Público
Público

"Varitas mágicas no existen, pero pronto las cosas irán mejor"

Rajoy, tras mantener un seco debate con el senador de Bildu sobre presuntos casos de tortura, asegura que ha cambiado las previsiones "como han hecho todos los países de Europa"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Rajoy ha vuelto al Senado, cámara en la que es caro de ver pese a la tremenda mayoría absoluta que disfruta, pero su presencia no ha revelado nada nuevo. Ha utilizado la sesión de control de la Cámara alta -una vez al mes- para reiterar lo ya sabido: que está haciendo lo correcto y que las cosas empezarán a ir bien más pronto que tarde. La pregunta del portavoz socialista era muy concreta: si seguía pensando, como hace 17 meses cuando todavía era candidato, que el paro era 'una emergencia nacional'.

Pero el presidente del Gobierno no ha entrado al trapo. Como es habitual en él le ha dado la vuelta al calcetín y ha sacado pecho. Aunque consciente de que desde primera hora de mañana miércoles debe extenderse más en el debate para explicar el plan de Estabilidad presentado en Bruselas Rajoy ha sido parco en palabras y, en consecuencia, conceptos. 'Varitas mágicas no existen, pero pronto las cosas irán mejor', ha sentenciado sin excesivo énfasis, pero con convicción.

'Lo que estamos haciendo es corregir los desequilibrios que nos encontramos'Se ha extendido poco más. Ha apelado, una vez más, a la herencia recibida al asegurar que durante los meses que lleva al frente del Gobierno 'lo que estamos haciendo es corregir los desequilibrios que nos encontramos. Lo demás ya vendrá después', ha dicho en otro momento. Y otro sí digo: 'Estamos haciendo lo que tenemos que hacer para obtener resultados positivos, que comenzarán a ver la mayoría de los españoles'. En este punto no ha dado plazos ni fechas concretas. Y una sola referencia a la fluctuación en las previsiones macroeconómicas anunciadas por el Gobierno, las últimas en el citado Plan de Estabilidad. 'Las previsiones han cambiado, pero las han cambiado todos: el Reino Unido, Francia, Alemania ..., todos; nosotros también', ha explicado en un momento de su intervención.

El portavoz socialista, Marcelino Iglesias, con el tono moderado que le caracteriza, le había lanzado una dura puya: 'Anunciar que el paro será superior al 25% en el año 2016 no es solo una muestra de incompetencia, es una crueldad hacia los españoles'. Iglesias, que no ha logrado oír la respuesta a su pregunta, le ha insistido en la incoherencia entre su actuación actual al frente del Gobierno y lo que denominó 'el contrato electoral del PP' cuando afirmaba que al llegar a La Moncloa 'el paro se iba a acabar'. 'Ustedes llevan año y mediocomo pollo sin cabeza y mientras piden a los españoles un poquito de paciencia', ha insistido Iglesias.

'Anunciar que el paro será superior al 25% en 2016 es una crueldad' Previamente el presidente Rajoy se enfrentó a un senador nuevo en la plaza: Iñaki Goioaga, miembro de la Cámara alta desde el mes de enero como senador territorial del Parlamento Vasco a propuesta de Bildu, integrado en el grupo mixto junto a los tres senadores electos de Amaiur. Goioaga empezó suave y terminó fuerte sobre el meollo de su pregunta: las torturas que a su juicio denuncia el Comité para la Prevención de la Tortura, una entidad dependiente del Consejo de Europa. En realidad el senador de Bildu denunciaba la figura de la detención incomunicada que se decreta en ocasiones en casos de terrorismo, momento en el que, según su tesis, se producen violaciones de derechos y torturas.

Rajoy no se anduvo por las ramas. Explicó que el anterior Gobierno colaboró con el organismo fiscalizador europeo en sus visitas, como reconocen los informes, y que las situaciones de prisión incomunicada son decretadas por un juez y se mantienen bajo supervisión judicial. 'España es un Estado democrático y de derecho', ha reiterado Rajoy. Goioaga, en su parlamento final, ha llegado a citar que los derechos humanos 'están pisoteados por botas militares', frase que ha recibido el abucheo de la bancada popular fundamentalmente; de esos escaños se escucharon varias voves que le reclamaban 'pide perdón primero'.