Publicado: 02.03.2016 09:56 |Actualizado: 02.03.2016 19:53

Urdangarin apunta a Juan Carlos I: les pidió su desvinculación "formal"de Nóos, pero no profesional

"Yo no daba un paso en mi vida", sin consultarlo con el secretario de las infantas en la casa real. El exduque reconoce que recibió más de 710.000 euros de dinero público en dos años

Publicidad
Media: 3
Votos: 5
Comentarios:
Iñaki Urdangarin, exduque de Palma, en la reanudación de los interrogatorios en el marco del caso Nóos.

Iñaki Urdangarin, exduque de Palma, en la reanudación de los interrogatorios en el marco del caso Nóos.

PALMA/ MADRID.- Iñaki Urdangarin ha señalado este miércoles al rey emérito Juan Carlos I como la persona que les exigió apartarse de las actividades del Instituto Nóos, en 2006. Ahora bien, la desvinculación requerida fue formal, pero no profesional, según se desprende de su declaración ante la Audiencia de Palma que juzga el desvío de más de seis millones de euros de las arcas públicas a dicho instituto.

El abogado del entonces rey Juan Carlos I "nos pidió a la infanta, al señor [Carlos] García Revenga y a mí que nos desvinculásemos de la Junta Directiva y del Instituto Nóos", a raíz de "ciertas preguntas parlamentarias que había que analizar", ha explicado a preguntas del fiscal Anticorrupción Pedro Horrach.

En una de las "muchas reuniones periódicas" que mantenía con el asesor jurídico de Juan Carlos I, José Manuel Romero, conde de Fontao, 
se "empezó a valorar que yo tenía que tomar una decisión en este sentido", ha reconocido Urdangarin.

"La recomendación que recibí fue desvincularme de los aspectos formales" del Instituto, ha aclarado. Pero "puedo perfectamente pertenecer a una asociación de profesionales, pero no con la figura de presidente, no siendo un miembro de la Junta Directiva; esa es la recomendación que yo recibo".

Ahora bien, no comunicaron a las autoridades valencianas su desvinculación del Instituto Nóos, al tiempo que se organizaba el Valencia Summit. Entendieron que "los patrocinadores estarían de acuerdo"; el proyecto tenía importancia en sí mismo, por su "éxito".

El conde de Fontao volvió a ponerle pegas: "Dijo que no veía bien que yo fuese socio fundador y recomendó que se pondría el como presidente en sustitución mía"

En abril de 2006, Urdangarin y su socio Diego Torres crearon una fundación nueva, Areté, dedicada a la integración social y el patrocinio. Y el conde de Fontao volvió con las pegas: "Dijo que no veía bien que fuese yo socio fundador, que fuese presidente y recomendó que se pondría el como presidente en sustitución mía: el no tenía ningún inconveniente", ha resaltado. 

Duró poco tiempo y luego crearon la Fundación DCIS, siglas de Deporte, Cultura e Integración Social. "Yo me encargaba de lo que me gustaba: dejé los cargos para estar más cerca del deporte", ha aclarado.

La Fundación DCIS, que habría adquirido la empresa De Goes Center Stakeholder Management SL, está en el punto de mira de Horrach ya que se considera epicentro de un desvío a un paraíso fiscal de 50.000 euros al tiempo que el Instituto Nóos transfería 420.000.

Exculpa a Cristina de Borbón

"Es un tema personal". Así ha justificado Urdangarin la presencia de Cristina de Borbón en Aizoon, la empresa que ambos tienen al 50% y con la que supuestamente cometieron dos delitos fiscales en 2007 y 2008. En todo momento ha exculpado a la infanta: ella "no estaba en el día a día".

"¿Qué funciones tenían en Nóos su esposa Cristina de Borbón y Carlos García Revenga?", le ha preguntado Horrach. "Ninguna, simplemente conformar la Junta Directiva", ha respondido Urdangarin.

En cuanto a la declaración de la renta de su esposa, ha revelado al tribunal que la realizaba un alto funcionario de Hacienda: Federico Rubio Carvajal. Era "un asesor que venía por parte de la casa del rey".

