Público
Público

Urdangarin se pagó un safari con el "dinero sucio" de Aizoon

Un informe de Hacienda aporta más facturas de gastos personales de los duques de Palma sufragados por esa sociedad, que se sospecha que fue usada para defraudar y blanquear

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una estancia en Suráfrica con safari incluido. Es uno de los nuevos gastos particulares de los duques de Palma que fueron sufragados con el 'dinero sucio' de Aizoon --en terminología de la Audiencia de Mallorca--, la sociedad propiedad al 50% de los esposos que se sospecha que actuó como 'pantalla' para defraudar al fisco y blanquear el dinero público obtenido por Iñaki Urdangarin con sus negocios.

Así se refleja en los anexos a un informe de la Agencia Tributaria incorporado al 'caso Nóos', que incluye otras facturas de gastos personales de los duques de Palma, según publica este martes el diario 'El Mundo'. El juez está investigando pormenorizadamente las cuentas de Aizoon para decidir si imputa o no a la infanta por cooperación en delitos fiscales o de blanqueo, como le pidió la Audiencia de Palma de Mallorca al exonerar a Cristina del resto de imputaciones.

Entre la nueva remesa de facturas, destaca la de 1.350 euros que se abonó por dos días, el 4 y 5 de agosto de 2008, en un alojamiento de Sudáfica que incluía la participación en un safari. La reserva se hizo con el nombre de 'Pep Figueres', aunque según los investigadores se trataba en realidad del mismo Urdangarin.

Otras facturas cargadas a Aizoon en 2007 y 2008, según el mismo informe, fueron un alojamiento en Mozambique por 330 horas, para dos noches, a nombre de la infanta --que visitaba por entonces proyectos de la Fundación La Caixa en ese país africano--, o un fin de semana de toda la familia en Roma por 5.160 euros.

También figura la compra de cuatro libros de la serie de 'Harry Potter', productos gastronómicos gourmet, flores, ropa, o cuatro entradas para la final de la Champions League en Roma en 2009, que el Barcelona ganó al Manchester United.

Las nuevas facturas se suman a las ya aportadas a la causa sobre el pago mediante Aizoon de trabajos de reforma en el palacete de Pedralbses, residencia familiar de los duques, los cargos de gastos personales de la infanta en una visa oro de la sociedad, o el traspaso de 150.000 euros de una cuenta de Aizoon a una cuenta ahorro de los duques.

Según señalaba la Audiencia de Palma en auto de 7 de mayo, cuando sólo se conocían parte de esos cargos a Aizoon, 'esas disposiciones de dinero sucio – según parece en gastos de reformas de la vivienda familiar-, quizás podrían constituir un delito de blanqueo de capitales. Podría faltar la intencionalidad de blanquear, pero eso, al igual que si hubo o no ocultación tributaria por declarar como sociedades lo que debió de haber sido por renta (aunque esta cuestión parece menos discutible si Aizoon era mera pantalla), son cuestiones de mayor calado que habrá que plantearse en su momento'.

Para la Audiencia de Palma, el juez Castro debía investigar las cuentas de Aizoon y si se usaron para gastos particulares de la infanta, especialmente a partir de marzo de 2006, ya que para entonces la Infanta había abandonado Nóos, y se supone que por haber sido alertada desde la Casa Real de las irregularidades existentes en su gestión, 'de modo que hay que suponer que a partir de entonces estaba o debería estar al tanto y al corriente de las mismas'.