Público
Público

Valenciano, la lengua y la “escuela de Gobierno” vuelven a dividir al PSOE

El PSOE andaluz y otras federaciones están dispuestas a dar la batalla por la eurodiputada, mientras Sánchez no tiene ninguna intención de ceder

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en una Asamblea Abierta a la Ciudadanía, en Toledo. EFE/Ismael Herrero

No fue la aprobación del Reglamento del partido lo que iba a hacer estallar las endebles costuras de la unidad del PSOE. De hecho, era evidente que el texto debía recoger el mandato del 39º Congreso Federal y hubiera resultado chocante que hubiera una oposición a lo marcado por el máximo órgano del partido hace tan solo unos meses.

Sin embargo, todo lo que está cogido por alfileres es muy susceptible de caerse, y otros tres asuntos en principio, colaterales, han reabierto la división interna en el PSOE, que estaba sigilosamente circulando en cenáculos madrileños y andaluces, pero sin hacer demasiado ruido.

Lo que ha puesto más en evidencia la división interna que sigue existiendo en el PSOE entre vencedores y vencidos en las primarias ha sido un asunto de índole tan personal y, a la vez, tan lejano en el tiempo, como la candidatura de Elena Valenciano a la Presidencia del Grupo Socialista Europeo.

En principio debería ser un debate menor, pero la actitud de Ferraz de “ningunear” a Valenciano (como han dicho los socialistas andaluces), y la figura misma de la que hasta hace poco fue la primera vicesecretaria general del PSOE, ha provocado toda una rebelión interna que está lejos de apagarse.

De hecho, nada más conocerse la actitud de Ferraz, desde distintos foros del partido se inicio una movilización para pedir que se reconsiderara la postura. Han llegado cartas en este sentido al secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos; numerosas dirigentes del partido han reivindicado la figura de Valenciano en las redes sociales, se ha denunciado en la reunión del Grupo Parlamentario Socialista y hasta se ha puesto en marcha una recogida de firmas en favor de su candidatura que, posiblemente, sea entregada en Ferraz cuando se culmine.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (2d), junto a la presidenta, Cristina Narbona (2i); el secretario de Organización, José Luis Ábalos (i), y la vicesecretaria general, Adriana Lastra (d), durante la reunión del Comité Federal del partido en Aranjuez (Madrid). EFE/ Paco Campos

Además, hay otras propuestas estudiándose como una iniciativa de la militancia para plantear este asunto o, incluso, presentar en las agrupaciones una lista alternativa a la de la dirección federal encabezada por Valenciano.

Todo ello, sin embargo, parece que no va a cambiar la actitud de Sánchez que, según fuentes cercanas al secretario general, ha venido a decir que Valenciano sólo será candidata por encima de su cadáver, aunque estas no son sus palabras textuales.

El asunto ha suscitado además reabrir la división entre los que apoyaron a Sánchez en las primarias y que lo hicieron a Susana Díaz, entre las que estaba Valenciano. Así, los partidarios de la eurodiputada ven en la decisión de Sánchez una venganza por su posicionamiento en las elecciones internas del mes de mayo; y los que la quieren fuera de la lista consideran que alguien que participó en el golpe orgánico del 1 de octubre no puede representar a lo que llaman el “nuevo PSOE”.

El otro frente surgió en el mismo Comité Federal con el tema lingüístico y, aunque Ferraz sólo quiere echar cubos de agua al tema, el debate interno sigue presente y algunos barones no piensan callarse.

En el Comité Federal, Javier Lambán (presidente de Aragón); Guillermo Fernández Vara (presidente de Extremadura) y Emiliano García Page (presidente de Castilla-La Mancha) ya pidieron que el castellano sea lengua vehicular en Catalunya.

Varios barones defienden que el castellano sea vehicular en Catalunya

Así, Lambán dijo que el castellano está “maltratado” en Catalunya y se mostró partidario de que el Estado entre a corregir esta situación cuanto antes. García-Page fue más contundente todavía y aseguró que es necesario defender el castellano “de las fauces independentistas”. Y Vara indicó que “lo normal” es que sean los padres los que decidan la lengua vehicular de sus hijos.

Ante estos posicionamientos, Ferraz apuesta por apoyar al PSC y defender la política de inmersión lingüística que se aplica en Catalunya y que defienden los socialistas catalanes. También respaldan en este sentido los planteamientos de la presidente balear, Francina Armengol.

Ante este panorama, Sánchez ha reaccionado sacándose la manga una “Escuela de Gobierno” en que anunció que iban a participar todos los ex secretarios generales del PSOE y los presidentes autonómicos, con el objetivo de dar una imagen de unidad.

La “Escuela de Gobierno” anunciada por el líder socialista coge de sorpresa a muchos dirigentes

Pero algunos presidentes autonómicos no tenían claro haber confirmado y sólo sabían de la intención del PSOE de hacer estas jornadas. De hecho, el propio Alfredo Pérez Rubalcaba dijo que sí le habían comunicado la intención de realizar este evento, pero que él nunca aseguró que iba a participar. Tampoco Felipe González ha confirmado su presencia.

Además, Ferraz ha tenido que reconocer en una nota que Susana Díaz (Andalucía), Ximo Puig (Valencia) y Javier Fernández (Asturias) están pendientes de confirmar en función de su agenda. Es casi seguro que alguno tendrá la fecha ya ocupada. Hay que recordar, además, que ni Díaz ni Puig asistieron al último Comité Federal, también argumentando problemas de agenda.

Así las cosa, apenas nueve mese después de la elección de Sánchez como nuevo secretario general del PSOE, todo apunta a que pese a los nuevos reglamentos y los cambios en numerosas federaciones las heridas del proceso de primarais siguen sin cerrarse, y Ferraz no parece querer poner venda alguna.