Público
Público

El TSJ de Valencia reconstruirá los expedientes dañados por el incendio

La policía científica investiga la razón por la cual no funcionaron las puertas contraincendios. La primera hipótesis apunta a un posible cortocircuito.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Imagen del estado en el que ha quedado el juzgado de primera instancia número 2 tras el incendio declarado este domingo en la Ciudad de la Justicia de València. EFE/ Juan Carlos Cárdenas

El edificio de la Ciudad de la Justicia de Valencia ha quedado cerrado definitivamente y se ha suspendido la actividad en todos los juzgados tras el incendio surgido este domingo en un amplia área donde las inhalaciones tóxicas no permiten trabajar a los funcionarios.

Desde este domingo, 10 de septiembre, los días se declaran inhábiles a efectos de plazos procesales y de actividad judicial, según una diligencia firmada por la presidenta del TSJCV, Pilar de la Oliva. Se mantienen abiertos los juzgados de guardia y las guardias de violencia sobre la mujer, también en Penal, “hasta que se normalice la situación y a la espera de los informes técnicos de organismos pertinentes”.

Esta suspensión se mantendrá hasta que la consejería de Justicia garantice las condiciones óptimas de salubridad para funcionarios y justiciables que cada día acuden a la Ciudad de la Justicia.

Los colegios de abogados y procuradores de Valencia se han puesto en contacto con el TSJCV para ofrecerse a reconstruir los expedientes que hayan podido verse dañados, según fuentes del tribunal.

Los asuntos que llegan a primera instancia cuentan siempre con procurador, de tal manera que no será difícil recuperar la documentación dañada de los expedientes.

Los casos que tramitan estos juzgados son, en especial, reclamaciones, juicios verbales, ordinarios y ejecuciones.

En la primera inspección visual que realizó De la Oliva y el decano de Valencia, Pedro Viguer, ambos contrastaron que la documentación judicial de los órganos afectados no ha sido destruida en su integridad sino que las carpetas se encuentran ennegrecidas.

Ahora bien, el proceso de cotejar la integridad de la documentación y la recuperación posterior se presenta largo para los funcionarios de los juzgados afectados.

El incendio se produjo en el juzgado de primera instancia 3 (Civil) y ha dañado a los juzgados 2 y 4. El número 1 tiene el techo ennegrecido.

La zona incendiada se encuentra en la segunda planta de la Ciudad de la Justicia y los daños causados no han sido sólo por el incendio, sino también por el agua y el material utilizado para apagar el fuego.

El primer informe de los bomberos ya ha sido entregado a las instancias judiciales y administrativas del Gobierno de Valencia. No aventura hipótesis alguna, sino que describe los daños.

La policía científica investiga las causas del incendio. Fuentes jurídicas apuntan a un cortocircuito como posible causa del siniestro, a la espera de que las evidencias confirmen esta hipótesis inicial que se baraja.

También se investiga la razón por la cual no se cerraron las puertas contraincendios, aunque otras fuentes aclaran que los funcionarios tienden a colocar cintas aislantes con el fin de no recurrir a las tarjetas magnéticas cuando entran y salen de las dependencias judiciales.

La Ciudad de la Justicia de Valencia se inauguró hace 14 años como un edificio inteligente e ignífugo. Sin embargo, los juzgados afectados han ardido con emanaciones de humo tóxico proveniente de la combustión de materiales plásticos.

La Conselleria de Justicia ha abierto expediente a la empresa adjudicataria de mantenimiento  de la Ciudad de la Justicia: Eiffage Infraestructuras, la filial española de la multinacional francesa del mismo nombre, que recibió el traspaso del contrato el pasado mayo de la empresa Concentra Servicios y Mantenimiento.

Este departamento, que dirige Gabriela Bravo, es el responsable de la seguridad y la prevención del edificio. Tras una primera reunión, la intención de la consellería es declarar un estado de emergencia con el fin de disponer dinero y proceder de la manera más inmediata a adjudicar las obras de reconstrucción de la zona dañada.

Otra medida adoptada es que los asuntos que siguen entrando a los cuatro juzgados dañados serán dados a reparto entre los otros 17 juzgados de primera instancia que existen en el TSJCV.

Los juzgados de primera instancia se encuentran de por sí colapsados. Además, el juzgado de Primera Instancia 25 bis -destinado a resolver las reclamaciones a los bancos de devoluciones de las cláusulas suelo- ha recibido más de 2.000 demandas desde el pasado junio.

El delegado de prevención de riesgos del Sindicato de los Trabajadores de la Administración de Justicia (STAJ), Luis García, en representación de la mayoría de sindicatos de Justicia, ha denunciado de que el último simulacro de incendios en las instalaciones tuvo lugar "hace más de una década y la mayor parte del personal es nuevo desde entonces".

Este representante sindical denuncia además que los planes de evacuación están obsoletos. "La gente no conoce el plan de evacuación, los puntos de encuentro o las salidas, que además están precintadas", resalta.

Cada uno de los juzgados de primera instancia de Valencia atiende entre 1.800 y 2.000 asuntos al año. En el edificio de la Ciudad de la Justicia trabajan una media de 1.000 personas y tiene una afluencia de 8.000 personas diarias.