Publicado: 23.04.2015 19:48 |Actualizado: 24.04.2015 09:37

Tres errores de Sánchez en nueve días vuelven a poner en cuestión su liderazgo

No ha gustado en el grupo la supuesta “broma” de “miembros y miembras”, el fallo en la votación del aborto o el tuit que decía que Soria era la cuna de Machado.

Publicidad
Media: 3.79
Votos: 14
Comentarios:
El secretario general del PSOE, Pedro Sanchez, en el Congreso de los Diputados. REUTERS/Juan Medina

El secretario general del PSOE, Pedro Sanchez, en el Congreso de los Diputados. REUTERS/Juan Medina

MADRID.- Los detractores del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, tanto dentro como fuera de su partido, siempre le han criticado su falta de solvencia, un discurso impostado o su poco conocimiento de algunos temas. Nada tiene que ver con su formación académica (es doctor en Economía), pero la sensación extendida es que le falta liderazgo para la oposición o para aspirar a la Presidencia del Gobierno, algo que Mariano Rajoy le reprocha cada miércoles en el Congreso.

Dicha sensación se ha acrecentado esta semana con otros tres errores pero, sobre todo, con el cometido el miércoles en la sesión de control al Gobierno, tras referirse a la bancada del PP como “miembros y miembras”, para luego decirles que “no aguantan una broma” y, a continuación, referirse sólo a “los señores del PP”, como si hubieran de repente desaparecido todas las diputadas populares.



La broma, o no, de utilizar lo de “miembros y miembras” –un término que levantó polémica cuando lo usó Bibiana Aído como ministra de Igualdad, pero que ya han usado varios miembros del Gobierno en el Congreso- más su posterior explicación o rectificación no han pasado inadvertida en dos frentes relevantes.

Primero, no eran pocos los diputados, en su mayoría no muy cercanos a Sánchez, que lamentaban la oportunidad perdida en la sesión de control. “Rajoy está contra las cuerdas más que en toda la legislatura, y no es el momento de hacer gracias o lo que haya pretendido hacer, porque se merece la respuesta que tuvo”; comentó un parlamentario socialista.

Algunos parlamentarios lamentan más solidez y contundencia frente a un Rajoy abrasado por los casos de corrupción que le rodean, y creen que eso le falta al líder socialista.

Las diputadas tenían palabras más gruesas contra el líder de su partido.

Las diputadas tenían palabras más gruesas contra el líder de su partido, y es que la broma de Sánchez es con un asunto que, supuestamente, es bandera del PSOE no ha gustado. Tampoco a algunas feministas, que ya no le disculpan. El movimiento de mujeres el tema lingüístico se lo toma muy en serio y es muy poco dado a hacer gracias semánticas con el mismo. “No se entiende que al Congreso se vaya a hacer bromas con los botones o con las palabras, y más el líder de la oposición”, afirman fuentes de este entorno.

La referencia al botón se refiere al error del martes, 14 de abril, cuando se votaba en pleno la prohibición de las mujeres jóvenes de 16 y 17 años puedan abortar sin el permiso de sus padres. Sánchez votó a favor de la reforma por equivocación, y pidió disculpas esa misma tarde y al día siguiente. Pero tampoco gustó un error, sobre todo, en otro tema de tanta envergadura y que para las mujeres del PSOE es capital.

Para redondear la semana de los fallos del líder socialista, el martes envió un tuit para solidarizarse con el asesinato en un colegio de Barcelona, y escribió: “Desde Soria cuna de Machado todo mi reconocimiento al trabajo de profesores y condolencias a familiares y amigos”. Ni que decir tiene que las redes sociales estallaron para recordar que Machado nació en Sevilla.

No obstante, fuentes de la dirección del PSOE aseguraron a Público que Sánchez no escribió el tuit de Machado, y que fue un miembro de su equipo quien lo hizo ya que en algunas ocasiones le lleva su cuenta en Twitter.

Se pueden recopilar más errores del líder socialista en estos diez meses al frente del partido, como pedir la supresión del ministerio de Defensa o su periplo por Estados Unidos, pero lo que preocupa más, hasta en su mismo entorno, es que no se encuentre la fórmula para erradicarlos.

Han probado con autocue en discursos y hasta en mítines, con dos autocue y sin autocue. Se atraganta en el formato de prensa donde se refugia en repetir lo que lleva aprendido se le pregunte lo que se le pregunte.

González ya le dijo que se tenía que “poner las pilas”.

Tampoco se le ve cómodo en los actos de partido. Tal vez, salvando los errores, sus puntos más fuertes son el Parlamento (todas las encuestas dijeron que ganó el Debate sobre el estado de la Nación) y, sobre todo, estar en contacto con la gente de la calle. Repartiendo besos y haciéndose fotos es dónde p arece estar más cómodo.

De todas formas, no todos son críticas al líder del PSOE, también muchas recaen contra su equipo sobre todo, en el contenido de sus mansajes. En opinión de muchos, “alguien le está pasando mal los apuntes” y se nota mucho que algunos temas no los conoce en profundidad o ni siquiera para salir del paso, salvo en materias económicas.

González ya le dijo que se tenía que “poner las pilas” hace unas semanas, pero pasa el tiempo y parece que Sánchez sigue yendo de charco en charco.