Publicado: 13.09.2016 23:48 |Actualizado: 14.09.2016 10:46

PNV, Unidos Podemos y EH Bildu coinciden en la defensa del derecho a decidir

Los candidatos a lehendakari participan en el primer debate electoral en la televisión pública vasca. El encuentro se ha transmitido por ETB1, la cadena en euskera. El aspirante del PP, Alfonso Alonso, ha enviado en su lugar a la número tres por Araba, Laura Garrido.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
Maddalen Iriarte (EH Bildu) e Iñigo Urkullu (PNV), en el debate de ETB.

Maddalen Iriarte (EH Bildu) e Iñigo Urkullu (PNV), en el debate de ETB.

BILBAO.- El próximo Parlamento Vasco podría estar conformado por una amplia mayoría a favor de una consulta en Euskadi. Así ha quedado patente en el primer debate electoral organizado por la televisión pública vasca entre los principales partidos que acuden a las elecciones del próximo día 25. El encuentro tuvo lugar en la sede donostiarra de EITB y se emitió a través de su canal en euskera. A pesar de tratarse de una oportunidad casi única –sólo habrá otro debate el próximo jueves, entonces en la señal en castellano-, el candidato del PP, Alfonso Alonso, no tuvo más remedio que enviar en su lugar a Laura Garrido, número tres por Araba. ¿La razón? El ex ministro de Sanidad no sabe hablar en euskera.

Con la excepción de Alonso, el debate de ETB1 congregó en un mismo plató a los principales representantes de PNV (Iñigo Urkullu), EH Bildu (Maddalen Iriarte, quien encabeza la lista por Gipuzkoa tras el veto legal a Arnaldo Otegi), Elkarrekin Podemos (Pilar Zabala) y PSE (Idoia Mendia). Este martes, todos ellos tuvieron la posibilidad de contrastar las diferentes propuestas que impulsan sus formaciones. Si las discrepancias quedaron claras, las coincidencias –al menos entre algunos - también.



En tal sentido, PNV, EH Bildu y Juntos Podemos han dejado claro que están de acuerdo en que la ciudadanía vasca tenga la posibilidad de elegir su futuro, también en materia territorial. En otras palabras, defienden por el derecho a decidir. Mientras que PP y PSE hablaron de mejorar el estatuto de autonomía, las otras tres formaciones defendieron que la ciudadanía vasca tenga la posibilidad de pronunciarse sobre su futuro. En ese tramo del debate, Urkullu aseguró que la próxima legislatura estará marcada por avances en torno al derecho a decidir. Además, destacó que propondrá un “pacto bilateral al Estado” que previamente deberá ser aprobado por el Parlamento Vasco “con la máxima representación”.

La candidata de EH Bildu indicó que apoyará al PNV en ese recorrido –lo comparó con lo ocurrido durante la tramitación del fallido Plan Ibarretxe-, pero también le preguntó al lehendakari qué hará si el pacto bilateral fracasa. Urkullu prefirió no aclararlo. Por su parte, Zabala señaló que el País Vasco decidirá su futuro mediante cauces legales –mostró su distancia con la vía catalana- y reivindicó que “Euskal Herria será lo que decida” la ciudadanía vasca.

En ese contexto, PNV, EH Bildu y Juntos Podemos también mostraron ciertas coincidencias en torno a las políticas sobre paz y convivencia. Cuando se trató la situación de las víctimas, los tres partidos se pronunciaron a favor de un reconocimiento integral. Al hablar de los presos, coincidieron en pedir el fin de la dispersión, uno de los temas pendientes en el proceso que afronta Euskadi tras el cese definitivo de la violencia por parte de ETA. En este punto, PNV y Juntos Podemos reclamaron la transferencia de la política de prisiones, tal como contempla el Estatuto de Gernika.

Posibles acuerdos

La cita en la televisión vasca incluyó otra pregunta de máximo interés para la ciudadanía: ¿Con quiénes estarían dispuestos a pactar los distintos partidos para tratar de gobernar? No es un aspecto baladí, ya que todo indica que Euskadi tendrá el parlamento más fragmentado de su historia. Gane quien gane, habrá que explorar diferentes pactos. ¿Fórmulas posibles? Según señalaron los representantes de los distintos partidos, todas las posibilidades –o casi todas- están abiertas. Ningún candidato especificó cuáles serán sus preferencias, al tiempo que pidieron esperar hasta el día 26 para aclarar este asunto. EH Bildu, por su parte, propuso un pacto en contra de los recortes y a favor del derecho a decidir. Al menos en este debate, no recibió una respuesta.

Guerra de cifras

Las principales diferencias se concentraron en el ámbito de la economía y el estado de bienestar. Como era previsible, Urkullu se quedó solo en la defensa de sus logros. El lehendakari centró la primera parte de su intervención en defender el desarrollo de la industria vasca, e incluso prometió –al menos en tres ocasiones- que destinará 8.500 millones de euros para ese sector de la economía. Frente a esas cifras, sus oponentes plantearon otras: Iriarte habló de los 90 euros que cobran algunos investigadores en la Universidad del País Vasco, mientras que Garrido culpó al Gobierno Vasco por los 15 mil jóvenes que se van cada año al extranjero. Urkullu le respondió que muchos de ellos iban a estudiar.

En ese tramo del debate, Zabala le planteó otra interrogante al candidato del PNV: si Euskadi tiene la misma renta per cápita que otros países de Europa, por qué no existen los mismos servicios en materias como educación o sanidad. Por su parte, Mendia le recordó que los datos macroeconómicos no siempre tienen repercusión en la vida cotidiana de la ciudadanía.

Este jueves, los candidatos tendrán la posibilidad de retomar estos temas en el segundo debate que organizará la televisión vasca, ahora en castellano. En esa ocasión sí estará Alonso.