Público
Público

La "unidad de España" suma inquietantes aliados internacionales

Los paramilitares ucranianos, que se ofrecieron por video para acabar con los independentistas catalanes, son cruzados cristianos que reconocen colaborar con grupos talibanes para acabar con el gobierno ruso.

Publicidad
Media: 3.89
Votos: 28
Comentarios:

Mural de "España, una grande y libre" en Ucrania

Quince minutos después de que Álvaro de Marichalar -el hermano del ex marido de la Infanta Elena- fuera detenido por los Mossos d’Esquadra ante el Palau de la Generalitat por resistencia y desobediencia a la autoridad, una organización paramilitar ultraderechista ucraniana ofrecía, al Rey y al Gobierno de España, a 300 de sus mejores hombres para combatir el independentismo en Catalunya.

Poco después de las cuatro y media de la tarde, del pasado jueves 26 de octubre, con el artículo 155 de la Constitución en marcha y con la plaza de Sant Jaume llena de estudiantes independentistas aguardando el discurso del president Carles Puigdemont, se difundía a través de las redes sociales un vídeo de un extraño grupo.

En este, aparecía el líder de la ultraderecha ucraniana, flanqueado por dos individuos uniformados, con un retrato de Franco de fondo, saludaba con un “Viva Cristo Rey” en perfecto castellano, para dar paso a un mensaje en ucraniano en nombre de la Unión de Evangélica Ucraniana de Veteranos ATO, mientras una voz en off lo traducía.

España como Ucrania

El mensaje literal decía que la Unión Ucraniana de Veteranos (ATO) ha formado un batallón de voluntarios que están preparados para acudir a la primera llamada del pueblo español para defender la unidad de España.

La Unión de Veteranos de Ucrania (ATO) expresa su apoyo al Rey de España y al pueblo español en sus esfuerzos por proteger la unidad de su estado. "Cuando en 2014 apareció la amenaza del separatismo en el este de Ucrania, ciudadanos españoles junto con voluntarios ucranianos, con armas en sus manos, defendieron nuestra libertad e independencia. Apoyar a los hermanos españoles cuando una amenaza similar surgió en España es nuestro deber sagrado. ¡España sobre todo!”.

El líder de la Unión de Veteranos de Ucrania, Vitaly Chornly

El líder de esta organización de veteranos se llama Vitaly Chornly, y también es el líder espiritual del grupo paramilitar Batallón Santa María que combate contra los rusos en la región del Donbass, junto a los también paramilitares del temido Batallón Azov, cuyos veteranos se integran en 'ATO'.

Chornly es un viejo conocido de los servicios de inteligencia internacionales, que moviliza a cristianos ortodoxos en una cruzada contra “el diablo ruso en el Cáucaso”, y no duda en mezclar religión y política para combatir junto a los separatistas musulmanes que “también luchan contra Rusia por su independencia” en otras repúblicas del área. En una entrevista realizada en 2015 por los periodistas Sheren Khalel y Matthew Vickery para Al Jazzira, Vitaly Chornly se define como el líder espiritual de unos “soldados portadores de las tradiciones europeas y la mentalidad cristiana del siglo XIII. Representamos el lado de la luz contra el lado oscuro. Los partidarios de Putin son representantes del diablo".

Chonrly, que profesionalmente es biólogo molecular de laboratorio, dejó la ciencia para centrarse en la mística de combate, y esta nueva perspectiva le ha llevado a mostrar su admiración por los talibanes. "Lo principal que admiramos de los talibanes -señala a los periodistas de Al Jazzira- es su constante fe en Dios. Se encontraron con terribles condiciones y guerra y aún así continuaron su lucha y tuvieron éxito. La fe es mucho más fuerte para luchar que las ideas políticas". Pero Vitaly destaca sobre todo su admiración por la estrategia de estos grupos, “capaces de enfrentar enemigos poderosos y luchar continuamente a pesar de ser más pequeños en número y recursos”.

Los miembros del Batallón Santa María rezan en el frente dos veces al día, y lo hacen en oraciones dirigidas expresamente por Vitaly.

El comandante del Batallón Santa María, Alex Borgese

El ex miembro de Batallón Azov

La mano derecha del líder espiritual del Batallón Santa María es el comandante Alex Serediuk, alias “Borgese”, que aparece a su izquierda en el vídeo, en el que se ofrecen para combatir el independentismo en Catalunya.

Serediuk fue miembro del paramilitar y neonazi Batallón Azov y combatió en el frente de Donetsk. Borgese asegura que abandonó Azov por la ideología nacional socialista de este grupo paramilitar, aunque afirma que "la ideología de extrema derecha no me molesta". Sin embargo, lo que le molesta es estar rodeado de luchadores que no son celosos en sus convicciones religiosas.

"Dejé el Azov porque estaba lleno de paganos. A los cristianos comprometidos en el Azov no se les permitió detenerse a orar durante todo el día: necesitaba una unidad de cristianos, una unidad muy unida de guerreros cristianos comprometidos. Cuando los cristianos se reúnen para rezar saben que tienen a Dios con ellos, y la victoria está garantizada para porque Dios está con nosotros ".

Grupo talibán cristiano en Ucrania

El comandante del Batallón Santa María, que asegura que su unidad “es el comienzo de un grupo talibán cristiano en Ucrania”, perdió el dedo meñique de su mano derecha el 7 de agosto de 2014 en la batalla conocida en Ucrania como la Masacre de Ilovaisk, donde al menos 100 tropas pro-ucranianas fueron rodeadas por las fuerzas pro-rusas y asesinadas a tiros.

En su despedida de los reporteros de Al Jazzira el comandante Borgese aseguró que "no somos solo una organización de fe. Somos la espada en lugar de la cruz. Lucharemos hasta que caiga el Kremlin". Y ese es también la oferta que hace su batallón para combatir a los independentistas catalanes.

La extraña realidad ucraniana

El Batallón Azov, uno de los más sanguinarios, tuvo su fortaleza en los combates de 2014, donde estaba integrado el actual comandante del “Batallón Santa María”.

La unidad Azov se formó en mayo de 2014 en la ciudad de Mariúpol, una población situada entre la península de Crimea y el Donbass, formada principalmente por miembros del servicio patrullero del Ministerio del Interior de Ucrania. En septiembre de ese mismo año el Batallón Azov se convirtió en uno de los primeros destacamentos paramilitares de voluntarios ucranianos ser reconocidos oficialmente por el Gobierno del presidente Petro Poroshenko, otorgándoles el estatus de regimiento "por méritos destacados ante la patria". En noviembre de 2014 se integró en la Guardia Nacional de Ucrania.

El emblema de este grupo armado hace una clara referencia a la simbología de las SS; muchos de sus miembros profesan la ideología neonazi.