Público
Público

Embargan 41 fincas, 1 avión y 1 helicóptero a la exmano derecha de Gil en Marbella

El Tribunal de Cuentas considera culpables a Pedro Román y otros exresponasbles del Ayuntamiento de Marbella de 'desviar' 108 millones de euros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Sección de Enjuiciamiento del Tribunal de Cuentas ha dictado una sentencia que ordena el embargo preventivo de 41 fincas, un avión y un helicóptero del exteniente de alcalde de Marbella, del grupo GIL, Pedro Román, por un procedimiento del Tribunal de Cuentas que comprobó un desvío de fondos municipales de 108,3 millones de euros. Román fue condenado junto a otros exresponsables municipales, según informó este martes el Ayuntamiento marbellí, a quien el órgano fiscalizador ha dado la razón.

La Corporación municipal ha conseguido embargar preventivamente bienes de 10 sociedades que 'a través de persona interpuesta o directamente son propiedad de Pedro Román'. Se trata de 31 fincas en Marbella, una en Estepona, una en Mijas, en la provincia de Málaga; dos en Salamanca, una en Cáceres, cuatro en Madrid y una en Ibiza, además del avión, el helicóptero y participaciones en una sociedad mercantil.

 

Así lo ha anunciado este martes el portavoz municipal, Félix Romero, que ha indicado que es 'un avance muy importante porque supone una garantía de cobro para cuando se resuelva el recurso de apelación' y 'demuestra que el Ayuntamiento de Marbella continúa con su trabajo asegurando, se tarde lo que tarde, la recuperación de los bienes que salieron ilícitamente del municipio', ha destacado.

 

Romero ha subrayado también 'el importante' trabajo municipal 'de investigación y jurídico para intentar desentrañar la maraña de sociedades creada para intentar diluir el patrimonio al que podía acudir para resarcirse al Ayuntamiento'. Hasta que se resuelva el procedimiento, por tanto, tiene prohibición de disponer de las fincas y los bienes.

En este punto, el portavoz del equipo de gobierno ha recordado que el Tribunal de Cuentas dictó en abril de 2011 una sentencia que condenaba de manera solidaria a exresponsables de los gobiernos municipales del GIL, entre ellos a Pedro Román, por un desvío injustificado de los fondos públicos de 66,5 millones de euros de principal y 41,8 millones de euros de intereses.

La sentencia se encuentra actualmente en apelación y, tal y como ha manifestado Romero, 'desde el Ayuntamiento estamos tratando de evitar que se pierdan bienes asegurando que el resultado del procedimiento sea efectivo y pueda traducirse en una recuperación de los bienes que se han perdido'.