Publicado: 04.07.2016 17:01 |Actualizado: 04.07.2016 18:39

Urkullu sitúa la 'agenda vasca' como eje clave para apoyar un Gobierno

El lehendakari asegura que "El PNV no vetará a ningún candidato". Pide a ETA el desarme en un año y al Gobierno que comparta las propuestas del Ejecutivo vasco en política penitenciaria y el acercamiento de presos. 

Publicidad
Media: 2
Votos: 2
Comentarios:
El lehendakari, Iñigo Urkullu, durante su comparecencia en los cursos de verano de la Complutense hoy en El Escorial. EFE

El lehendakari, Iñigo Urkullu, durante su comparecencia en los cursos de verano de la Complutense hoy en El Escorial. EFE

El lehendakari, Íñigo Urkullu ha situado la agenda vasca como uno de los ejes fundamentales para que el PNV dé su apoyo a la formación de un Gobierno en España. "Mientras no haya debate sobre la agenda vasca, es difícil que haya apoyo" ha dicho tras una conferencia en los Cursos de Verano de la Complutense, en El Escorial. 

Aunque Urkullu ha asegurado que "el PNV es el partido que no pone vetos y líneas rojas antes de sentarse a hablar", ha recalcado que la agenda vasca es obvio "para todos los partidos que tengan aspiración de gobierno deben conocer".

En cualquier caso, el lehendakari ha dicho desconocer las intenciones del Partido Nacionalista Vasco sobre a quién investirán. "No vetamos a ningún candidato", ha dicho. 
En este sentido, el presidente vasco ha recordado que el partido "ha alcanzado acuerdos con todos, sin depender del color político" puesto que lo único que importa es la voluntad y disposición, ha explicado.



Durante su conferencia, Urkullu ha pedido al Gobierno español que comparta las propuestas del Ejecutivo vasco especialmente sobre víctimas, memoria, verdad y ámbito carcelario, entre cuyas medidas ha citado la transferencia de la política penitenciaria y el acercamiento de presos. El líder vasco ha pedido asimismo a ETA un desarme definitivo en el plazo de un año.

El fin de ETA, según ha destacado Urkullu, conllevaría un plan de localización y entrega de arsenales verificable por instituciones españolas, francesas o europeas, no necesariamente por el Gobierno vasco, aunque el lehendakari ha subrayado el papel que podría jugar la Ertzaintza.

"No ansía el Gobierno vasco que tengamos protagonismo; si alguien entiende que es competencia de otra administración la de proceder a la verificación, el Gobierno vasco manifiesta su voluntad política de colaborar con España, Francia, la Unión Europea o con agentes internacionales", ha sintetizado el lehendakari,

Ambas medidas, así como las propuestas del Plan de Paz del Ejecutivo vasco, algunas enfocadas a un plazo hasta 2020, forman parte de la llamada agenda vasca.

El lehendakari ha dejado claro, con todo, que el proceso "no está en manos sólo" de su Gobierno, pero también que hará todo cuánto esté en su mano para avanzar en él bajo el arco de influencia de tres actuaciones a realizar en un máximo de un año.

Como tercera actuación esencial ha remarcado llevar a cabo "una reflexión crítica sobre el pasado" dentro de dos premisas: la transparencia y la verdad.

Urkullu, por otro lado, ha indicado que todo lo que ha hecho su ejecutivo en la aplicación de su plan de paz, como forjar relaciones internacionales, ha sido puesto en conocimiento del Gobierno español, pues para él siempre ha sido esencial trabajar desde la lealtad.

Asimismo, ha considerado que algunas de estas propuestas entran en la responsabilidad de ETA y otras en la del Gobierno de Madrid, y a ambos les ha reprochado el "bloqueo" del proceso por sus posiciones.

En cuanto a las elecciones vascas, que se tienen que celebrar a más tardar el 20 de noviembre de este año, ha confirmado que todavía no hay fecha y que espera que se celebren "en un clima sociopolítico más estable que el habitual" aunque admite que va a ser complicado porque "la relación poítica entre los políticos hace complicado un gobierno estable".