Público
Público

El tribunal de Gürtel cita a Rajoy ante la falta de colaboración del PP

“Ese momento ha llegado”, dicen los magistrados. El presidente del tribunal  asume que el presidente del Gobierno será citado en persona.

Publicidad
Media: 5
Votos: 8
Comentarios:

Imagen de la rueda de prensa del líder del PP, Mariano Rajoy, el 11 de febrero de 2009, rodeado de la plana mayor del partido entonces, cuando arrancó de la investigación del caso Gürtel. EFE/Víctor Lerena

El tribunal de la Audiencia Nacional que enjuicia el caso Gürtel ha dictado el auto en el que cita a Mariano Rajoy como testigo ante la falta de colaboración del PP y para tener "una mínima visión de conjunto" de la trama corrupta surgida en los aledaños del PP. El tribunal adopta esta decisión después de que rechazara citar a Rajoy como testigo el pasado 4 de febrero de 2016, "sin perjuicio de que en otro momento se pueda acordar por la Sala que testifique".

"Pues bien, ese momento ha llegado", explica el tribunal, al tiempo que expone en el auto que se ha realizado una parte sustancial de la prueba, con el interrogatorio de acusados "y de los responsables civiles, con la significativa posición procesal del Partido Popular, que se negó a prestar ninguna declaración respecto de los hechos".

El PP siempre aseguró que colaboraría con la Justicia en este caso. Pero en el trámite de cuestiones previas pidió que se anulase el juicio y el pasado 13 de febrero se negó a declarar como responsable civil de la trama. El PP se sienta en el banquillo como responsable a título lucrativo por haberse beneficiado de la trama, ya que financió la campaña de dos alcaldes Jesús Sepúlveda, exmarido de Ana Mato, y Guillermo Ortega, por importe de 245.000 euros.

La citación de Mariano Rajoy ha sido adoptada por dos de los tres magistrados que componen el tribunal: José Ricardo de Prada y Julio de Diego, ponente este último del auto. Rajoy deberá declarar de viva voz ante el tribunal, pero el auto no aclara si lo hará en persona o por videoconferencia, aunque apunta a que tendría que declarar en persona.

Así, el magistrado Ángel Hurtado, presidente del tribunal y voto discrepante de la mayoría, asume que declarará en persona. Hurtado defiende que Rajoy no declare en la sede de la Audiencia Nacional donde se celebra el juicio por razones de seguridad y orden público. Hurtado cree que Mariano Rajoy debe declarar "en otro lugar, sin tener que hacerle pasar por la exposición pública, que es verle llegar y estar en la Audiencia Nacional", y porque podría utilizarse su comparecencia para otros fines.

El auto es deliberadamente ambiguo al respecto: no fija una fecha concreta de citación de Rajoy como testigo, cuando lo habitual es señalar un día concreto del calendario. En su lugar, expone que Rajoy será citado con arreglo a los artículos 702 y 703 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal. Este último obliga a que sea citado evitando perturbar el "adecuado ejercicio de su cargo" como presidente del Gobierno. Dicho artículo suele ser el paraguas para que policías y forenses declaren por videoconferencia, pero son citados en un auto al que se le pone fecha, que no es el caso.

Hurtado defiende que Rajoy declare por videoconferencia "por ser una cuestión de derecho que, incluso, pudiera llegar a tener alcance constitucional". Por ello, dice no estar de acuerdo con la mayoría, porque en el auto no cita el artículo que permite la declaración por videoconferencia. "En cualquier caso, aunque, como digo, los términos en que queda redactado el auto apuntan a que la comparecencia sea presencial, no es descartable una interpretación alternativa", dice Hurtado quien dice que mientras escribe ha tenido conocimiento por la prensa de que Rajoy está dispuesto a declarar en persona.

Hurtado destaca que la declaración por videconferencia es habitual en los tribunales, y no es una prerrogativa. Es más, también trae a colación que fue este método el utilizado para tomar declaración al presidente catalán Artur Mas en el juicio del asalto al Parlament. "Ahora bien, si se siguiera insistiendo en que es un privilegio excepcional, qué más razón que en el caso que nos ocupa para admitir la declaración" de "la única persona en el país que ostenta un cargo tan excepcional y relevante" como el de presidente de Gobierno.

El juicio de la trama Gürtel está fragmentado en distintas piezas para facilitar su enjuiciamiento, al ser un caso complejo. Y el tribunal explica en el auto que estas "circunstancias procesales" no pueden "llegar hasta el punto de impedir al tribunal que disponga de una mínima visión de conjunto que le permita alcanzar una apreciación lógica, racional y lo más real posible de los hechos".

El tribunal quedó partido en dos el pasado 18 de abril, después de acordar la citación como testigo al presidente del Gobierno, en su condición de alto cargo del Partido Popular durante la etapa de los negocios de la trama Gürtel, entre los que se encuentra la organización de actos electorales. El tribunal juzga la primera época de los negocios de la trama de Francisco Correa, entre los años 1999 y 2005.

El presidente del Gobierno dirigió tres campañas electorales durante esta época de Gürtel, fue secretario general y después su presidente, ya en 2004. Además, el PP es un partido jerarquizado, como destacaba la acusación popular ejercida por ADADE al solicitar por tercera vez la citación de Rajoy. La declaración de Rajoy se incluirá dentro de la fase de citaciones de otros políticos del PP como testigos. Así, el 19 y 20 de junio testificarán los ex secretarios generales Francisco Álvarez Cascos, Ángel Acebes y Javier Arenas, así como los ex ministros Jaime Mayor Oreja y Rodrigo Rato.