Público
Público

Castigo medieval de un sargento a un soldado: colgarse al cuello cadenas de 6 kilos

El Supremo confirma cuatro meses de cárcel al suboficial por "humillación irracional". Otro mando comparó a la víctima con "M.A.", el personaje de la serie "El equipo A"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Supremo ha condenado a un sargento del Ejército de Tierra por castigar a un soldado a su cargo a colgarse del cuello dos cadenas cruzadas de 3,1 kilos de peso cada una, por cometer un descuido en un ejercicio. El alto tribunal destaca que la sanción fue 'ilegal, irracional, degradante, infamante, humillante y vejatoria'. Al ver a la víctima con las cadenas, un sargento primero le comparó con 'M.A.', el personaje de la serie de televisión 'El equipo A'.

El alto tribunal ha confirmado la pena de cuatro meses de cárcel para el sargento por un delito consumado de abuso de autoridad, por imponer ese castigo corporal al soldado, lo que aparte de no figurar en la Ley como posible sanción, 'implicaba directa ridiculización' y suponía un riesgo de daño físico. De hecho, el soldado, a quien el sargento deberá abonar 2.000 euros, sufrió una contractura en las cervicales de las que tardó en curar 13 días.

Los hechos ocurrieron el 10 de febrero de 2009 en la base militar 'Cid Campeador', situada en Castrillo del Val (Burgos), durante la realización de unos ejercicios. El sargento y un grupo de soldados montaban un puente portátil 'Dornier', cuando una cadena quedó suelta y golpeó la parte trasera del camión que hacía de guía, rompiendo un piloto trasero del vehículo.

El suboficial consideró que lo ocurrido había sido producto de un descuido del soldado, por lo que acordó imponerle el siguiente castigo corporal: 'Colocarle a modo de bandolera, cruzado sobre el pecho y por encima del cuello y debajo de la axila del lado contrario, dos cadenas entrelazadas, cada una de ellas con un peso de 3,1 kilos', dice la sentencia. Una pena que recuerda a los 'collares' infamantes para vagos y maleantes usados en la Edad Media.

El sargento ordenó al soldado que llevase las cadenas durante la comida, así como en los traslados desde el lugar de trabajo a la tienda donde se almorzaba, y viceversa. Las cadenas que se colgó el soldado eran parte de las usadas para montar el puente.

El joven cargando con las cadenas fue visto por diferente personal militar, entre ellos un sargento primero que 'llegó a compararle con un personaje de una conocida serie de televisión, al referirse al mismo como 'MA''. El soldado tuvo que cumplir el castigo también al día siguiente, lo que aumentó su sensación de ser objeto de mofa de las personas con las que se cruzaba. Tras conocerse los hechos, el coronel responsable impuso 14 días de arrestos al suboficial, y reprendió al teniente al mando del mismo.

Además, un tribunal militar condenó al sargento a cuatro meses de cárcel. El sargento recurrió al Supremo ya que, pese a reconocer los hechos, destacaba que no estaba probado que el castigo supuso una ridiculización del soldado, ni tampoco que las lesiones en las cervicales las provocó el peso de las cadenas.

El Supremo rechaza sus argumentos, al subrayar que era 'una conclusión natural y lógica que la necesidad de portar continuadamente cadenas en momentos que deben ser de descanso y relax como son las comidas, produjesen al perjudicado dolor muscular y sentimiento de humillación'. Añade que el joven soldado fue mostrado como 'un hombre 'encadenado', y en consecuencia, vejado por un castigo público manifiestamente abusivo y vejatorio'.