Publicado: 16.01.2014 20:06 |Actualizado: 16.01.2014 20:06

La trama Gürtel pagó 600 euros diarios a Marlene Morreau y Malena Gracia por "Las Corsarias"

Nueva documentación de los registros a la red detallan la financiación de la revista musical, que resultó un fiasco económico. Pablo Crespo y "El Bigotes" lideraron la operación

Publicidad
Media: 3
Votos: 1
Comentarios:

Mientras sableaba a administraciones públicas gobernadas por el Partido Popular por la organización de eventos, la trama Gürtel aceptó pagar 600 euros diarios a las actrices Marlene Morreau y Malena Gracia por su participación en la revista musical "Vuelven las corsarias", que se estrenó en el teatro Apolo de Barcelona en las navidades del año 2005 y resultó un fiasco económico. Los detalles pormenorizados de la financiación del proyecto se obtuvieron en los registros policiales a la red, de los que el juez Pablo Ruz ha seguido dando traslado esta semana a las partes personadas.

En el proyecto tuvieron una implicación directa Alvaro Pérez, "El Bigotes" --sobrino político del actor Andrés Pajares-- y Pablo Crespo, exsecretario de Organización del PP gallego, así como el propio Francisco Correa, que fue al estreno e invitó a un refrigerio al plantel artístico, según el relato del director de la obra. Lo hicieron a través de varias empresas de la red.

La gestión se hizo mediante la empresa teatral Apasionadda, S.A., de la que era administrador Javier Pasanau. Según la copia del contrato de esta compañía con Marlene Morreau (que no está firmado y tiene fecha de 4 de agosto de 2005), la actriz debía cobrar 600 euros por cada día de representación en Barcelona, 30 euros por ensayo, además de 400 diarios en Madrid y 600 cuando estuvieran de gira por ciudades distintas a la capital. Estas dos últimas circunstancias no se produjeron nunca al fracasar estrepitosamente el proyecto por falta de público. 

Asimismo, los presupuestos de producción del espectáculo incautados a la trama Gürtel, por importe cercano a 150.000 euros, iba a ser sufragado entre las empresas Orange Market, Good &Better, Freeconsulting, grupo Rafael y "Pablo", en referencia a Pablo Crespo, que era el productor. Marlene Morreau y Malena Gracia tenían consignado en esos documentos el salario diario de 600 euros, mientras que la tercera vedette en liza, Rosanna Walls, cobraría 150 euros por jornada.

Entre los documentos figura un correo electrónico de Easy Concept --empresa de Gürtel-- a Pablo Crespo, informándole de un número de cuenta bancaria de Javier Pasanau "abierta especialmente para Apasionada". Hay varios presupuestos, para las mismas fechas (15 diciembre al 8 de enero), según se fuese a representar la obra en Valencia (teatro Olimpia, con presupuesto de 208.260 euros) o Barcelona, donde finalmente se hizo (158.868 euros).

También se previó el ofrecimiento al Grupo Zeta del patrocinio principal de la obra, a cambio de emplear como bailarinas a chinas Interviú, y hacer reportajes y entrevistas en revistas y periódicos del citado grupo de comunicación.

Según relató hace tres años en su blog quien fue director artístico del espectáculo, Ricard Reguant, hicieron un trabajo honrado y bien presentado que no cuajó entre el público. "Y realmente quedé como un gilipollas. El gran productor Pablo Crespo desapareció, a la segunda semana dejaron de ingresar las nóminas, yo solo había cobrado la mitad de lo pactado...y aquello no mejoraba. Tampoco Interviú había hecho ningún reportaje (me lo pidieron al mes de haber terminado), ni la prensa se había lanzado a ayudarnos. Yo tenía que dar la cara delante de la compañía y del teatro, que se quedaron lo poco de la recaudación para cubrir los gastos de publicidad", señala Reguant.

En su opinión, "el único que dio la cara fue Alvarito (El Bigotes), que como un señor se presentó ante la compañía para explicarles que aquello era un desastre económico. Por cierto para los curiosos: Sólo vi una vez al señor 'Gürtel' o sea a Correa, y fue el día del estreno. Acudió con Alvaro y Pablo y luego invitó a toda la compañía a un refrigerio y a una sala de baile a celebrar el 'éxito' del estreno. Luego no lo volví a ver en mi vida".

Reguant confirma que Mourreau consiguió una "cifra supersónica" como salario. "Cuando me lo dijo aluciné...Estaba claro que la querían a cualquier precio. Malena se enteró, pidió lo mismo y también se lo concedieron...¡Increíble, cobraban más que cualquier figura del teatro español¡"

El director también confesaba que le hacía gracia leer en la prensa que la red Gürtel hizo Las Corsarias para blanquear dinero. "Sinceramente no sé como se hace esto...pero lo que es seguro es que invirtiendo 100.000 euros no se consigue...porque esto es lo que podían invertir".

Reguant explica además que Morreau amenazó con no acudir a la representación de fin de año porque le debían una semana de salario, aunque finalmente accedió a hacer la función al ver lo alterado que estaba el director.