Publicado: 16.05.2014 07:00 |Actualizado: 16.05.2014 07:00

El pulso entre Manos Limpias y Frente Cívico preside la fase final de la instrucción del caso Urdangarín

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La foto finish de las acusaciones en el caso abierto contra Iñaki Urdangarín pende de un pulso que mantiene el sindicato Manos Limpias y la asociación Frente Cívico Somos Mayoría, vinculada al ex dirigente de IU Julio Anguita.

La primera ejerce en solitario la acusación popular del caso Nóos desde el año 2008, donde está imputado Iñaki Urdangarín y su mujer Cristina de Borbón, así como su ex socio Diego Torres y su mujer. Sin embargo, justo una semana antes de que la infanta declarara a comienzos de febrero como imputada, el Frente Cívico Somos Mayoría solicitó su personación como acusación popular con el fin de actuar frente a la hija del rey y controlar el proceso.

El juez instructor 3 de Palma, José Castro, ha dado cobijo en sus resoluciones a la asociación promovida por su paisano cordobés Julio Anguita. Pero la Audiencia de Palma ha quitado la razón al juez, le ha dado un tirón de orejas y ha ordenado que ambas acusaciones actúen bajo una misma dirección técnica, en este caso de la abogada de Manos Limpias,Virginia López Negrete.

La Audiencia de Palma dictó un auto el pasado 18 de marzo en el que otorgaba la dirección técnica de la acusación a la asociación personada primero. Así lo establece el artículo 113 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, cuando define que se procurará que las actuaciones estén bajo una misma dirección y representación jurídica en estos casos.

La Audiencia consideró que, a pesar de sus distintas "sensibilidades", ambas asociaciones mantienen una posición procesal "coincidente en lo esencial" y dirigida, principalmente, "a lograr la imputación y posiblemente a solicitar la apertura de juicio" contra Cristina de Borbón. De hecho, recordó que la personación de Frente Cívico coincidió con el encausamiento de la hija del rey, imputación que "ha venido siendo solicitada en solitario a lo largo del proceso por Manos Limpias".

Tras esta resolución, la abogada López-Negrete se puso en contacto con el abogado de Frente Cívico y solicitó al juzgado una serie de pruebas que esta asociación quería practicar.  Utilizó para ello a su procurador en el caso. Pero el juez Castro las denegó, ya que no se habían solicitado a través de la procuradora de la asociación de Anguita.

Tras un recurso, la Audiencia de Palma dictó un auto el 12 de mayo que contiene reproches al juez: si había discrepancia era Castro quien tendría que haber subsanado los defectos formales sobre la representación de los procuradores, pero no rechazando de plano las nuevas diligencias y provocando un recurso a la Audiencia "innecesario y superfluo".

El juez Castro respondió este jueves con una providencia en la que comunica a Frente Cívico que, "lamentándolo", no existe "otra salida" que tener por apartada a su procuradora. La coletilla del lamento es un signo de la mala relación que comienza a haber entre el juez instructor y la Audiencia de Palma.

Por su parte, la asociación Frente Cívico presentó un extenso escrito dirigido a Castro en el que comunican que no van a ratificar al procurador de Manos Limpias: "nada hay que ratificar", conscientes "de las consecuencias procesales que ello tendrá". Una forma de asumir que quedarán apartados del caso aunque expresen su "inequívoca voluntad" de seguir dentro del proceso.

Para la asociación de Anguita, tener como dirección técnica a Manos Limpias "es del todo incomprensible en el marco de un Estado de Derecho y en una causa de gran trascendencia social como la que nos ocupa".

En su escrito, Frente Cívico critica el "interés" y la "prisa" que ha habido por apartarles del caso y denuncia que el camino de su personación ha sido "minado" y los han "torpedeado".

También recuerda cómo Manos Limpias se opuso a su personación "de una manera beligerante" a través de un escrito en el que se sintieron insultados y que dejaba clara la "animadversión" hacia ellos.

Sus críticas que extiende hacia la Fiscalía Anticorrupción, que apoyaba el criterio de Manos Limpias. Frente Cívico Somos Mayoría considera "muy extraño" el "empeño" del Ministerio Fiscal de apartarlos, cuando ellos habían manifestado el pasado enero "su férrea intención de controlar la instrucción de la imputación de la infanta dadas todas las particularidades que rodeaban a la misma y que habían creado en la sociedad la opinión de que no todos somos iguales ante la Ley".

Esta instrucción en la que se entremezclan dimes y diretes personales está a punto de finalizar. Queda un interrogatorio previsto para finales de mayo y que la Agencia Tributaria responda sobre la última estrategia de Urdangarín para eludir dos posibles delitos fiscal.

Se calcula que el auto de procesamiento se dicte en junio y que el de apertura de juicio oral fuera firme el próximo septiembre, si es que se dicta. Pero las espadas están en alto, porque en caso de que el juez Castro acuse a Cristina de Borbón, llegará un duro pulso procesal entre las partes: se juegan que una infanta de España se siente en el banquillo.