Público
Público

"A Díaz Ferrán le llevaba 100.000 euros al mes en una mochila"

Un antiguo testaferro de Ángel de Cabo revela cómo pagó al expresidente de la CEOE en dinero negro por la venta de Marsans. Otro testigo señaló que el 'liquidador' y el jefe de la patronal pactaron estafar a Go

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ex presidente de la CEOE Gerardo Díaz Ferrán, el autor de la mítica frase 'hay que trabajar más y cobrar menos', se embolsaba 100.000 euros mensuales de dinero negro por la venta de viajes Marsans del 'liquidador' de la empresa Angel de Cabo. 'Yo iba a una sucursal de La Caixa en Valencia a sacar esa cantidad, guardarla en una mochila y dársela al propio Díaz Ferrán', declaró al juez de la Audiencia Nacional José Vicente Semper, antiguo empleado de De Cabo.

Su testimonio figura en el sumario de la causa por delito de alzamiento de bienes y blanqueo de dinero por el que están en la cárcel desde el pasado 5 de diciembre tanto Díaz Ferrán como De Cabo y algunos testaferros de este último. El juez les acusa de haber diseñado una estrategia para aparentar insolvencia patrimonial y no pagar a los más de 10.000 acreedores a los que adeuda más de 40 millones de euros.

En las diligencias judiciales, a las que ha tenido acceso Público, se refleja como antiguos colaboradores de De Cabo permitieron a la Policía estrechar el cerco sobre el 'modus operandi' de este empresario valenciano, que compró ante notario Viajes Marsans el 9 de junio de 2010 por tan sólo 3.060 euros a Díaz Ferrán y al socio de éste, ya fallecido, Gonzalo Pascual, aunque con un pacto secreto de pagar al primero 8 millones de euros mediante la entrega mensual de 100.00 euros hasta alcanzar esa cantidad.

José Vicente Semper compareció en octubre del año pasado ante la Policía y el pasado 19 de diciembre ante el juez Velasco y el fiscal del caso, Daniel Campos, para confesar cómo, según él, había sido utilizado por De Cabo 'en sus maniobras'. 'Yo era un mero comercial, pero los servicios que me requrió De Cabo fueron los de testaferro a cambio de una nómina', expuso al juez.

Semper relató cómo Angel de Cabo sólo cara a la galería manifestaba ser un gestor de empresas en crisis, ya que la realidad era que 'no las gestionaba sino que las liquidaba', vendiendo el patrimonio o fincas y poniendo 'fechas ficticias anteriores a las reales (antedatando) contratos para conseguir falsamente deudas preferentes a auténticos acreedores mejores'.

El testigo aseguró que fue el propio Angel de Cabo quién le confesó que por la venta de Marsans tenía que ir pagando 'bajo cuerda y sin ningún papel firmado, 100.000 euros mensuales durante tres años' al expresidente de la CEOE. Semper mismo iba a la oficina bancaria, sacaba el dinero, lo metía en una mochila y se lo daba a Díaz Ferrán,  y en otras ocasiones --cuatro o cinco-- le daba el dinero a De Cabo en fechas en que el expresidente de la CEOE viajaba a Valencia.

Sobre el mismo asunto, también declaró ante la Policía y el juez Jorge García Téllez, otro testigo clave en la causa para conocer la forma de actuar de De Cabo, de quién confesó haberse sentido 'correveidile', y con quien cortó, decidiéndose a colaborar con la justicia, para 'poder vivir en paz'.

García Téllez, que tuvo a su nombre empresas del entramado de De Cabo como Vittori, Aszendia Asociados 21 o Real Xatur, explicó que su jefe le pagaba 3.000 euros al mes más gratificaciones esporádicas como la de entre 2.000 y 3.000 que le dieron en agosto de 2009 por el tema precisamente de Marsans.

El compareciente explicó al juez que participó en la reunión celebrada en un edificio de la calle Serrano de Madrid, junto a Díaz Ferrán, Gonzalo Pascual y De Cabo, 'en la que pactaron que a cambio de la venta del grupo Viajes Marsans le daría De Cabo de 7 a 8 millones de euros a Pascual y los mismos a Díaz Ferrán en entregas temporales'.

Durante 2010 y 2011, García Téllez fue a la misma sucursal de La Caixa de Valencia cuando Díaz Ferrán venía a la ciudad, y sacaba 100.000 euros que entregaba a De Cabo o a su secretaría, Susana Mora. Esos reintegros al banco los llegó a hacer 15 veces al año.

El testigo dijo conocer que De Cabo hizo varias entregas del dinero pactado a Díaz Ferrán, pero ninguna a Gonzalo Pascual, ya que en realidad, según él, 'nunca pensó hacerlo'. De hecho, García Téllez sostuvo ante el juez que 'había un pacto entre Gerardo Díaz Ferrán y De Cabo para estafar a Pascual, quedando los dos en montar alguna empresa para mantener a flote algunas de Marsans marginando a Pascual, que era reacio a vender, cosa que tampoco ha llegado a cumplir De Cabo con Ferrán'. 

De hecho, según este excolaborador, De Cabo 'nunca tiene intención de reflotar las empresas que compra. Nunca le he visto ni pagar deudas ni solventar pasivo de empresas en quiebra sino mas bien liquidarlas o convertirlas en activos'.

Como ejemplo mencionó la única empresa con valor del Grupo Marsans, que era TRAPSATOR, hoy día llamada NATURALEZA y TURISMO, que, de acuerdo al testigo, genera unos beneficios de unos 4 millones de euros al año, y que fue 'de donde salieron los 10 millones de euros parte de los cuales están embargados en esta causa'.

García Tellez fue testigo de 'cómo De Cabo ordenaba a abogados, contables y financieros antedatar o predatar contratos inexistentes para perjudicar a acreedores reales con falsas fechas preferentes'.

La causa contra Díaz Ferrán se abrió en la Audiencia Nacional a raiz de una denuncia del despacho de abogados Ashurst en nombre de cuatro grandes acreedores de Marsans (Meliá, AC Hoteles, Pullmantur y Orizonia).