Publicado: 25.05.2015 19:45 |Actualizado: 25.05.2015 21:11

UPyD, en la ruina, se retira de todas las
causas judiciales

Rosa Díez pone fecha para el Congreso extraordinario que renovará la dirección del partido: el 11 de julio. Por una vez hace autocrítica pero no se arrepiente de no haber pactado
con Ciudadanos, así como de no haberse retirado tras
el batacazo en las elecciones andaluzas

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 3
Comentarios:
La secretaria general de UPyD, Rosa Díez. - EFE

La secretaria general de UPyD, Rosa Díez. - EFE

MADRID.- UPyD está sufriendo una muerte lenta y dolorosa. Después del batacazo electoral de este domingo, en el que ha perdido incluso la poca representación que ya tenía ayuntamientos y comunidades (ha conseguido sólo tres pequeñas alcaldías), la formación se ha visto obligada a retirarse de todas las causas judiciales en las que estaba presente como acusación particular, como el caso Bankia, el proceso contra Rato o las tarjetas black, entre otros.

Sin representación en las instituciones, los partidos no reciben dinero. Y sin dinero no se pueden pagar las fianzas que exigen los tribunales. Así que los magentas no podrán seguir adelante con la actividad que más les ha definido en los últimos tiempos: su lucha contra la corrupción. Así lo ha anunciado Rosa Díez en la rueda de prensa posterior a la reunión que el Consejo de Dirección ha mantenido para valorar los resultados de los comicios.



UPyD se retira de causas como el caso Bankia, el proceso contra Rato o las tarjetas 'black', entre otras

La todavía líder de la formación ha anunciado también la fecha del Congreso extraordinario en el que se renovará la dirección del partido: el 11 de julio. Ella ha confirmado la retirada de su candidatura que avanzó ayer y aseguró, asimismo, que no se presentará tampoco a las primarias de las que saldrá el candidato magenta a las elecciones generales (que no necesariamente tiene que ser el líder del partido).

A la portavocía del partido podrán presentarse todos los afiliados que lo deseen, con una lista de 21 candidatos a formar parte del Consejo de Dirección. Y todos los afiliados decidirán también el resultado final del mismo. Hasta el momento, la única que ha anunciado su intención de disputar esa batalla ha sido Irene Lozano. Pero tal situación podría no llegar a producirse. Si es expulsada del partido, nunca podrá optar a liderarlo. De momento, Lozano ha comenzado su campaña interna, lanzando un video de la corriente que lidera Renovadores UPyD.

El futuro de la diputada en la militancia de UPyD pende de un hilo después de que el diario Infolibre desvelara un intercambio de correos electrónicos con el exmagenta Ignacio Prendes [ahora diputado en Asturias por Ciudadanos], en los que, presuntamente, ambos confabulaban para crear con otros díscolos un partido nuevo. Díez ha zanjado este tema hoy asegurando que no había sido tratado hasta el momento por la cúpula de UPyD. "No hemos tenido tiempo de abordar esta cuestión, ni siquiera de abordar si la vamos a abordar", sentenció con ironía y cierto enfado.

Rosa Díez se niega a hacer autocrítica sobre sí misma y a valorar si los resultados del 24-M habrían sido mejores sin su presencia

Sobre el recién dimitido Álvaro Anchuelo ─otro de los díscolos afines a Lozano y, tal y como ha explicado él mismo, siempre partidario de la confluencia con Ciudadanos─, Díez se limitó a "respetar" su decisión y a "agradecer" su trabajo como diputado en el Congreso y , antes de su dimisión, también en el Consejo de Dirección.

La portavoz de UPyD tampoco recibió bien la pregunta sobre si su "mano derecha", Andrés Herzog, se presentaría contra Lozano en el Congreso de julio. "Ni mi mano derecha ni mi mano izquierda", protestó, instando a los medios a preguntar directamente al mentado sobre su posible candidatura.

Del mismo modo, Díez se negó a hacer autocrítica sobre sí misma. Asumió que el partido "algo habrá hecho mal", a la vista de los "lamentables resultados electorales", pero no valoró si habría beneficiado a los candidatos de los que se siente "orgullosa" su propia retirada a tiempo, antes del 24-M. Fueron muchos quienes pidieron su dimisión tras el batacazo de las elecciones andaluzas del 22 de marzo. Y son muchos también quienes consideran que los resultados de ayer habrían sido mejores sin su presencia. "Es una hipótesis y no creo que sea muy adecuado decir que sí o que no. No merece la pena opinar sobre una situación que no se ha dado", concluyó.

"Nosotros hemos hecho una tarea ejemplar, hemos demostrado que somos un servicio público y hemos hecho una aportación 'histórica'"

Tampoco se mostró arrepentida por el no-pacto con los de Albert Rivera. "Eso, precisamente, no lo hemos hecho mal", aseguró. "Hicimos lo que teníamos que hacer, lo que decidió el partido y su Consejo Político", agregó para justificar su rotundidad frente a los evidentes éxitos de los naranjas en contraposición con la debacle magenta. "Nosotros hemos hecho una tarea ejemplar, hemos demostrado que somos un servicio público y hemos hecho una aportación 'histórica' consiguiendo que algunas cosas que nosotros hemos defendido (transparencia, regeneración democrática, etc.) estén ahora en las agendas de todos los partidos políticos", presumió.

Y con el mismo optimismo se mostró al hablar sobre el futuro de la formación, a pesar de la agonía del momento. "Ahora somos un partido aún más pequeño pero seguimos con ganas de trabajar. Nuestra voluntad y nuestra ambición de país es aún mayor que ayer", jaleó. "A partir de ahora seguiremos trabajando para que el Congreso se celebre en las mejores condiciones y para que el partido salga reforzado de cara a las generales", explicó. Y aún le quedaron fuerzas para mitinear y defender el "proyecto de UPyD" pese a que ella, a partir del 12 de julio, será "sólo una afiliada más". "Mientras la sociedad tenga problemas, tendremos mucho que aportar todavía. El partido tiene nervio, sigue vivo", concluyó.