Público
Público

Un tribunal dividido resolverá por tercera vez si cita a Rajoy como testigo en Gürtel

Es el único de los directores de campaña electoral del PP de la época que no declara en la trama de corrupción que juzga la Audiencia Nacional.

Publicidad
Media: 4
Votos: 4
Comentarios:

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante su intervención en la clausura del congreso del PP vasco celebrado hoy en Vitoria. EFE/David Aguilar

El tribunal de la Audiencia Nacional que juzga la primera época de los negocios de la trama Gürtel se muestra dividido ante una difícil cuestión: citar o no a Mariano Rajoy como testigo del caso de corrupción surgido alrededor del PP.

El tribunal retoma el juicio este martes y ha pedido a las partes que se pronuncien sobre si Rajoy debe o no declarar, dada esta nueva solicitud presentada por la acusación popular.

El presidente del Gobierno es el único director de campaña del PP de las elecciones de aquella época (1999-2005) que no ha sido citado a declarar en el juicio, en el que declaran los exsecretarios generales Francisco Álvarez-Cascos, Javier Arenas, Ángel Acebes -quien ejerció bajo la presidencia de Rajoy en el PP- y Jaime Mayor Oreja. También declaró en 2013 el presidente del Senado, Pío García-Escudero.

Es la tercera vez que el tribunal aborda si cita o no a Rajoy en el caso Gürtel. El presidente del tribunal, Ángel Hurtado, es contrario a esta citación. Frente a él se encuentra el magistrado José Ricardo de Prada, quien siempre ha sido partidario de que declare ante el tribunal.

El desempate corre a cargo de Julio de Diego, un magistrado discreto y de tendencia conservadora pero a quien le resultará difícil argumentar una negativa ante la última petición elevada al tribunal por la acusación popular que ejercer la Asociación de Abogados Demócratas (ADADE).

El ambiente entre los tres magistrados de la Sección Segunda es tenso ante esta división que se agudiza con cada petición que se presenta. La primera solicitud de tomar declaración a Rajoy fue rechazada en febrero de 2014; la segunda llegó en febrero de 2016, cuando arrancó la vista oral y los jueces decidieron que las circunstancias no habían cambiado desde la primera vez.

Rajoy, director de campaña de Aznar

Mariano Rajoy fue director de campaña del PP en 1995 (elecciones municipales y autonómicas) y de las elecciones generales de 1996 y 2000 que dieron el triunfo a José María Aznar. Su gestión, por lo tanto, abarca de lleno en la etapa de Gürtel que juzga la Audiencia Nacional.

Adade ha utilizado en su solicitud los propios argumentos aportados por Ángel Hurtado cuando se pronunció en contra de la declaración de Rajoy como testigo.

El entonces presidente del tribunal destacó a comienzo del juicio que se precisaba una relación de los "testimonios solicitados con el objeto del proceso " y los magistrados acordaron que Rajoy no sería citado, "sin perjuicio de que en otro momento se pueda acordar por la Sala que testifique, de considerarlo necesario, a la vista del desarrollo del juicio oral ".

Durante la vista oral, Francisco Correa, líder de la trama, ha reconocido la relación entre las mordidas que cobraba y las adjudicaciones de obra pública a través de Luis Bárcenas, el extesorero.

Por ello, la acusación popular cree que ese momento del que habló el tribunal ha llegado. Correa afirmó que él cobraba comisiones a empresas y entregaba el 2 y 3% a "Génova" a cambio de adjudicaciones de obras. Adade explica que los estatutos del PP demuestran que esta formación tiene una estructura piramidal, jerarquizada y centralizada.

Adade también se agarra a otro de los argumentos de Hurtado para solicitar el testimonio de Rajoy. El magistrado sostuvo que una separación entre las responsabilidades políticas y económicas en un partido "supondría otorgar patente de corso a los responsables políticos quienes (...) desde su posición de testigos, algo, mucho, tendrían que decir sobre lo sucedido, con independencia de que penalmente puedan no ser responsables".

Es previsible que los tres magistrados anuncien su decisión 'in voce' después de analizar la posición de cada parte ante esta solicitud.