Público
Público

Villar Prisión sin fianza para Villar y su hijo por lucrarse con la Federación

El juez Santiago Pedraz les envía a prisión por un posible perjuicio de millones de euros a las arcas del organismo.

Publicidad
Media: 4.43
Votos: 7
Comentarios:

El furgón de la Guardia Civil que traslada a Gorka Villar, hijo del presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Ángel María Villar, a su llegada hoy a la Audiencia Nacional.- EFE

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha acordado el ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza del presidente de la Real Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar, de su hijo Gorka, y del vicepresidente económico de la entidad, Juan Padrón. Respecto del cuarto detenido, el secretario de la Federación de Tenerife, Ramón Ángel Hernández Baussou, el magistrado acuerda la prisión eludible bajo fianza de 100.000 euros. En caso de depositarlos, su situación se modificará a las medidas de comparecencias semanales, prohibición de salida del territorio nacional y retirada de pasaporte. Los tres ya han ingresado en la prisión de Soto del Real, a las 21.00 horas.

En un auto, el juez acuerda esta medida ante la gravedad de los delitos —administración desleal, apropiación indebida y/o estafa, falsedad documental y corrupción entre particulares— lo que pudiera llevarles a huir de la justicia, "máxime ante la gran capacidad económica de la que disponen", dice Pedraz, así la posibilidad de obstrucción de la investigación, que se encuentra pendiente de analizar toda la documentación ocupada en los registros.

A lo largo de 44 folios, el magistrado explica todos los hechos presuntamente delictivos que se atribuyen a Villar y el resto de investigados y que se cometieron en el ámbito de la Federación de Fútbol "con la voluntad de enriquecerse y/o favorecer el enriquecimiento de terceros".

Según el juez Pedraz, al menos desde 2009, Ángel María Villar creó un entramado para desviar fondos públicos y privados de la RFEF y organismos vinculados a ellos, como la Fundación de esta Federación y la Mutualidad de Previsión Social MUPRESFE.

Para ello, estableció un "clientelismo" tanto en la contratación de familiares como en la presunta adjudicación arbitraria de contratos de suministro y prestación de servicios a empresas vinculadas directamente o a través de familiares. También con la obtención de determinadas contraprestaciones por estas adjudicaciones, con incumplimiento de sus obligaciones como responsables de los fondos federativos y aprovechándose los puestos que ostentan los implicados.

El auto del juez detalla todos los "excesos en las facultades de administración" llevado a cabo por parte de Ángel María Villar aprovechando su posición de dominio y poder de disposición en la RFEF y en la Selección Española de Fútbol.

Entre estos excesos están los nombramientos en la Junta Directiva —que se utilizan a modo de recompensa—; la concesión de beneficios en favor de algunos presidentes de federaciones territoriales de fútbol para ganarse sus votos en la Asamblea General; la contratación y remuneración de personal en este organismo, así como en excesos relacionados con el favorecimiento a su hijo Gorka Villar a través de la sociedad que administra Sport Advisers SL.

En otro apartado de su resolución, el juez se centra en los partidos de fútbol amistosos de la Selección Española con la de Corea del Sur, Venezuela o Chile, entre otras, para beneficiar a su hijo Gorka, cuya sociedad acaba percibiendo cobros de las aludidas federaciones.

El juez considera que desde la Federación Tinerfeña de Fútbol se pudieron desviar fondos hacia el patrimonio de su vicepresidente económico, Juan Padrón y de Ramón Hernández.

Trama de reventa de entradas

El magistrado describe el entramado de reventa de entradas en el que participa la RFEF y la Federación Tinerfeña de Fútbol. Por todos estos hechos calificados de graves el juez ha acordado que procede decretar el ingreso en prisión para estas tres personas.

Contra este auto se puede interponer recurso de reforma ante el propio juez y subsidiario de apelación ante la Sala de lo Penal