintonía. Que ellas presenten otro proyecto me parece bien, porque las primarias que he convocado tienen que ser primarias reales. No lo he convocado porque sé que lo voy a ganar, sino porque necesitamos que distintas posiciones debatan para sacar síntesis superadoras. Eso es salud democrática. Si no hubiera críticos, tendríamos un grave problema en Podemos.

Entiendo, pero al final también están dirimiendo quién va a pilotar el partido, ¿no?

Sí, en su momento hubo conversaciones para ir juntos, pero se decidió que no, porque había ideas diferentes. Pero insisto, esto es saludable.

Ahora, con perspectiva, viendo lo que le ha sucedido al PSOE estos días, ¿cree que hizo todo lo posible por llegar a un acuerdo de investidura con Susana Díaz?

Lo que ha demostrado el Comité Federal del PSOE es que la principal preocupación de Susana Díaz es parar a Podemos. Lo es desde que adelantó las elecciones andaluzas en 2015, y desde entonces, esto ha guiado su acción política. Incluso presume explícitamente de haber sido la que ha frenado a Podemos.

Cuando le oigo hablar de Díaz pienso en lo que me acaba de decir sobre el riesgo de perderse en el mare magnum político y alejarse de la ciudadanía. ¿Cómo le explican a la gente que dos partidos de izquierdas no logran ponerse de acuerdo en Andalucía o en España?

Quien decidió fue Susana Díaz, ella optó por la alianza con Ciudadanos y no con Podemos.

Entiendo la crítica a Susana Díaz, ¿pero no han hecho nada de autocrítica ustedes?

Podemos planteó tres condiciones muy claras y realizables a Díaz. El PSOE aceptó esas tres propuestas en Aragón, más otras siete, y empezaron a gobernar con apoyo de Podemos. ¿Usted cree que entre una fuerza como Ciudadanos, absolutamente entregada, y nosotros, que somos un partido exigente e incómodo, Díaz iba a preferirnos? Estamos en política para generar una convulsión. Somos socios más incómodos, y ella prefirió a Ciudadanos.

¿Ahora no existe ningún hilo de comunicación entre PSOE-A y Podemos a nivel orgánico? ¿Los puentes están rotos?

El PSOE me pidió un enlace para poder tener una comunicación fluida con nosotros a nivel orgánico y en ningún momento han hecho uso de ese teléfono. Pero en cada comisión parlamentaria sí hay relación institucional con ellos. Coincidimos en el debate teórico, pero no en el legislativo.

"Uno de los principales riesgos que corre Podemos que a fuerza de convivir más con diputados y concejales, acabemos pareciéndonos más a nuestros adversarios políticos que a nuestras bases sociales"

¿La dirección nacional influyó de alguna manera en la decisión de Podemos Andalucía de negarle la investidura a Susana Díaz?

[Silencio largo] En su momento hubo una intención para que llegáramos a un acuerdo rápido. Íñigo (Errejón) pensaba y entendía que debíamos abstenernos en segunda votación. Luego hubo un debate más calmado con la dirección estatal, y fue Pablo Iglesias quien dijo que aquí teníamos toda autonomía para llevar adelante las negociaciones. Así nos hemos librado de estar amarrados a un Gobierno como el de Susana Díaz. Si nos hubiéramos abstenido, hoy estaríamos agarrados de pies y manos como lo está Ciudadanos. No abstenernos con Susana Díaz nos ha procurado algo que es fundamental en política: autonomía e independencia política.

Incluso entre los suyos he oído hablar de pablistas y errejonistas. ¿Hasta qué punto es real esta disyuntiva aquí en Andalucía?

A mí, según el medio de comunicación, me han apuntado a las filas pablistas y a las errejonistas. Cuando dije que Podemos debía facilitar la investidura a Pedro Sánchez, la Sexta me llamó errejonista. Creo que ni Pablo ni Íñigo están de acuerdo con que se conformen los bloques de los que supuestamente son líderes intelectuales. No les gusta que les utilicen para crear bandos dentro del partido, pero es verdad que existen sensibilidades distintas. El problema es que hay liderazgos muy marcados, si no, en vez de hablar de errejonistas y pablistas, se hablaría de movimentistas e institucionalistas, de moderados y rupturistas, de centralistas y federalistas… Eso sería un debate razonable, pero como Podemos está tan marcado por los líderes, se acaba hablando de pablistas y errejonistas. Lo que más me impresionó del Comité Federal del PSOE, de aprendizaje para no repetir errores, fue que la dirección impidió que la votación fuese secreta o a mano alzada. Hay personas que entendían que si se votaba en secreto, el resultado sería distinto. Y eso es tremendo.