Publicado: 23.07.2014 23:30 |Actualizado: 23.07.2014 23:30

Valls, como Rajoy, mete miedo a los catalanes con las "consecuencias económicas" de la independencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Parafraseando al Gobierno español en lo que a su postura respecto al proceso soberanista de Catalunya se refiere. Así se ha presentado en Moncloa el primer ministro francés, Manuel Valls, que este miércoles ha señalado que una hipotética secesión de Catalunya tendría consecuencias "muy peligrosas" para toda Europa y ha pedido a los dirigentes europeos que presten mucha atención a los "desafíos" independentistas que puedan producirse en el continente.

En un encuentro con periodistas, celebrado tras su reunión con el presidente del Ejecutivo español, Mariano Rajoy, el primer ministro francés ha sido preguntado por la situación que se vive en España con la convocatoria de la consulta del 9 de noviembre en Catalunya. Aunque ha reconocido que se trata de un problema nacional, ha pedido que se diga toda la verdad y ha insistido en que separarse de un país perteneciente a la Unión Europea tiene consecuencias. "Se equivoca quien diga que una separación no tiene consecuencias sobre la economía, sobre la pertenencia al euro o a la propia UE", ha destacado.

A este respecto, ha insistido en que la secesión de Catalunya tendría consecuencias muy peligrosas para la propia Catalunya , pero también para el resto de España y para el conjunto de Europa. "Hay que decir con toda claridad cuáles son las consecuencias", señaló. Valls ha asegurado que la construcción europea es un proyecto extraordinario que, no obstante, corre el peligro de derrumbarse debido a la acción de los nacionalismos y de los populismos. Por ello, ha señalado: "Si los Estados nación pierden fuerza y se dividen, toda Europa se debilita. Quiero una España fuerte. Eso es lo más importante".

Por otra parte, preguntado por la decisión del nuevo secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, de que los socialistas españoles en el Parlamento Europeo votaran en contra de la elección de Jean Claude Juncker como presidente de la Comisión Europea, Valls ha reconocido que cada partido tiene sus propios problemas, pero ha añadido que hay que ser coherente y ha recordado que había un pacto entre los socialistas y los conservadores en Europa para elegir o a Juncker o a Martín Schulz, y que eso es lo que se le dijo a los ciudadanos durante la reciente campaña a las elecciones europeas. En este sentido, también ha criticado al partido socialista francés por oponerse en el parlamento galo al nombramiento de Juncker.

En cuanto al futuro de Europa, Valls ha asegurado que hay que recuperar la confianza de los ciudadanos y que para ello es necesario convertir el crecimiento económico en la prioridad de todas las políticas. Ha añadido que hay que proseguir con los esfuerzos para reducir el déficit público y la deuda porque son cargas que no se pueden dejar a generaciones futuras, pero ha insistido en que el ritmo de estos ajustes tiene que flexibilizarse. "La prioridad tiene que ser la inversión y el empleo juvenil", ha agregado.

A este respecto, ha destacado que la próxima Comisión Europea debe estar empeñada en este esfuerzo y ha mostrado su confianza en que Alemania entienda esta situación porque tiene sus propios problemas y porque tampoco se pude permitir una Europa con crecimientos del 1% y ha añadido que Alemania es consciente de que Europa no se puede permitir graves crisis políticas en países como Francia o Italia.

Por último, Manuel Valls ha mostrado su preocupación por la falta de una voz única y firme de Europa en asuntos internacionales, como la actual situación en Gaza, de la que ha dicho que sería necesario que Estados Unidos y Europa expongan con firmeza cual debe ser la salida, ya que de lo contrario se corre el riesgo de que se pueda resolver sólo parcialmente con una solución de compromiso que no solucione los problemas de fondo.


http://www.quoners.es/q/estudio-sociologico-catalunya