Publicado: 20.10.2016 14:13 |Actualizado: 20.10.2016 15:11

Los tres partidos de la investidura votan juntos una reforma electoral mínima que reduce campaña y gastos

Unas hipotéticas terceras elecciones generales ya no se celebrarán el día de Navidad tras la reforma aprobada este jueves en el Congreso de los Diputados que reduce la campaña electoral una semana, y sus gastos, en el caso de disolución automática de una legislatura

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Vista general del hemiciclo del Congreso durante el pleno celebrado esta mañana. EFE/J. J. Guillén

Vista general del hemiciclo del Congreso durante el pleno celebrado esta mañana. EFE/J. J. Guillén

MADRID.- La reforma aprobada por el Congreso de los Diputados en la ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG), una norma que data de 1985, impedirá el despropósito que tanto el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, como la presidenta de la cámara, la popular Ana Pastor, acordaron para la investidura del candidato conservador a finales del pasado mes de agosto y que fijaba el día de Navidad como jornada electoral de unas teóricas terceras elecciones generales.

Aquella decisión, que fuentes del PP y del entorno del propio Rajoy, justificaron como una medida de presión al PSOE para que facilitase la investidura del aspirante, causó cierto vértigo entre quienes la propusieron al ver que durante semanas el “no” que abanderaba el líder socialista, Pedro Sánchez, no se doblegaba, lo que desencadenaba un proceso electoral que acabaría el día de Navidad.



Las alarmas se encendieron y, con amplio consenso en todo el hemiciclo, el PP propuso modificar la LOREG para evitar tal coincidencia. Y es lo que se ha producido este jueves: la legislación electoral se ha modificado en el caso de que exista una disolución automática de una legislatura al no haberse logrado una investidura (lo que ocurrió en la anterior) reduciendo a una semana la campaña electora, al tiempo que se rebaja un 50% el tope de los gastos que pueden hacer los partidos y, en paralelo, se menguan en un 30% las subvenciones electorales que perciben las formaciones que obtienen escaño.

El debate se ha producido en un momento en el que todo parece indicar que esa reforma no será ya necesaria aplicarla al menos en esta legislatura ya que es inminente la convocatoria de un pleno de investidura para la semana próxima en el que el candidato del PP, Mariano Rajoy, obtendrá la confianza de la cámara gracias a la abstención necesaria en la bancada socialista en una segunda votación.

El portavoz parlamentario del PNV, Aitor Esteban, conversa con el portavoz del Grupo Popular, Rafael Hernando, en presencia del diputado socialista Eduardo Madina, durante el pleno del Congreso. EFE/Mariscal

El portavoz parlamentario del PNV, Aitor Esteban, conversa con el portavoz del Grupo Popular, Rafael Hernando, en presencia del diputado socialista Eduardo Madina, durante el pleno del Congreso. EFE/Mariscal

No obstante, el debate, tanto el pasado martes en primera instancia como este jueves en la discusión de las enmiendas y votación final, ha ido registrando cierto grado de apasionamiento a medida que avanzaba. De hecho, los diferentes grupos parlamentarios han ido más allá de la mera reforma de reducción de la campaña electoral para evitar el día de Navidad (único propósito de la proposición del PP) para plantear unas reformas más amplias de la LOREG, una norma que ha sido objeto de críticas generalizadas durante años.

Decenas de enmiendas, desde el grupo Mixto hasta Podemos, pasando por ERC, planteaban, por ejemplo, rebajar la edad legal para votar a los 16 años o eliminar el llamado voto rogado para los españoles residentes en el extranjero que dificulta el ejercicio del voto, entre otras modificaciones, algunas defendidas con fervor como las planteadas por el republicano Joan Tardá.

El coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón, conversa con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, durante el pleno del Congreso. EFE/Mariscal

El coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón, conversa con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, durante el pleno del Congreso. EFE/Mariscal

Con todo, la reforma inicial propuesta por el PP se ha visto ampliada tras negociaciones con las bancadas socialista y naranja. Una enmienda conjunta de estas tres formaciones – son los grupos que harán posible la investidura de Rajoy la semana próxima – introduce dos novedades, también en el supuesto de una disolución automática. Se reduce el techo de gasto permitido a los partidos para una campaña electoral en un 50%. Al mismo tiempo, las subvenciones públicas que perciben las formaciones que alcanzan escaño en la Cámara baja se minoran en un 30%.

El texto final de la reforma de la LOREG, al que se han introducido un par de enmiendas menores presentadas por Podemos, ha sido aprobado con el voto favorable del PP, PSOE y Ciudadanos, más UPN y CC, mientras que el resto de las ancadas se han abstenido. Es decir, formalmente, nadie se ha opuesto a deshacer el entuerto original pese a que no se ha logrado aprovechar este trámite para hacer una reforma más profunda. “Una oportunidad perdida”, según unos; “ni hay tiempo ni es el momento”, según otros.