Publicado: 10.03.2016 18:04 |Actualizado: 10.03.2016 20:08

Torres y Urdangarin logran que su excontable guarde secreto profesional y calle en el juicio a preguntas clave

Manuel González Peeter, letrado de Torres, ha alegado que Miguel Tejeiro, al ser también abogado, estaba obligado a guardar el secreto profesional. El tribunal, tras retirarse a deliberar, ha establecido que el testigo sólo podría revelar información de carácter patrimonial tanto de Urdangarin como de su exsocio.

Publicidad
Media: 2.83
Votos: 6
Comentarios:
El exsecretario del Instituto Nóos Miguel Tejeiro, a quien Iñaki Urdangarin y Diego Torres responsabilizan de irregularidades de las que se les acusa a ellos, a su llegada esta mañana a la Escuela Balear de la Administración Pública (EBAP), donde declara

El exsecretario del Instituto Nóos Miguel Tejeiro, a quien Iñaki Urdangarin y Diego Torres responsabilizan de irregularidades de las que se les acusa a ellos, a su llegada esta mañana a la Escuela Balear de la Administración Pública (EBAP), donde declara hoy como testigo en la decimoséptima sesión del juicio del caso Nóos ante la Audiencia de Palma. EFE/J. Grappelli

MADRID.- La sesión de tarde de la tercera jornada de interrogatorios a los testigos en el juicio por el caso Nóos se ha iniciado con las declaraciones de Miguel Tejeiro, exasesor fiscal de Iñaki Urdangarin y Diego Torres, pasadas las 16.30 horas de este jueves. Pero la declaración de Miguel Tejeiro se ha visto interrumpida momentáneamente después de que el letrado de Diego Torres, Manuel González Peeters, alegara que el exasesor fiscal es abogado y está en la obligación de guardar el secreto profesional, y por ello, no debería declarar. A esta protesta se ha adherido también el abogado de Iñaki Urdangarin.

Ante la protesta, Miguel Tejeiro ha reconocido que a pesar de pagar las cuotas del colegio profesional de abogados para poder ejercer, nunca llegó a hacerlo. La presidenta del tribunal que juzga el caso Nóos, Samantha Romero, ha decidido entonces interrumpir el interrogatorio y retirarse a deliberar junto con el resto del tribunal.

Tras reanudar la vista el tribunal ha comunicado a Miguel Tejeiro que su interrogatorio continuaría pero que únicamente podría dar información de carácter patrimonial de Diego Torres e Iñaki Urdangarin, a los que asesoró.



Tejeiro se ha negado a contestar a diversas preguntas ajustándose así a la obligación de guardar el secreto profesional: "No puedo contestar"

Después de la interrupción de la vista, Miguel Tejeiro, considerado uno de los testigos claves en el juicio del caso Nóos, se ha expresado en términos muchos más prudentes y se ha negado a contestar a diversas preguntas ajustándose así a la obligación de guardar el secreto profesional: "No puedo contestar", se ha limitado a responder a diversas cuestiones planteadas por el fiscal Horrach. El testigo se ha dirigido al tribunal para "saber que podría contestar y qué no". La presidenta del tribunal ha respondido que "los límites los tiene que saber él (Tejeiro)".

"¿Pidió Urdangarin una sociedad fuera de España para poder operar?. Así preguntaba el fiscal Horrach a Miguel Tejeiro que se escudó en el secreto profesional para no responder. Tras esa cuestión, la tensión alcanzaba su punto con la siguiente formulación:

- Horrach: "¿Sabe cómo consiguieron Torres y Ana María Tejeiro su patrimonio del extranjero?"
- Miguel Tejeiro: "Es secreto profesional".
- Horrach: "¿Por qué no puede responder a esto?
- Miguel Tejeiro: "La forma en que consigo esa información no son datos patrimoniales".

Sobre la manera de facturación de Nóos, Miguel Tejeiro ha reconocido que "para mí, Nóos siempre fue una organización con ánimo de lucro. Lo que hacían eran servicios de consultoría".

¿Revisaba la Casa Real los impuestos de las sociedades de Nóos?

En relación al papel que jugó la Casa Real en la supervisión de las cuentas de Nóos, Miguel Tejeiro ha recalcado que en su presencia la Casa Real no asesoró sobre los impuestos de sociedades del grupo. "No lo sé", ha subrayado Tejeiro ante la posibilidad de que Urdangarin remitiera estos datos para su supervisión. Tanto Urdangarin como Torres aseguraron que la Casa Real realizaba un "control total" a la actividad realizada por el Instituto Nóos. Diego Torres llegó a poner como ejemplo que el control podía llegar al nivel de saber qué tipo de impresoras comprar.

