Público
Público

Valenciano pide al embajador de El Salvador que interceda por la joven que "morirá si no aborta"

"Trasciende con mucho el derecho al aborto y es una cuestión de derechos humanos", advirtió la 'número dos' del PSOE

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, se ha reunido este jueves con el embajador de El Salvador en España, Edgardo Suárez Mallagray, para interceder en el caso de 'Beatriz', la salvadoreña de 22 años, embarazada de 24 semanas y enferma de lupus, que ha pedido el aval internacional para abortar porque 'si no, morirá', dado que en su país está prohibido. Así lo ha anunciado el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, en declaraciones a los medios de comunicación en el Congreso de los Diputados, después de que se haya conocido que la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de El Salvador haya rechazado la solicitud de interrupción voluntaria del embarazo de la joven.

A juicio de Rubalcaba se trata de un caso 'dramático' y por el que se ha reunido con las asociaciones de mujeres en varias ocasiones. Eso sí, ha manifestado su respeto a las autoridades de El Salvador al ser 'un pueblo soberano'. 'Estamos ante un caso humanitario y vamos a echar el resto', ha sentenciado. Horas más tarde de la reunión, y en un post en Facebook, recogido por Europa Press, Valenciano ha contado su encuentro con el embajador al que dice haber trasladado la preocupación por la vida de esta joven que puede morir si no se le practica un IVE y le ha ofrecido la ayuda del PSOE para evitar el 'desgraciado desenlace'.

'Beatriz tiene 22 años, padece una enfermedad renal relacionada con su historial de Lupus, tiene un hijo de un año y está embarazada de 23 semanas. Los médicos le han dicho que si sigue adelante con el embarazo el riesgo de morir es muy alto. Además, han confirmado que el feto es anencefálico [no tiene cerebro], con lo cual morirá a las horas o pocos días de nacer', cuenta la 'número dos' del PSOE. Igualmente, lamenta la decisión de la Corte Suprema de El Salvador, que la obliga a seguir con su embarazo, porque 'los derechos de la madre no pueden privilegiarse sobre los del 'nasciturus' ni viceversa'.

Aunque, en El Salvador, Nicaragua, Honduras, República Dominicana y Chile el aborto está penalizado, Valenciano ha transmitido al embajador sudamericano que el caso de Beatriz 'trasciende con mucho el derecho al aborto y es una cuestión de derechos humanos'. De hecho, ha recordado que ya hay asociaciones de mujeres que están pidiendo que Beatriz aborte fuera del país, aunque reconoce que el problema que se plantea es que si bien la salida de El Salvador es libre, el aborto es un delito perseguible fuera de sus fronteras, con lo cual si Beatriz regresase a su país después de abortar, podría enfrentarse a 50 años de prisión.

No obstante, Valenciano ha agradecido la atención de los responsables diplomáticos a la reunión, a la vez que el compromiso mostrado para trasladar a las autoridades del país el ofrecimiento del PSOE. 'El tiempo corre en contra de Beatriz, pero no vamos a dejarla sola. Junto a las organizaciones de mujeres y los organismos de Derechos Humanos seguiremos peleando por su vida. Se han agotado las vías judiciales, pero nos queda la movilización ciudadana, nos queda la política, la solidaridad y el compromiso', ha sentenciado la socialista. Precisamente, una delegación de miembros de la Mesa del Congreso visitó El Salvador a mediados de mayo. El PSOE aprovechó la ocasión para pedir al órgano de gobierno de la Cámara Baja que intercediera ante las autoridades salvadoreñas por el caso de esta joven, aunque finalmente se declinó la petición.

En esa carta se solicitaba al presidente del Congreso que esa delegación de diputados, hiciera llegar a 'Beatriz' 'la solidaridad, el cariño y apoyo del Congreso' de España y los mejores deseos para que encuentre una solución a su 'grave problema', además de ejecutar aquellas gestiones que se pudieran hacer ante las autoridades del país sudamericano sobre el caso.