Público
Público

Urbán y Rodríguez, únicos dirigentes de Podemos que rechazaron cesar a Fachin

El pasado viernes, la inmensa mayoría de los dirigentes estatales votaron a favor de la convocatoria de una Asamblea Ciudadana en Catalunya, según fuentes de la formación morada. La dirección de Pablo Iglesias tomó esta decisión tras las últimas declaraciones del exlíder del partido morado en Catalunya. El líder de Podemos Asturias no votó. 

Publicidad
Media: 3.40
Votos: 15
Comentarios:

El eurodiputado Miguel Urbán junto a la líder de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez. /EFE

Miguel Urbán y Teresa Rodríguez son los únicos miembros de la dirección estatal de Podemos que se han opuesto claramente a la convocatoria de una Asamblea Ciudadana en Podem Catalunya, y por tanto al cese de Albano Dante Fachin como líder y a la destitución de toda su dirección.

Fuentes de Podemos explican a Público que el viernes, en el debate en el que participaron algo menos de 70 de los 85 miembros de la dirección -Consejo Ciudadano Estatal-, sólo el Eurodiputado y secretario de Europa y la líder de Podemos Andalucía votaron en contra, frente a los más de 60 consejeros que apoyaron esta hoja de ruta, planteada por el secretario de Organización del partido, Pablo Echenique

Casi 70 de los 85 miembros de la dirección votaron, y más de 60 lo hicieron a favor de cesar a Fachin

Finalmente Fachin ha dimitido este mismo lunes, después de que hace tres días acotaran al máximo su margen de maniobra: o dimitía o sería cesado con la convocatoria del Congreso extraordinario -Asamblea Ciudadana- que se celebrará después de las elecciones del 21-D, tal y como se aprobó en la última reunión telemática de la dirección estatal, celebrado a través del canal de mensajería Telegram

Fuentes del partido morado explican a este medio que, si bien hubo algún otro dirigente que decidió abstenerse en la votación, Urbán y Rodríguez fueron los únicos que la rechazaron abiertamente.

Desde el entorno del eurodiputado confirman que Urbán votó en contra, argumentando que "no era momento político" para "hacer más ruido", teniendo en cuenta que aún tienen unas elecciones por delante.

Por su parte, preguntada por esta cuestión, la líder de Podemos en Andalucía reconoce a este diario que votó en contra "con toda la claridad que permitía el formato", aunque apunta que respeta "la decisión de la mayoría del CCE". 

Rodríguez entendió el viernes que no se cumplían los requisitos de "porcentajes de círculos o inscritos" para convocar una Asamblea Ciudadana extraordinaria o la revocación de Fachin. Según sus palabras, también criticó que la dirección estatal tenga la potestad de convocar este tipo de procesos en instancias inferiores, "como he defendido en los dos Vistalegres", los congresos del partido. 

Urbán y Rodríguez son dos de las caras más visibles de Anticapitalistas, la tercera corriente con más peso en Podemos. Fachin nunca formó parte de esta familia, pero sí recibió su apoyo en las primarias que le llevaron a la Secretaría General, y es considerado muy afín a algunas de sus tesis. 

Fachín ya estaba "políticamente fuera"

Un líder de Podem con un perfil tan próximo a partidos independentistas, y tan reacio a la confluencia con Los Comunes chocaba contra la línea de la dirección, afirman desde este órgano

Aunque ni Rodríguez ni el entorno de Urbán han querido confirmarlo,  hubo al menos otro dirigente que no votó: Daniel Ripa, líder de Podemos en Asturias. Según fuentes cercanas a Ripa, éste argumentó que, siendo un tema tan complejo, la dirección asturiana debía reunirse para abordar esta cuestión antes de que él pudiera posicionarse. "Dijo que no podía votar aún", explican.  

El propio secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, afirmó días antes de que la dirección acordase convocar esta Asamblea que Fachin estaba "políticamente fuera del partido", y la respuesta del entonces líder morado consistió en subir el tono de sus declaraciones.

Por otra parte, y como reconocen otras fuentes de la formación, la decisión de la inmensa mayoría de la dirección de actuar en Catalunya llega en un contexto en el que las encuestas no vaticinan buenos resultados de cara al 21-D, y en el que Podemos lleva semanas esforzándose por marcar distancias discursivas con los independentistas. Un líder de Podem con un perfil tan próximo a partidos como "ERC" o la "CUP"- en palabras de Iglesias-, y tan reacio a la confluencia con Catalunya en Comú, sobre la que los inscritos catalanes decidirán este martes, chocaba contra la línea política de la dirección, como destacan integrantes de este órgano.

De hecho, quizás la única variable que puede hacer que la dirección de Iglesias se reafirme es el resultado de la consulta a los inscritos sobre el posible pacto con Catalunya en Comú, cuyos resultados se conocerán el martes. Los dirigentes estatales han llamado a la máxima participación -de momento han votado algo más de 16.600 personas-, y un resultado favorable a la confluencia reforzaría sus tesis.