Público
Público

Miguel Urbán niega "el giro a la izquierda" del PSOE y rechaza que hoy se pueda formar un gobierno a la portuguesa en España

El secretario de Europa de Podemos celebra la victoria de los militantes del PSOE frente al "aparato" y pide a Pedro Sánchez que elija entre "ser leal con el régimen del 78 o plantearse una ruptura democrática con las oligarquías". 

Publicidad
Media: 5
Votos: 6
Comentarios:

El eurodiputado de Podemos, Miguel Urbán.

"La crisis del PSOE no se ha cerrado con la victoria de Pedro Sánchez". El eurodiputado y secretario de Europa de Podemos, Miguel Urbán, celebraba este sábado el triunfo de las bases del Partido Socialista frente al "aparato" de la formación en las primarias que auparon a Pedro Sánchez de vuelta a la Secretaría General, pero rechazaba que el PSOE haya efectuado un "giro a la izquierda".

"De momento no lo hemos visto", afirmaba, en contraposición con el discurso del resto de principales portavoces del partido, entre ellos su líder, Pablo Iglesias, que sí ha reconocido avances en el nuevo PSOE. "Es verdad que es demasiado prematuro", matizaba el eurodiputado en su intervención en uno de los coloquios en el marco de la Universidad de Verano de su formación, en Cádiz.

"El resultado de las primarias fue un golpe y un claro castigo a la abstención para que gobierne Rajoy", continuaba Urbán, pidiendo a Sánchez que elija una posición de una vez por todas: "O ser un partido leal con el régimen del 78, o plantearse una ruptura democrática con las oligarquías, con el régimen del 78 que nos tiene atenazados. Las dos cosas a la vez no son posibles", apostillaba.

Para "ayudar" al Partido Socialista a decidir, Urbán defendía como "necesaria" la "vuelta a la centralidad de la lucha social". "Ante el parón institucional es necesario recuperar la actividad en las calles, para que haya cambios de política real". "Tenemos que conseguir que esas movilizaciones vuelvan", insistía.

El eurodiputado y rostro más visible de Anticapitalistas ligaba la actual crisis del PSOE a la que sufren el resto de familias socialdemócratas europeas, "rehenes de sus propias políticas austericidas y neoliberales", en un contexto en el que se vive una "rebelión" de las bases socialistas contra esas políticas -ponía el ejemplo de Jeremy Corbyn, líder del Partido Laborista de Reino Unido-. "La crisis del PSOE es realmente la crisis del turnismo, la crisis del régimen del 78, y no se ha cerrado con la victoria de Sánchez", enfatizaba.

Rechaza las tesis de Errejón

Por otra parte, Urbán ha rechazado rotundamente la tesis del secretario de Análisis Estratégico y Cambio Político del partido, Íñigo Errejón, que este mismo sábado, en el mismo escenario, pedía adoptar una relación de "competencia virtuosa" con el PSOE. "No podemos adoptar un modelo de competencia virtuosa con el PSOE", sostenía el secretario de Europa, afirmando que, "en el mejor de los casos", eso llevaría a Podemos a asistir "como actores secundarios a la autorreforma del régimen".

"Tenemos que mantener nuestra independencia política hasta el final", incidía Urbán, para "preparar el escenario constituyente que permita cambiar nuestro país de raíz". "Ese es nuestro modelo y ese tiene que ser nuestro camino"; "si ahí nos encontramos con el PSOE , perfecto, pero ninguna cesión que no suponga mejoras para las clases populares". "No podemos hacerle ninguna cesión programática" mitineaba.

Esa idea casa con otra de las claves de su discurso, pronunciado en una conferencia sobre el Gobierno portugués y la opción de exportar este modelo, construido sobre un acuerdo parlamentario entre fuerzas de izquierdas a nuestro país: "No es posible un Gobierno a la portuguesa en el Estado español", descartaba Urbán, afirmando que en el Parlamento español "no existe esa mayoría de izquierdas que sí existe en Portugal". "¿Cuál es el modelo de gobierno a la portuguesa de Sánchez? Con Ciudadanos. Parece que volvemos al día de la marmota", zanjaba.

La base del acuerdo portugués: "Todos contra la derecha"

Ademas de Urbán, en la mesa sobre el modelo luso tomaban la palabra Enric Juliana, periodista de La Vanguardia, y Marisa Matías, eurodiputada del Bloco de Esquerda portugués, una de las fuerzas que integran la alianza parlamentaria que sostiene al Gobierno del Partido Socialista de Portugal, junto con los comunistas.
"La base principal del acuerdo es todos contra la derecha", explicaba Matías, que presume de la mejora en las condiciones económicas y sociales de Portugal con la gestión del nuevo Ejecutivo, tras el paso de la Troika y sus recortes por el país luso. "La gente ha sufrido mucho en los años de la Troika".

El segundo requisito para que funcione esta alianza es que todos sus integrantes deben estar de acuerdo en todas las políticas que decidan impulsar, lo que a su entender explica que no haya "contradicción entre identidad y convergencia" entre los partidos que firman este pacto.

Reconoce que los cambios aún son "muy limitados", que "todavía no podemos mirar a Portugal como un faro de la izquierda", pero pide seguir atentamente su ejemplo, que ya ha provocado un cambio irreversible en el sistema político portugués. "Para siempre", zanja.