Un alto cargo de Hacienda realizó las declaraciones de la infanta y Urdangarin por orden de la casa real: pedía datos de "todas las actividades de los dos"

Urdangarin, acusado de dos delitos fiscales, ha asegurado que Federico Rubio realizó también sus declaraciones de la renta hasta que se desplazó a Estados Unidos. "El pedía la información que consideraba necesaria para hacer su trabajo" a Diego Tejeiro: "Pedía información de todas las actividades que teníamos nosotros dos", ha respondido a preguntas de la abogada del Estado.

"Me reunía de forma periódica con él. Yo siempre he creído que obraba perfectamente", ha aclarado el exduque respecto al asesor fiscal de Zarzuela. Además, el siempre confió en "mis asesores fiscales", Marcos y Diego Tejeiro, también sobre el cambio de facturación que realizó: de cobrar de forma personal a facturar a través de Aizoon.

Sus primos no eran trabajadores ficticios

Respecto a los empleados en Aizoon, Urdangarin ha explicado que Marcos Tejeiro "nos decía que teníamos que tener una plantilla elevada" por motivos fiscales". El exduque concentró su trabajo en Aizoon una vez que se apartó de la dirección de Nóos.

Urdangarin ha negado que sus sobrinos, los hermanos Gui, fueran trabajadores ficticios de Aizon: le buscaban información "para  ir mejor preparado" a sus asesorías. "¿Ennegrecían el dinero de las nóminas?", le ha llegado a espetar Horrach. "Ni mucho menos"; ellos cobraban los cheques y Jan Gui pagaba a los empleados, ha aclarado el exdeportista.

Eso sí, seguía realizando negocios con su exsocio: "Yo le preguntaba a Diego Torres si me podía ayudar con sus empresas y lo subcontrataba", como por ejemplo en sus asesoría a Aceros Vergara o Motorpress.

"Yo no daba un paso en mi vida sin informar al señor [Carlos] García Revenga", secretario de las infantas

Iñaki Urdangarin ha revelado que crearon el Instituto Nóos en el año 2003 para que él pudiera facturar sus asesorías y que no hubiera "susceptibilidades" respecto a si asesoraba a unas empresas y no a otras.

"Yo no daba un paso en mi vida sin informar al señor [Carlos] García Revenga", secretario de las infantas Cristina y Elena en la casa real, ha reconocido el exduque en la misma línea marcada por la defensa de Diego Torres, quien insiste que la casa del rey estaba al corriente de sus actividades.

Recibió 710.000 euros públicos en 2 años

Recibió "710.000 euros con IVA" de las administraciones públicas de Valencia y Baleares por sus trabajos en los congresos de Valencia Summit y de Illes Balears Forum de los años 2004 y 2005.

El marido de Cristina de Borbón, que afronta penas que pueden alcanzar los 26,5 años de prisión, sólo ha reconocido ante el tribunal que enjuicia sus actividades los ingresos provenientes de dinero público. Pero se ha negado a aclarar las facturas que cobró de las empresas privadas por sus labores de consultoría.

Desconoce la contabilidad

En su segunda jornada de declaración ante la Audiencia de Palma, Urdangarin ha continuado desvinculándose de la contabilidad del Instituto Nóos, así como de la decisión de las cuantías que facturaron a las administraciones públicas de Valencia, Baleares y Madrid y de las que la trama extrajo más de 6 millones de euros a través de contratos irregulares.

"El tema de las facturas era una función delegada a tema de contabilidad", de la que Tejeiro era el responsable, ha dicho al apuntar al contable. Es la misma línea defensiva que la seguida por su exsocio Diego Torres.



El fiscal a Urdangarin: "¡Pero cómo no va a saber el nombre del gerente de Nóos, hombre! Usted era el director"

"No lo sé", "no me acuerdo", "no sé nada sobre eso", "lo desconozco".  Estas han sido las coletillas de Iñaki Urdangarin cada vez que el fiscal le ha preguntado por las cuentas de Nóos y por las facturas del Instituto. Por no recordar, no recuerda el nombre del gerente de la entidad que tantos beneficios le reportó: "No me acuerdo quién era el gerente del Instituto Nóos", ha replicado el exduque para el asombro de Horrach quien ha exclamado: "¡Pero cómo no lo va a saber, hombre! Usted era el director". 

