Publicado: 10.12.2014 13:18 |Actualizado: 10.12.2014 13:18

Llamazares dice que al juez Ruz se le ha aplicado "un despido en diferido"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El portavoz de Justicia de Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), Gaspar Llamazares, considera que la decisión del Consejo del Poder Judicial de sacar a concurso la plaza que ocupa el juez Pablo Ruz supone su despido "en diferido" de los casos que más preocupan al PP, como la parte central de Gürtel o los 'papeles' del extesorero Luis Bárcenas. A su juicio, el Gobierno ha vuelto a someter al CGPJ al "partidismo político más declarado" para "cargarse al juez" en los casos que más afectan al PP.

Y lo ha hecho, según Llamazares, provocando una "separación jesuítica" de Ruz con una "cuchillada aplazada": inicialmente se le da un plazo hasta marzo, con lo que sólo podrá completar la primera parte de Gürtel, pero no podrá completar la parte principal de ese sumario, ni el 'caso Bárcenas'. "Se cargan a Ruz en diferido de los casos que más preocupan al PP. Es un desastre", ha conluído.

El grupo parlamentario de Unión, Progreso y Democracia (UPyD), por su parte, ha achacado el concurso de la plaza del juez instructor del 'caso Gürtel', a una decisión "política" que lo que persigue, a su juicio, es que el magistrado abandone la instrucción.

Así lo ha puesto de manifiesto en los pasillos del Congreso la diputada de UPyD Irene Lozano este miércoles, quien ha censurado que el CGPJ, un órgano "político", "manipulado" y "dirigido" por los que llama "partidos viejos" (PP y PSOE), haya dejado en manos del juez el peso de la decisión de continuar o no con el proceso judicial que está investigando cuando, según ha defendido, "los jueces deben estar protegidos".

"Es una espada de Damocles para el juez, que debe decidir si sigue o dejarlo a otro juez", ha insistido la parlamentaria magenta, quien considera que se debería haber garantizado que el magistrado va a seguir con la instrucción "hasta que la termine". "Como decisión del CGPJ, ejemplo máximo de la manipulación de la justicia, la jugada es redonda", ha apostillado.

Estas declaraciones llegan despues de que el líder del PSOE, Pedro Sánchez, acusara este martes al Gobierno de "tratar de quitarse de en medio al juez Ruz, en vez de asumir responsabilidades" por el caso Gürtel, al tiempo que exigió al Ejecutivo que "no presione al Consejo General del Poder Judicial y deje trabajar a Ruz". 

El PP ha respondido al PSOE y al resto de la oposición pidiendo no sembrar "dudas" ni "insidias" en torno a la caducidad del juez Pablo Ruz en la Audiencia Nacional y dice no tener preferencias sobre el instructor de las causas que lleva y que afectan al partido, tanto la red Gürtel o los 'papeles' del extesorero Luis Bárcenas.

Leopoldo Barreda, miembro de la dirección del Grupo Popular, ha pedido respeto por la decisión del Consejo General del Poder Judicial de sacar a concurso la plaza del juez Pablo Ruz, que por ahora ha imputado a tres exsecretarios del PP, ha cuestionado el pago de las obras de la sede de Génova y ha atribuido a la exministra Ana Mato ser beneficiaria a título lucrativo de la red Gürtel.

"Creo que hay que respetar las decisiones del Poder Judicial y no sembrar dudas ni insidias por interés político", ha dicho en los pasillos en el congreso. "El CGPJ hará su trabajo y toma las decisiones conforme a la ley", ha conluído.

A preguntas de los periodistas, Barreda ha dicho que el PP no tiene preferencias sobre el juez que instruya las causas que le afectan, tanto las partes de Gürtel como el caso de los 'papeles' de Bárcenas, y ha recalcado que el PP tiene "las cuentas claras".