Publicado: 14.02.2016 13:10 |Actualizado: 14.02.2016 13:10

Los titiriteros aseguran que no querían "ofender" y que "advirtieron
al público" antes de la función

"No pretendíamos enaltecer el terrorismo, ni incitar a la violencia o al odio", afirman los artistas en un comunicado en el que sgrimen su derecho a la libertad de expresión aunque aclaran que que sus opiniones "no se corresponden necesariamente con lo que dicen sus títeres en las funciones"

Publicidad
Media: 4.10
Votos: 10
Comentarios:
Alfonso Lázaro de la Torre, de 29, uno de los dos titiriteros encarcelados desde el pasado sábado acusados de ensalzar a ETA y Al Qaeda en un espectáculo de carnaval celebrado en Madrid, a su salida de la cárcel de Soto del Real (Madrid).- EFE

Alfonso Lázaro de la Torre, de 29, uno de los dos titiriteros encarcelados desde el pasado sábado acusados de ensalzar a ETA y Al Qaeda en un espectáculo de carnaval celebrado en Madrid, a su salida de la cárcel de Soto del Real (Madrid)./  EFE

MADRID.- Los titiriteros detenidos la semana pasada en Madrid cuando realizaban la función La bruja y don Cristóbal, en la que desplegaron una pancarta con las palabras "Gora Alka-ETA", se acuchillaba a una muñeca de monja y se ahorcaba un juez, han asegurado que con la obra no buscaban "aleccionar a nadie y mucho menos a los niños" y que no pretendían "ofender a nadie con su espectáculo".

"Por eso advertimos al público antes de comenzar de que los personajes realizaban actos atroces y violentos. A las personas que decidieron quedarse y se sintieron ofendidas, les pedimos disculpas pues esta nunca fue nuestra intención, como tampoco lo fue enaltecer el terrorismo, ni incitar a la violencia o al odio", han aclarado en un comunicado Raúl García Pérez y Alfonso Lázaro de la Fuente.



Además, han hecho hincapié en que sus opiniones no se corresponden necesariamente con lo que dicen sus títeres en las funciones. "Nosotros no somos todo lo que cada títere pueda decir o le pueda ocurrir en cada escena", han recordado.

En todo caso, aseguran sentirse "preocupados" por la reacción que ha suscitado la obra que representaban, cuya finalidad no era otra que "reflexionar sobre algunas situaciones que se dan hoy en día" mediante "una historia de ficción que por desgracia tiene muchas similitudes con la realidad", según han indicado.

Por ello han esgrimido su derecho a la libertad de expresión y han argumentado que dicha libertad "permite decir cosas que al de al lado no le gustan, o no le apetece oír, o incluso le horroriza escuchar" y han lamentado "la experiencia difícil" de los últimos días, así como las "difamaciones" recibidas. "Hemos sido difamados por algunos medios de comunicación mientras permanecíamos en prisión y ahora estamos sintiendo las heridas que han abierto en nuestros seres queridos", han criticado.