Publicado: 22.04.2015 11:18 |Actualizado: 22.04.2015 11:18

Trabajadores del SUMMA 112 advierten del deterioro del servicio de Urgencias en Madrid

Una plataforma de empleados convoca una huelga, al margen de los sindicatos, para la semana que viene

Publicidad
Media: 4.20
Votos: 5
Comentarios:
Trabajador del SUMMA 112 con una ambulancia del servicio de emergencias. D.B.

Trabajador del SUMMA 112 con una ambulancia del servicio de emergencias. D.B.

MADRID.- Los trabajadores del Servicio de Urgencia Médica de Madrid (SUMMA 112) llevan meses advirtiendo del deterioro de las condiciones laborales en las que tienen que desempeñar su labor. Ahora, una plataforma de trabajadores se ha desmarcado de los sindicatos AMYTS (Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid) y SATSE (Sindicato de Enfermería) y han convocado una huelga entre el 27 de abril y el 3 de mayo. “El servicio se ha ido deteriorando poco a poco, en especial en estos últimos cuatro años, repercutiendo directamente en la atención que prestamos a los ciudadanos”, asegura Nicolás Riera, portavoz de la plataforma de trabajadores de SUMMA 112.

Entre las demandas que más preocupan a los trabajadores destaca la violación de los protocolos de calidad del propio SUMMA 112. Tal y como explica Riera, el personal del servicio de emergencias es tan ajustado que “cuando uno comienza su turno entra directamente a cubrir avisos, sin que dé ni siquiera tiempo a ponerte el equipo de protección con que contamos”. El ritmo se ha vuelto tan frenético, que “tampoco nos dan tiempo a revisar el material con que va equipada la UVI móvil, con lo que se puede dar la circunstancia de que llegues a una urgencia y no dispongas del material esencial para atenderla”, cuenta Riera.



Esta es una de las consecuencias que ha tenido el recorte a que se ha visto sujeto el servicio por parte de la Comunidad de Madrid, que con la llegada de la crisis dejó de contratar personal eventual. En este sentido, Riera indica que “muchas de las UVIs, diría que al menos una cuarta parte de las que salen a la calle, no cuentan con todo el personal completo porque, sencillamente, no lo hay”.

Según relata el portavoz, “en el centro de Madrid todo está más concentrado y el impacto es menor, pero en los pueblos de la periferia los tiempos de respuesta se han incrementado alarmantemente”. Riera trabaja en el puesto de las Rozas y, desde que El Escorial no cuenta con un servicio propio, atender una urgencia allí puede llegar a demorarse hasta media hora desde el puesto en el que él está localizado pudiendo, incluso, no llegar a tiempo de salvar al paciente en los casos más graves.

Adiós a las horas extras

Son muchos los puestos que por bajas, vacaciones o festivos quedan sin cubrir, a pesar de que es precisamente en fines de semanas y festivos cuando la Consejería ha concentrado el incremento de la jornada laboral, motivo de otra de las demandas de los trabajadores que ya no consiguen conciliar su vida familiar.
Riera asegura que “cuando la Administración amplió la jornada a 37,5 horas entre los funcionarios, en lugar de repartir las 2,5 horas adicionales a lo largo de toda la semana (guardias y tardes), en el caso del SUMMA y a diferencia del resto de los sanitarios madrileños, se sumaron únicamente en los festivos y fines de semana”, en un intento por ahorrar el pago de las horas extras, pagas como ordinarias.

Son muchos los puestos que por bajas, vacaciones o festivos quedan sin cubrir

De esta manera, se ha producido la desaparición del pago de las horas extras. Riera explica que “en nuestro caso teníamos dos tipos de horas extras, las obligatorias, que son aquellas que por estar en mitad de un servicio, lógicamente no puedes abandonar tu puesto hasta que no haya finalizado y se haya limpiado y equipado la UVI móvil como es debido; y las voluntarias”.

Ambulancia del servicio de SUMMA 112. D.B.

Ambulancia del servicio de SUMMA 112. D.B.

Hasta hace unos tres años, la hora extra no se pagaba como tal, aunque sí se remuneraba como si fuera una hora ordinaria. Sin embargo, en la actualidad los pagos se han reducido tanto que los trabajadores no cubren ya las extras voluntarias porque, de hacerlo, incluso hay casos en los que perderían dinero con sólo el coste del transporte hasta el lugar de trabajo. “A los conductores se les está pagando 1,50 euros a la hora y en el caso de los médicos y personal de enfermería creo que ronda los 9 y 4,50 euros, respectivamente”, comenta Riera.

Abandono de los sindicatos

El desencuentro entre los sindicatos AMYTS como SATSE se produjo el pasado 30 de marzo, “cuando sin haber llegado a ningún acuerdo, éstos decidieron desconvocar la huelga que entonces teníamos prevista”, cuenta Riera. Según explica, “la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid puso la condición de que se desconvocara para sentarse a negociar, y los sindicatos aceptaron el chantaje”.

Ante el descontento generado, cerca de 150 trabajadores (y otros 150 que votaron por representación) celebraron hace una semana una asamblea en el Colegio de Médicos de Madrid y, “curiosamente y aunque no se habían vuelto a sentar los sindicatos y la Consejería”, indica Riera, “ese día convocó reunión y se anunció un preacuerdo que no vendía más que humo”, en relación a la programación de las guardias y el desarrollo de la jornada laboral.

La asamblea del Colegio de Médicos ya cuenta con el apoyo de cerca de 400 personas y, dado que “tanto AMYTS como SATSE se dieron de plazo hasta el 25 para llegar a un acuerdo, hemos fijado el arranque de la huelga para el 27 de abril, dando todavía un voto de confianza”, concluye Riera.