Urdangarin entiende que Torres era el vicepresidente, y que "podría ser el gerente de los proyectos". El exduque ha explicado al fiscal que abandonó el Instituto Nóos en el año 2006 y Torres se encargaba del Comité Científico, de la supervisión, pero cada área de las cumbres tenía sus directores y cada uno era responsable de la contabilidad de los proyectos.

También tiene grandes lagunas sobre el proyecto de Juegos Europeos, que no se celebraron en Valencia pero que costaron a la Generalitat 380.000 euros de gastos. "Que yo sepa se cobró 380.000 euros", ha reconocido mientras primero decía que se había enterado por el sumario y después por alguien de Nóos, que no recuerda.

Iñaki Urdangarin durante su declaración ante el tribunal que enjuicia sus actividades. EFE

Iñaki Urdangarin durante su declaración ante el tribunal que enjuicia sus actividades, mientras es interrogado por fiscal Anticorrupción Pedro Horrach. EFE/Cati Cladera

Numerosas contradicciones

La declaración de Iñaki Urdangarin ante el tribunal se caracteriza por las evasivas respecto a toda pregunta relativa a la contabilidad. Pero también por la veintena de contradicciones respecto a su declaración en la fase de instrucción, ante el juez José Castro, y que Horrach se ha preocupado en resaltarlas.

Por ejemplo: ha asegurado que se reunió con Rita Barberá, alcaldesa de Valencia, en 2004 para "asesorarle para la organización de la America's Cup", cuando dijo al juez Castro que se había citado con ella para presentarle el Valencia Summit. Ofreció a Barberá el asesoramiento de Juan Pablo Molinero para el contrato de la Copa América de vela por recomendación de Juan Antonio Samaranch.

Otra contradicción: "Nunca he hablado con el señor Camps del tema del Valencia Summit", ha respondido al fiscal, cuando en la instrucción de la causa reconoció que se había reunido con el entonces presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps: "La única reunión a la que he asistido ha sido con el señor [José] Salinas en la Fundación Valencia Turismo". Y entendió que Salinas hablaba en nombre del ayuntamiento de Valencia.

¿Se define como profesional de la consultoría?

Nada más tomar la palabra, la abogada del Estado Dolores Ripoll le ha preguntado si el Instituto Nóos era una organización democrática. El exduque ha respondido que sí, pero no ha tenido respuesta para la siguiente pregunta: "¿Celebraron juntas?" "No lo recuerdo".

"Yo entiendo que hay cosas que no se hicieron perfectamente", ha reconocido de repente Urdangarin para destacar la caución que ha depositado por si la Agencia Tributaria considera que debe regularizar su situación fiscal.

"¿Está usted reconociendo su defraudación?", le ha interrumpido Ripoll enseguida. "No", ha replicado el exduque. Lo que quiere decir es que "si a la Agencia Tributaria le parece que no consigné lo suficiente yo..."

"Por eso estamos aquí", ha zanjado la abogada del Estado para continuar con su interrogatorio encaminado a acreditar la defraudación fiscal. Al final, ha intentado acorralarlo con una batería de preguntas:

"¿Conoce la legislación en materia de facturas?" "No" "¿Sabe lo que es el beneficio de una empresa?" Cree que sí "¿Y la diferencia entre el salario y la nómina de un trabajador?" "¿Conoce la diferencia entre el Impuesto de Sociedades y el IRPF?" No es experto...

Faltaba la puntilla, aportada segundos después por el abogado de la Comunidad Autónoma de Baleares, nada más tomar el relevo: "¿Se definiría usted como un profesional de la consultoría?" "Sí"

La declaración del exduque de Palma arrancó el pasado viernes una vez finalizada la de su exsocio al frente del Instituto Nóos, Diego Torres, que duró más de 25 horas. 

Tras su interrogatorio, llegará el turno del abogado Salvador Trinxet, supuesto creador del sistema de desvío internacional de dinero proveniente de Nóos y, por último, de Cristina de Borbón.