El exasesor fiscal y exsecretario de Nóos ha negado haber confesado en una primera declaración que la Infanta Cristina fuese un 'escudo fiscal' ante Hacienda en Aizoon, la empresa de la que es propietaria al 50% junto a su marido desmintiendo de este modo las afirmaciones efectuadas por el notario que participó en la constitución de la mercantil, Carlos Masià, ante el juez José Castro. Según manifestó Masià ante Castro, Tejeiro le dijo que, con la hermana del Rey Felipe VI al frente de Aizoon, habría "un trato especial" por parte de la Agencia Tributaria.

Y ello después de que Masiá le recomendara que, de cara a la puesta en marcha de la sociedad, la infanta no figurase en la misma puesto que era "muy peligroso ponerla en una sociedad expuesta a muchas cosas" y sometida a "muchos avatares, quiebras y concursos". Tejeiro ha achacado las acusaciones de Masià a una "animadversión y a un odio puro y duro para perjudicarnos a la Infanta y a mí".

Al ser preguntado sobre a qué se debían estas discrepancias, ha recordado que fue socio con su hermano entre 1998 y 2008 y, tras la muerte del padre de estos y ante su disconformidad con el contenido del testamento, Masià le pidió que, tras la interposición de una demanda al respecto, Tejeiro declarara a su favor "para decir que se había falseado el testamento". "Le dije que no lo haría y no lo hice. Declaré y lo que declaré no gustó", ha aseverado. "Me llegó a enviar mensajes con advertencias y a partir de entonces comenzó a declarar contra mí", ha incidido Tejeiro, quien ha negado asimismo que la pretensión de crear Aizoon pasara por "soslayar el régimen de separación de bienes" de los exduques.

Tejeiro ha manifestado no conocer al que fuera secretario personal de las Infantas, Carlos García Revenga

En esta línea, Tejeiro ha manifestado no conocer al que fuera secretario personal de las Infantas, Carlos García Revenga: "Nunca nos hemos visto. Y nunca es nunca, ni una vez". Al que si llegó a conocer es al exasesor externo de la Casa Real y Conde de Fontao, José Manuel Romero, con quien comió una vez en un restaurante de Barcelona junto a Urdangarin, quien "quería que le conociese por si en algún momento podíamos tener alguna posibilidad de contacto".

Tejeiro confirma la contratación de empleados ficticios

En los cerca de 30 minutos de declaración antes del parón de la sesión, Miguel Tejeiro ha admitido al fiscal Horrach que su propia hija estuvo dada de alta en Nóos aunque no trabajara allí: "Le daban una paga de 60 euros, entiendo que esa contratación era para diferir el pago de impuestos". Del mismo modo ha reconocido que tanto Luis Tejeiro -hermano de Miguel- y Carlos Medina Morales -socio de Miguel- también estuvieron contratados por Nóos sin percibir ninguna cantidad de dinero.

Según Tejeiro, Torres habló con su hija, a la que tenía contratada como 'empleada fantasma', para que en su declaración ante el juzgado en Barcelona admitiera que había trabajado en Nóos

Sobre la contratación de su hija, Miguel Tejeiro ha reconocido que Diego Torres habló con su hija, a la que tenía contratada como 'empleada fantasma', para que en su declaración ante el juzgado en Barcelona admitiera que había trabajado en Nóos. El exasesor fiscal reconoce que él mismo pidió a su hija que mintiera al juez en su testimonio: "Fue en error. Lo hice por proteger a la familia".

Por otra parte, Miguel Tejeiro ha admitido que Diego Torres le presentó en 2003 a Iñaki Urdangarin: "Me lo presenta para hacerme un favor y traerme un cliente. Todo era para llevarle la renta al marido de la infanta". "Cuando Urdangarin me dio los papeles de la sociedad Namaste 97 me doy cuenta de que figuran como accionistas la infanta y sus hijos", asegura Tejeiro. "No me pareció normal que hubiera tres menores en una sociedad profesional porque era una sociedad profesional", añade el exasesor. Fue entonces cuando decidieron liquidar Namaste 97 y crear Aizoon.

Etiquetas