Publicado: 21.03.2014 07:21 |Actualizado: 21.03.2014 07:21

"Voy en tren porque tengo 71 años. Con un poco menos de edad iría andando"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Mientras miles de caminantes continúan apurando kilómetros, ya a las puertas de la capital, otros tantos ciudadanos de todos los rincones del país se preparan para sumarse a las Marchas de la Dignidad en apenas unas horas, este sábado. A pie, en coche, en autobús o en tren, comparten los mismos objetivos y señalan a los mismos agentes como responsables de esta crisis económica y social.

"Voy en tren porque tengo 71 años. Con un poco menos de edad iría andando", asegura a Público Luis Sotillo, que durante la noche del viernes tomará un tren que le permitirá despertar en Madrid, horas antes de la manifestación. Sotillo tiene claro el motivo de la cita: "Voy por la dignidad. Creo que la dignidad se pierde cuando un ministro dice que no va a tocar los impuestos, pero luego lo hace. Se pierde cuando dice {Rajoy} que todo es mentira menos alguna cosa, y doña finiquito mientras soltando otras cosas. Nuestra dignidad se ve vulnerada, y pienso: qué idiota soy si me quedo sin salir y pegar un grito".

En su caso, utilizará el servicio regular-la organización sólo ha conseguido fletar seis trenes- pagando el importe correspondiente a la tarifa de grupo, y volverá a Catalunya durante la noche del domingo, lo que le permitirá unirse a las asambleas que tendrán lugar ese mismo día en la capital. "Voy con 41 compañeros más de sindicatos alternativos y movimientos de otro tipo, además de Yayoflautas", afirma, antes de asegurar que "no se pueden fletar trenes", desde Barcelona, en esta fecha. "Renfe dice que no tienen vagones para hacerlo, o al menos eso fue lo que nos dijeron. Es una cosa extraña: ¿por qué se puede hacer desde Asturias y no desde Catalunya? El corredor del nordeste no tiene vagones, la independencia ya ha llegado aquí en eso", ironiza.

Sotillo:"La dignidad se pierde cuando Rajoy dice que todo es mentira menos alguna cosa"

El secretario general del Sindicato Ferroviario, Rafael González, reconoce que la organización ha intervenido en la contratación de los dos trenes que vienen del norte: "Negociamos otro para León y otro para los Yayoflautas de Valencia, pero los últimos no han salido adelante".

Asegura que la intención del sindicato era "negociar, más que presionar" a Renfe para que "hubiese la voluntad política de no poner problemas para lograr contratos, y que el precio fuera bajo. Al principio tuvimos algunas dificultades, porque el tren de la dignidad de las manifestaciones contra la ley del aborto levantó ciertas suspicacias en la empresa, pero al final ha sido posible cerrar acuerdos". Finalmente, sólo los pasajeros de los seis trenes fletados podrán beneficiarse de los precios más económicos, pero todos los manifestantes estarán listos para la cita en la estación de Atocha de este sábado, a las cinco de la tarde.

De los 750 autobuses contratados, 517 partirán de Andalucía. O, para decirlo de una manera más gráfica, más de 28.00 personas ya han comprado sus pasajes en estos transportes. "Que yo sepa hay dos autobuses confirmados en el pueblo, y en la zona hay otro para otras poblaciones", asegura Miguel Rivas, que partirá durante la mañana del sábado desde Carmona (Sevilla). Confiesa que le gustaría haberse unido a las marchas, pero le era "imposible tener vacaciones" en su trabajo.

La noche del 22 a lo mejor van a pasar muchas cosas. Somos pacíficos, pero somos desobedientes", defiende CoyRivas estará en Madrid dos días, hasta la noche del domingo. Y apenas ha pagado 20 euros para comprar un billete de ida y vuelta. "La empresa de los autobuses ha colaborado para que costase menos", reconoce, asegurando que la lista sigue creciendo: "Hoy siguen llamando personas para pedir plazas, quieren apuntarse a las Marchas. En nuestro autobús va a haber de todo: conozco a pensionistas que en su vejez se ven volver a la situación que lucharon por cambiar, estudiantes, gente en paro, funcionarios públicos del Ayuntamiento de Carmona, amas de casa... es un grupo muy heterogéneo".

¿El objetivo a lograr? Decir a todos lo que está ocurriendo en este país, denunciar las políticas que está poniendo en marcha el Gobierno. Queremos que la ciudadanía se una, que se concentre el mayor número de personas posible para denunciar que el Gobierno está haciendo algo completamente distinto a lo que prometió en las elecciones. Si tenemos fuerza, incluso exigiremos la dimisión de Rajoy"sostiene.

Una de las columnas de las Marchas de la Dignidad, que partió de Córdoba camino de Madrid el día 15 de Marzo.

"Empezamos como una columna de parados y nos hemos convertido en una fábrica de sentimientos. Estoy aquí, pero mi cabeza está en la asamblea de trabajadores y trabajadoras en Fuentidueña del Tajo", confesaba este miércoles José Coy, uno de los integrantes de la columna sudeste. Coy y otros caminantes tomaran brevemente la palabra en el encuentro organizado en el Ateneo como apoyo a las Marchas, para después regresar junto a sus respectivas columnas.

"Estoy andando porque no quiero trabajar, quiero matarme a trabajar. Estoy andando porque estoy en las estadísticas, las que dicen que hay más de dos millones de personas sin protección social, y no tenemos una renta básica. Porque hay pobreza energética, no podemos poner el calentador porque no podemos pagar el recibo. Todos los que estamos en la carretera somos parados, gente con muchas problemas, pero estamos andando. La noche del 22 a lo mejor van a pasar muchas cosas. Somos pacíficos, pero somos desobedientes".