Publicado: 04.07.2015 21:38 |Actualizado: 04.07.2015 22:13

Vara y Page recuperan Extremadura y Castilla-La Mancha para el PSOE

Los nuevos presidentes autonómicos, que tienen el apoyo de Podemos, han tomado hoy posesión de sus cargos con discursos cargados de un fuerte componente social.

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 2
Comentarios:
vara efe

El presidente de Extremadura, el socialista Guillermo Fernández Vara (de espaldas), saluda a su antecesor, el conservador José Antonio Monago, y a la ministra de Empleo, Fátima Báñez. EFE

MADRID.- Los socialistas Guillermo Fernández Vara y Emiliano García Page han devuelto al PSOE el gobierno de dos de las comunidades autónomas que las elecciones autonómicas de 2011 se llevaron por delante, Extremadura y Castilla-La Mancha, respectivamente. Vara y Page han tomado posesión hoy en el Patio de los Naranjos situado enfrente a la Asamblea extremeña (Mérida), y en el Palacio de Fuensalida (Toledo), sede de la Presidencia castellano-manchega.

A los dos actos, celebrados por la mañana en Extremadura y por la tarde en Castilla-La Mancha, han acudido los ya expresidentes, ambos del Partido Popular, José Antonio Monago y Dolores de Cospedal, los cuales, de momento, han anunciado su intención de permanecer en sus cargos como líder de la oposición autonómica. Además, por parte del Gobierno central, han acudido la ministra de Trabajo, Fátima Báñez, a Mérida y el ministro de Defensa, Pedro Morenés, a Toledo.



Vara pedirá una reunión con Rajoy sin protocolo, "porque las reuniones con foto en la escalinata de La Moncloa no valen para nada"

El nuevo presidente de Extermadura ha pedido hoy en su discurso de toma de posesión -y ante la ministra de Trabajo- la ayuda del Gobierno central para reducir la tasa de paro en la región, ya que, según ha recalcado, "nosotros solos no podemos". En el acto, abierto y sin protocolo para que pudiera asistir quien quisiera, se han dado cita ciudadanos y autoridades invitadas, entre ellas, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez; el secretario general de UGT, Cándido Méndez, y otros dirigentes y exdirigentes socialistas como Alfredo Pérez Rubalcaba, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, José Bono o Patxi López.

En su alocución, el nuevo presidente, que también ha estado arropado por su esposa y sus dos hijos, entre otros familiares, ha anunciado que en los próximos días pedirá una reunión con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aunque no quiere que sea protocolaria, "porque las reuniones con foto en la escalinata de La Moncloa no valen para nada, sea el Gobierno que sea". En ese encuentro quiere hablar de los problemas del país y de Extremadura, ya que ante los retos a los que se enfrenta España, "se hace necesario acercar España a los nacionalistas y que los nacionalistas se acerquen a España".

"Ni hambre ni frío"

"Extremadura tiene que existir también para nuestro Gobierno", ha dicho Vara, que ha agregado que será "muy exigente" porque cree que la región, sin el compromiso del resto de España, no puede superar la tasa de paro del 30%.  Vara ha dicho también que le gustaría que este día no sólo fuese importante para él, sino para los extremeños, por el hecho de que "haya servido para mejorar las condiciones de vida de tanta gente que lo está pasando mal". La corrupción "ha matado lo mejor de la política, que es la confianza", ha admitido el barón socialista, que ya gobernó Extremadura entre 2007 y 2011, por lo que lo mejor de la política "tiene que matar a la corrupción", y ha animado a luchar para recuperar esa confianza.

La principal prioridad de Vara será, en este mandato, "recuperar los espacios de igualdad que había" porque hay mucha gente que está en la exclusión social y ha reiterado que su objetivo es que "el próximo invierno en Extremadura nadie pase hambre ni frío". El presidente extremeño también se ha puesto a disposición del Gobierno "porque estamos para contribuir, para sumar, para coser y ser capaces de entender que España no es la suma de 17 partes, que es mucho más que 17 regiones".

page posesion ep

El nuevo presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, en su toma de posesión hoy en el Palacio de Fuensalida (Toledo). EUROPA PRESS

"No queremos ser más que nadie, pero no admitimos ser menos que nadie", ha asegurado García-Page en su discurso de toma de posesión

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, en línea con el extremeño, se ha comprometido a "achicar las desigualdades", a favorecer la cohesión social antes antes que la territorial, a trabajar por un medio ambiente sostenible y a mejorar la educación y la cultura de la región. García-Page ha realizado estas manifestaciones en el discurso de su toma de posesión, en el Palacio de Fuensalida, un acto que ha arrancado con la intervención de representantes de colectivos sociales de la región, y en presencia de Morenés, Sánchez, y los cuatro presidentes regionales que le han precedido en el cargo.

El quinto presidente de Castilla-La Mancha, que ha jurado su cargo ante un ejemplar de la Constitución, ha tirado de metáfora y, tras aludir a la calurosa tarde toledana, ha dicho que ha querido contar en este acto con la gente que más "frío tiene desde el punto de vista social, para que sientan calor". Al ministro de Defensa, Page le ha pedido que transmita a Rajoy, que tanto él como toda la sociedad castellano-manchega no escatimarán esfuerzos en la defensa de los intereses de la tierra, siempre desde el "entendimiento y el acuerdo".

"Todos los hermanos griegos"

En su puesta de largo como presidente autonómico, el hasta ahora alcalde de Toledo ha querido acordarse de la ciudad de Heraklion, con la que está hermanada la capital regional por El Greco, y de "todos los hermanos griegos", confiando en que el "corazón europeo" que les une "sea para siempre". También ha tenido palabras de agradecimiento para el líder de su partido, que le sirve de "estímulo y ejemplo" y al que ha agradecido su apoyo y presencia. De igual modo, se ha dirigido a sus predecesores en el cargo, Jesús Fuentes, Bono, José María Barreda, y a quien le da el testigo, Cospedal, la única presidente del PP que ha tenido la región. "Todos sois eslabones de una cadena importante", ha dicho García-Page, que ha añadido que afronta un "proyecto nuevo" que ya tiene suficiente madurez. "No queremos ser más que nadie, pero no admitimos ser menos que nadie".

A renglón seguido, y en clave social, ha asegurado que las personas no deben ser estadísticas, y aunque ha admitido que el ejercicio de gobierno debe cuidar los números, en él debe primar "desde el principio y al final" los intereses de la gente en general y, sobre todo, de los que tengan problemas. Page ha hecho un llamamiento para que reforme la Constitución del 78 con "serenidad y consenso".