Publicado: 21.04.2014 16:10 |Actualizado: 21.04.2014 16:10

La última triquiñuela del juez Silva para retrasar el juicio por el caso Blesa: la renuncia de su abogado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En el último instante de la jornada, saltó la sorpresa. Arturo Beltrán, el presidente del Tribunal que juzga al magistrado Elpidio José Silva por prevaricación, adelantó en la vista que no se anularía el caso, como pedía la defensa del juez, momento que aprovechó su abogado defensor para sacar un as en la manga: anunciar su renuncia por la "pérdida de confianza" de su defendido en su estrategia.

"Teniendo en cuenta que he fallado en mi pronóstico y que mi cliente ha acertado, no puedo más que decir que hay disparidad de criterio y he fallado a la confianza de mi cliente. Me resulta imposible defenderle en estas condiciones", ha anunciado su abogado, Cándido Conde-Pumpido.

Con esta estratagema, todo apunta a que este martes el juicio pueda quedar suspendido, hasta la designación de un nuevo abogado defensor. El fiscal Manuel Moix reclama seguir adelante con el juicio, porque cree estar ante un "nuevo fraude de ley" del letrado defensor. Y el abogado del expresidente de Caja Madrid, Carlos Aguilar, tilda la decisión de "pirueta" inaceptable.

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid decidirá este martes qué solución adopta, cuando se reanude a las 10 la vista oral. Pero Silva ya ha avanzado que primero le tendrán que dar plazo a él para designar defensor y que, si le colocan un abogado de oficio, éste tendría que estudiar antes "miles de folios". El aplazamiento del juicio es la alternativa más plausible.

El juez es juzgado en el TSJ de Madrid para responder los delitos de prevaricación continuada, retardo malicioso en la Administración de Justicia y contra la libertad individual de Miguel Blesa , el expresidente de Caja Madrid al que encarceló en dos ocasiones cuando lo investigaba.

La defensa de Silva ha planteado en el juicio cinco causas de nulidad, todas ellas rechazadas por el tribunal. La última de ellas, la supuesta falta de competencia del tribunal, se basaba en que Silva ha conseguido la excedencia voluntaria como juez para concurrir a las elecciones europeas y que, por lo tanto, ya no era una persona aforada. El fiscal y las acusaciones lo rechazan porque cometió los hechos en el ejercicio de sus funciones como juez.

Su letrado defendía que fuera juzgado por un juez de lo penal para evitar "transferir este marrón" al Tribunal Supremo y que luego resolviera en contra de España el Tribunal Europeo de Derechos Humanos: "Es la primera vez en la historia judicial española en la que se obliga a un acusado a ir a juicio con una parte declarada secreta".

 La estrategia de Silva pasa por conseguir que el juicio se celebre tras las elecciones europeas de mayo, en las que se presenta como candidato. Es más, su abogado, ha traído a colación que el juicio se produce en pleno proceso electoral y que es "práctica habitual" del Supremo no interferir en procesos electorales. Beltrán le ha recordado después que, hasta donde recuerda, Silva decidió presentarse a las elecciones europeas después de ser convocado el juicio.

Otra de las cuestiones planteadas por la defensa es que la aseguradora que cubre la responsabilidad civil de los jueces, Zurich, no estaba personada en la causa.

Elpidio José Silva es un magistrado que domina el derecho procesal. Y en su sudoku procesal, la posibilidad de que su aseguradora no esté personada puede provocar la anulación del juicio. Es su segundo as en la manga. Si el expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa emprende acciones civiles contra él, como ha anunciado, la aseguradora "tiene derecho a estar para defender la inocencia de su cliente".

Arturo Beltrán, presidente del tribunal, ha permitido a Silva el uso de la palabra al término de la sesión a petición de la defensa. Y el juez jugado ha aprovechado para dar un repaso al tribunal y a los dos abogados de la acusación contra él, la de Blesa y la del expresidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán.

"Me siento atropellado" desde que decidió investigar al expresidente de Caja Madrid. Así ha comenzado Silva su intervención para acusar al abogado de Blesa de mantener una actitud "amenazante" contra él a través de los medios de comunicación; denunciar que no hay reglas limpias porque se está jugando al tenis "con la cancha llena de baches", y que éste es un juicio en el que "no hay reglas procesales". De ahí que entienda la "impotencia de mi letrado. No me siento defendido", ha remachado para apoyar la renuncia anunciada.

El juez Elpidio Silva llegó esta mañana a la sede del TSJ de Madrid para calificar su juicio de "ilegal" y de "patraña". Cabeza de lista del Movimiento Red para las elecciones europeas, Silva ha sido recibido entre aplausos por una decena de personas que portaban una pancarta del partido que preside y que coreaban consignas, como "Un juez honrado no puede ser juzgado", "Blesa ladrón, vete a prisión" o "Ellos forrados y el pueblo arruinado".

Tras una hora de lectura del escrito de la acusación de la Fiscalía, Elpidio José Silva ha reclamado que se lean todos los escritos de acusaciones, con la intención de ausentarse del juicio durante este trámite y conceder las entrevistas de televisión en directo que había acordado. Pero, tras un receso, el presidente del tribunal le ha recordado que debía permanecer en la Sala hasta que se le pregunte si reconoce los hechos que se le imputan.

Al término de la vista, Silva ha negado que la renuncia de su abogado sea una táctica dilatoria, sino que es la "escenificación" de una respuesta ante un juicio sin garantías en el que su abogado es un títere: "aquí se está jugando al tenis, sin red y con la pelota que no bota", ha asegurado a la salida de la vista oral. Hay una apariencia de juicio, pero no se está ante "un juicio mínimamente justo", sino que es un juicio "ilegal".